El Reino Unido se prepara para un confinamiento total: Escocia la primera en “cerrar”

0
161
Covid Reino Unido

Según publica Clarín Se baraja la posibilidad de aplicar medidas aún más duras que las actuales y la suspensión de vuelos internacionales, por el avance del virus.

Por: María Laura Avignolo

Con un escenario y una presión hospitalaria del Covid que el servicio de salud británico “nunca ha visto” y la aplicación de la vacuna Oxford AstraZeneca por primera vez este lunes, Gran Bretaña se prepara para un “lockdown” total , ante el agravamiento de la pandemia. El 75 por ciento del país ya se encuentra bajo medidas estrictas de alerta 4, con teletrabajo recomendado, restaurantes y bares cerrados y mixidad social reducida a dos.

Escocia ya entró en un reconfinamiento total, este lunes.

“Se vienen medidas más estrictas en un intento por controlar la propagación del coronavirus”, dijo el primer ministro Boris Johnson en la mañana del lunes. Se avecinan semanas “duras, difíciles” en la lucha del Reino Unido contra el COVID-19.

El premier dijo que el gobierno “hará todo lo posible para mantener el virus bajo control”. Pero “debo enfatizar en este momento crítico que es vital que la gente se mantenga disciplinada”. Johnson dijo que un gran número de personas seguían las reglas y reconoció que algunas se estaban frustrando con las continuas restricciones.

“Creo que el público ha sido fantástico en la forma en que han tratado de seguir las instrucciones”, agregó el primer ministro.

En su sexta semana de crecimiento del virus, ante la aparición de una variante mucho más transmisible, docenas de escuelas primarias desafiaron la orden del gobierno y no abrieron para proteger a sus alumnos y maestros y familias. Las de Londres tampoco abrieron.

Los sindicatos educativos GMB, NAHT, NASUWT, NEU, Unison y Unite dijeron, en una declaración conjunta, que existe un “grave riesgo” de que el personal se enferme mientras la tasa de infección es tan alta. Los sindicatos advierten que la reapertura de las escuelas podría poner a los maestros en “grave riesgo” y “alimentar una pandemia”.

Cuando se le preguntó sobre las escuelas, el primer ministro dijo que el riesgo para los maestros “no es mayor que para cualquier otra persona”. El argumento para mantenerlas abiertos era “muy poderoso”.

“No descartamos nada”

“No descartamos nada”, dijo el secretario de salud, Matt Hancock. “Si miran los números, no hay duda de que tendremos que tomar medidas más duras y las anunciaremos a su debido tiempo”.

El portavoz del primer ministro dijo más tarde que el gobierno estaba esperando ver el impacto de las últimas restricciones, antes de decidir qué medidas adicionales tomar.

“Hemos estado esperando ver el impacto de las medidas de Nivel 4. Aún no está claro en este momento”, dijo.”Siempre he dicho que continuaríamos analizando las últimas pruebas y datos y en eso basamos nuestras decisiones”.

Aplican al vacuna de Oxford AstraZeneca

Ante este escenario de pánico y temor ante el virus, la vacuna británica Oxford-AstraZeneca comenzó a ser administrada a las primeras personas en el Reino Unido desde su aprobación.

Las primeras dosis de la vacuna Oxford-AstraZeneca se administraron este lunes luego que el gobierno decidiera que se inocularan cada 21 días y no cada 12, como recomiendan los científicos.

Brian Pinker, un manager de mantenimiento retirado de 82 años, fue la primera persona en recibirla en el Hospital Churchill en Oxford. A las siete y media de la noche fue vacunado, tras terminar con su diálisis para su riñón, que hace años recibe en el hospital.

“Estoy tan feliz de recibir la vacuna hoy y orgulloso de que haya sido inventada en Oxford. Los médicos, las enfermeras han sido espectaculares y voy a celebrar mi 48 aniversario de casamiento con Shirley, mi esposa”, contó. Un músico, Trevor Cowley y Andrew Pollard, pediatra de Oxford y pionero de la vacuna, fueron los primeros en ser vacunados, a metros del laboratorio donde fue desarrollada.

“Como pediatra especializado en infecciones, yo sé lo importante que es que los trabajadores hospitalarios y los grupos prioritarios sean protegidos lo más rápidamente posible. Es un rol crucial para derrotar a esta enfermedad terrible”, dijo el profesor Pollard.

Problemas de producción

El problema es el abastecimiento de la vacuna y la capacidad de producción. Hasta ahora en Gran Bretaña tienen 600.000 dosis, esta semana.

Gran Bretaña ha pedido 100 millones de dosis de la vacuna de Oxford y tendrá 30 millones mas en el otoño europeo. Desde mediados de enero planea vacunar a dos millones de personas a la semana, con la estrategia de una sola dosis, que ha sido criticada por algunos virólogos.

La Asociación Medica británica dijo que es “ groseramente injusto para pacientes de riesgo cuya inminente segunda vacuna ya ha sido establecida en el calendario”.

Una sensación de pánico estremece al reino y a los servicios hospitalarios ante la propagación de nuevas variantes del virus. La primera fue detectada en Reino Unido y la cubren las vacunas. La segunda, identificada en Sudáfrica, pero que ha llegado a Gran Bretaña y a Europa, no se sabe si está cubierta o no por las actuales vacunas.

Las cifras de contagiados en Gran Bretaña superan los 50.000 por día. Las últimas cifras disponibles muestran que ha habido un aumento del 33% en el número de pacientes con coronavirus en los hospitales de Inglaterra, entre el día de Navidad y el 2 de enero.

El líder laborista Sir Keir Starmer dijo el domingo que “el gobierno debe imponer un cierre nacional dentro de las 24 horas” porque COVID-19 está “claramente fuera de control”.

El parlamentario conservador y ex ministro de salud , Jeremy Hunt, presidente del Comité de Selección de Salud y Asistencia Social de los Comunes, ha pedido un cierre estricto, que incluya “el cierre de escuelas, la prohibición de la mezcla de hogares y la interrupción de los viajes internacionales”.

El país que más ha vacunado en Europa

Gran Bretaña es el país que más ha vacunado en Europa, incluida una de cada 5 personas mayores de 80 años. Las fuerzas armadas están acompañando la mayor operación de paz, en apoyo de la logística de la lo operación de vacunación.

Son las vacunas de Oxford AstraZeneca y Pfizer Biontech las que se están inoculando en Gran Bretaña. Iniciaron el proceso el 9 de noviembre. Para marzo, el proyecto es que de 15 a 20 millones de personas reciban la primera dosis, incluyendo a los vulnerables, a los mayores de 65 años y a los hospitalarios.

Gran Bretaña no tiene capacidad industrial para producirlas y depende de India y Alemania.

La escasez de las vacunas

“La escasez de vacunas será un problema durante meses, advirtió el domingo a la noche Chris Whitty, el director médico de Inglaterra, mientras el gobierno se enfrentaba a una revuelta de médicos de cabecera por la cancelación de segundas inyecciones para pacientes ancianos.

Chris Whitty y sus colegas dejaron en claro que las luchas por conseguir suministros probablemente sean la razón principal por la que no se puede vacunar a más personas. El defendió un cambio hacia la administración de las primeras dosis.

“La escasez de vacunas es una realidad que no se puede descartar”, dijo en una carta a los médicos. En Inglaterra, 786.000 personas recibieron una primera dosis de la vacuna Pfizer, con 264.406 inyecciones en la semana de Navidad. En el Reino Unido, el total es de 944,539.

El NHS está bajo presión para moverse más rápido, ya que el domingo se informaron un récord de 55.892 nuevas infecciones con 964 muertes más.

Algunos médicos están preocupados por el ritmo al que se administra la vacuna. Deepti Gurdasani, epidemióloga de la Universidad Queen Mary de Londres, sugirió que había un cuello de botella y que el objetivo de los ministros de dos millones de dosis a la semana podría no cumplirse. “Necesitamos acelerar”, le dijo a la BBC.

Las vacunas Oxford y Pfizer necesitan dos dosis para una protección completa. Pero el domingo, en un cambio de estrategia, los ministros dijeron que el NHS debería apuntar a administrar tantas primeras dosis como sea posible, en lugar de garantizar que las personas reciban la segunda dentro de las tres o cuatro semanas recomendadas. Se les ha dicho a los centros de vacunación que cancelen las reservas para una segunda dosis de Pfizer a partir del lunes.

Richard Vautrey, director del comité de médicos de cabecera de la Asociación Médica Británica, dijo que esto era “tremendamente injusto para decenas de miles de nuestros pacientes de mayor riesgo”.” Se debe respetar el compromiso existente contraído con estos pacientes. Si los médicos de cabecera deciden respetar estas citas reservadas en enero, la BMA los apoyará” dijo. Aseguró que el cambio de estrategia causaría “enormes problemas logísticos” y que “podría llevar días telefonear a miles de pacientes”.

Los datos publicados por el comité conjunto sobre vacunación e inmunización sugirieron que una sola dosis de la inyección de Pfizer daría alrededor del 90% de protección y una sola vacuna de Oxford el 73%.

El profesor Whitty dijo a los médicos: “Por cada 1000 personas que recibieron una segunda dosis de la vacuna Covid-19 en enero, 1000 personas nuevas no pueden tener una protección inicial sustancial, lo que en la mayoría de los casos probablemente las elevará del 0% de protección a protegido al menos en un 70% ”. sostuvo. Dijo que “estas personas no vacunadas tienen muchas más probabilidades de terminar gravemente enfermas, hospitalizadas y, en algunos casos, morir sin una vacuna”.

Militares vacunadores

Los médicos del ejército están disponibles para ayudar. Ben Wallace, el secretario de Defensa, dijo que podrían administrar 750.000 vacunas a la semana. Tenían “planes para poner en acción hasta 250 equipos de personal móvil con formación médica”.

Los médicos y enfermeras jubilados que respondieron a las llamadas para ayudar a administrar las vacunas, deben mostrar 21 documentos separados, incluidos certificados de que están capacitados en la lucha contra el racismo y el terrorismo, seguridad contra incendios, resolución de conflictos, derechos humanos y seguridad de datos. El primer ministro prometió eliminar esos requerimientos.

Los científicos detrás de la vacuna Oxford-Astrazeneca dijeron que un intervalo más largo entre la primera y la segunda inyección pareció ayudar a la protección.

El regulador médico del Reino Unido ha autorizado un régimen de dos inyecciones, con la segunda inyección entre 4 y 12 semanas después de la primera. Esto significa posponer las inyecciones de refuerzo, que se habrían administrado después de 3-4 semanas. Los datos sugieren que esperar más puede hacer que el sistema inmunológico produzca el triple de anticuerpos. Sir Mene Pangalos, jefe de investigación y desarrollo de Astrazeneca, dijo: “El intervalo de dosis es importante, se ve un aumento en la inmunogenicidad”.

El análisis de los resultados del ensayo, publicado en The Lancet el mes pasado, sugirió una mejor protección en un pequeño subconjunto de voluntarios, a quienes se les administró por error media dosis como primera inyección.

Una media dosis, seguida de una dosis completa, pareció brindar una protección del 90%, en comparación con el 62% de dos dosis completas. La idea es que la mejora puede deberse a que el grupo de media dosis tuvo intervalos más largos entre inyecciones, hasta 26 semanas para algunos.

Andrew Pollard, director del Oxford Vaccine Group, dijo: “Lo que los reguladores han visto es una consistencia en los resultados entre los que recibieron la mitad de la dosis con la dosis completa y las dos dosis completas, si se ajusta el intervalo de dosificación.” (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí