Escrutinio provisorio: dos empresas vuelven a enfrentarse por un negocio de U$S 20 millones

0
366
Urnas elecciones - Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Según publica Clarín Como en el 2019, la disputa se dirime entre Indra y Smartmatic. La duda por las PASO y lobbistas cruzados.

Por: Federico Mayol

Un déja vu del 2019. El negocio del escrutinio, clave en las elecciones de este año, que ronda los U$S20 millones y que en veinte días empezará a develarse con la presentación de ofertas, volvió a desatar, como hace dos años, una intensa puja entre las dos principales empresas del rubro, atravesada por operaciones cruzadas y lobbistas.

Indra, la multinacional con sede madre en Madrid, y Smartmatic, la compañía que se quedó con el conteo provisorio de los votos en las últimas elecciones presidenciales después de desbancar a su competidora tras una hegemonía de más de dos décadas -tenían el monopolio desde 1997-, reeditan otra vez la pelea. En aquel momento, con la administración de Cambiemos como árbitro del proceso. En particular, con el entonces ministro Andrés Ibarra, un puñado de asesores presidenciales y el Correo como actor central de la contienda. Ahora es, de nuevo, el Ministerio del Interior el que concentra la licitación: el próximo 25 de marzo es la fecha de presentación de las ofertas.

La puja por la licitación se da en me​dio del debate dentro del oficialismo por una posible suspensión de las PASO. La licitación incluye las primarias y las generales y según explican fuentes oficiales si las PASO se suspendieran solo habría que cancelar el pago de ese tramo con una decisión administrativa.

De todos modos, Indra y Smartmatic no son por ahora las únicas interesadas en el negocio. Hubo consultas previas en las últimas semanas de otras dos empresas. Se trata de EX-CLE y TNG, que sin embargo no estarían habilitadas para competir: es que no pasan el filtro de 90.000 mesas como antecedente electoral.

EX-CLE, de la familia San Agustín, no tiene experiencia en el país, a pesar de que presta servicios para la ANSES. A fines del año pasado, el gobierno norteamericano, todavía en manos de Donald Trump, los sancionó por su participación como proveedora del software para las elecciones legislativas venezolanas, que Washington catalogó como fraudulentas.

El caso de TNG, presidida por Alejandro Trasmonte, es similar al de EX-CLE: no tiene experiencia electoral. De hecho, en el mercado trasciende la posibilidad de que, llegado el caso, conforme una UTE con Indra, una estrategia que ya utilizaron en el proceso de pre licitación del censo, que todavía sigue frenado. TNG es la representante de la firma que proveé las máquinas fotocopiadoras a la Casa Rosada. Y está en la puja por el negocio del sistema de Gestión Documental Digital, bajo el ala de la Jefatura de Gabinete.

Boldt, que también se interesó por el censo, presentó sus inquietudes por el escrutinio, en particular por la transmisión de datos.

En las oficinas de Indra, que tiene diversificados sus negocios en el país -instaló, por ejemplo, las cámaras de temperatura en el transporte público metropolitano- mantienen vínculos cordiales con el oficialismo. Por el contrario, Ricardo Viaggio, el director general de la empresa en la región, se quedó en el 2019 con un sabor amargo con la anterior administración, que le sacó el monopolio del escrutinio provisorio. Fuentes cercanas a la compañía dicen que en aquel momento hubo “juego sucio”. Y lobbistas que participaron de las negociaciones.

Diferente fue la experiencia de Smartmatic, con sede en Londres y Estados Unidos y que se hizo visible por su participación en los procesos electorales de Venezuela -al final terminó en pésimas relaciones con el régimen chavista-, que cortó con la hegemonía de su principal competidora después de más de dos décadas.

Con Andrés Rombola como su cara visible en el país, en la firma están confiados. El proceso contempla que las presentaciones se evalúan en un 70% por el precio, y en el otro 30% por los aspectos técnicos. En el 2019, Smartmatic se quedó con el negocio con la oferta más económica: US$17 millones contra US$19,2 de Indra.

En ese momento, la entrada de Smartmatic al rubro electoral despertó polémica. En particular, en la coalición del Frente de Todos. “Acá el problema es la manipulación del escrutinio provisorio. Las fallas con Smartmatic son tremendas. Me temo que el gobierno busque manipular e instalar un resultado falso”, había dicho a principios de agosto del 2019 Alberto Fernández, por entonces candidato de la coalición kirchnerista. Veinte días después, ganó las primarias por amplio margen.

En el mercado trasciende, en tanto, que la compañía cuenta con el cabildeo de un poderoso empresario: José Luis Manzano. En el entorno del mendocino lo negaron: explicaron que está abocado a la administración de Edenor, su más reciente, y resonante, adquisición. Aunque cerca de Smartmatic sí blanquearon que el ex ministro menemista, de muy aceitados vínculos con diversos sectores del oficialismo, se interesó por la compañía en el proceso pre licitatorio del censo, ahora en stand-by. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí