Colombia: no cede la tensión y Duque sacó a los militares a la calle

0
131
Colombia: no cede la tensión y Duque sacó a los militares a la calle

Según publica La Nación La ONU y la Unión Europea condenaron el uso excesivo de la fuerza; el ministro de Hacienda renunció hoy para no dificultar “los consensos necesarios”.

El presidente de Colombia, Iván Duque, sacó a los militares a las calles de las principales ciudades para controlar las manifestaciones contra el proyecto de reforma fiscal – que ha sido retirado- que se repiten desde hace días. Para propiciar el “consenso”, el ministro de Hacienda colombiano, Alberto Carrasquilla, presentó su renuncia.

Duque anunció el sábado junto con el comandante del ejército que usaría la figura de la “asistencia militar” para combatir “a quienes, por la vía de la violencia, el vandalismo y el terrorismo pretenden amedrentar a la sociedad”.

Las manifestaciones, que empezaron el miércoles en todo el país, ya dejaron al menos 19 muertos según la Defensoría del Pueblo. El ministerio de Defensa, por su parte, contabilizó más de 800 heridos y cientos de establecimientos destruidos.

Cali fue la primera ciudad militarizada tras incidentes que se dieron a la par de protestas pacíficas.

El ministro de Defensa, Diego Molano, anunció el despliegue de 700 soldados en la capital del Valle de Cauca, al suroeste de Cali, para enfrentar “organizaciones criminales” que comenzaron los disturbios.

En Medellín y Bogotá, los alcaldes de oposición rechazaron la oferta de militarizar sus ciudades. Pero igualmente, los soldados patrullan las calles de la capital por orden presidencial.

“Nuestra oficia en Colombia está trabajando para verificar el número exacto de víctimas y establecer las circunstancias de estos terribles incidentes en Cali”, declaró en Ginebra Marta Hurtado, vocera de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La vocera agregó que están “profundamente alarmados por los acontecimientos ocurridos en la ciudad de Cali en Colombia la pasada noche, cuando la policía abrió fuego contra los manifestantes que protestaban contra la reforma tributaria, matando e hiriendo a varias personas, según la información recibida”.

“Resaltamos también que los agentes encargados de hacer cumplir la ley deben respetar los principios de legalidad, precaución, necesidad y proporcionalidad a la hora de vigilar las manifestaciones”, subrayó, y cuestionó el uso de las armas de fuego diciendo que “solo pueden utilizarse como último recurso ante una amenaza inminente de muerte o de lesiones graves”.

En la misma línea, la Unión Europea aseguró que está siguiendo de cerca la situación y condenó “los actos de violencia” que afectan “el legítimo derecho a la protesta y a la reunión pacífica, así como la libertad de expresión”, dijo Peter Sano, diplomático de la institución.

Pese a la marcha atrás en la reforma, el Comité Nacional del Paro (CNP), que representa a unas 40 organizaciones, redobló la apuesta y convocó a marchar mañana porque “la gente en las calles está exigiendo mucho más que el retiro de la reforma tributaria” y lanzó nuevas pretensiones.

En este sentido, llamó a desmilitarizar las calles, castigar a los responsables de las agresiones contra manifestantes y retirar un proyecto de ley que pretende reformar la salud local en tiempos de crisis por la pandemia y que disponga una renta básica más alta.

En respuesta, Duque propuso redactar un nuevo proyecto de reforma que resuelva los principales puntos de discordia: el aumento del impuesto al IVA para servicios y bienes, y la ampliación de la base de contribuyentes con impuesto de renta.

Renuncia

En medio del caos, el ministro de Hacienda, Alberto Carrasquilla, dimitió de sus funciones ya que su continuidad en el Gobierno “dificultaría la construcción rápida y eficiente de los consensos necesarios”.

El presidente aceptó la renuncia y le agradeció “por el honor de haberlo nombrado”, según un comunicado de la cartera de Hacienda.

Carrasquilla le comunicó al presidente en su reunión en el Palacio de Nariño que “el retiro de la iniciativa que él radicó en el Congreso de la República (la reforma tributaria) es una oportunidad para iniciar y para surtir un diálogo sereno y constructivo que lleve a los consensos que el país requiere con urgencia”.

En este contexto de escalada de tensión en las calles, el funcionario lamentó que su “continuidad en el Gobierno dificultaría la construcción rápida y eficiente de los consensos necesarios”.

La dimisión de Carrasquilla tras la retirada del proyecto de reforma tributaria por parte de Duque era un secreto a voces, ya que esta se trataba del gran proyecto del exministro, así como la llama que prendió las manifestaciones en las ciudades colombianas. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí