Este martes empiezan a declarar los espías citados por la muerte de Alberto Nisman

0
85
La tumba de Alberto Nisman

Según publica Clarín El fiscal Taiano escuchará como testigos a los primeros 14 de los 89 agentes que citó. Deberán hablar sobre la explosión de llamados el día en que Nisman estaba muerto y nadie lo sabía.

Por: Lucía Salinas

Un explosivo intercambio de llamadas telefónicas y mensajes entre agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y el Ejército fueron un primer disparador. Esas compulsivas comunicaciones ocurrieron durante las horas en que Alberto Nisman estaba muerto, pero aún nadie lo sabía. O sí. Para comprender por qué hubo tantos contactos entre los espías aquellas horas, el fiscal federal Eduardo Taiano citó a declaración testimonial a una primera tanda de los 89 espías que deberán dar explicaciones en el marco del caso que investiga la muerte del entonces titular de la UFI AMIA. Este martes declararán 14 espías de la AFI.

La primera parte del entrecruzamientos de 45 mil llamados fue clave para el oficio que ingresó hace días a la AFI que detalla los días y horarios en los que deben presentarse un grupo de espías a declarar ante el fiscal Taiano que investiga la muerte de Alberto Nisman.

El juez Julián Ercolini y el fiscal Taiano determinaron que se había tratado de un asesinato, tesis que luego fue confirmada por la Cámara Federal porteña.

Sin dejar dudas, en aquella resolución Ercolini escribió: “La muerte del fiscal Nisman no obedeció a un suicidio y habría sido producida por terceras personas y en forma dolosa”, ya que “existió un plan para terminar con la vida” del fiscal “con el arma de Diego Lagomarsino”. Por ahora, los autores siguen siendo desconocidos y se investiga si responden al mundo de los servicios de inteligencia.

Por eso, una batería de medidas de prueba se impulsaron para clarificar algunos sucesos durante ese fin de semana de enero de 2015 en el departamento del complejo Le Parc de Puerto Madero en el que vivía y murió Nisman.

Ahora la Fiscalía se centró en el rol de los agentes de la AFI y un grupo de ex espías ya desvinculados de la Agencia. Esa pista se sigue por una “explosión de llamados previos a la muerte de Nisman, llamados cerca de la casa de Lagomarsino el 17 de enero y la cercanía de otros servicios en la zona de Le Parc”.

Según confirmaron fuentes judiciales a Clarín, el primer grupo de catorce espías comenzará a declarar este martes ante el fiscal Eduardo Taiano. Para escuchar a todos, habrá dos jornadas semana. Por ahora, ninguno de los citados se encuentra imputado en el caso.

Bajo el cumplimiento de la Ley de Inteligencia, no trascendieron los nombres de quienes fueron citados. El oficio con las fechas y la justificación de las testimoniales que se tomarán fue remitido hace un mes a la interventora de la AFI, Cristina Caamaño.

Las declaraciones de esta primera tanda de espías demandarán al menos dos meses para la fiscalía de Taiano.

La mañana del 17 de enero de 2015, cuando no había sido pública aún la muerte de Alberto Nisman, hubo un sinfín de llamados telefónicos entre espías. Una pericia que realizó el área especializada de la Policía Federal entrecruzando líneas de celulares vinculadas a los servicios de inteligencia reveló “datos significativos”.

En aquellas líneas asignadas a agentes de menor categoría figuran llamando a sus superiores, y éstos a su vez a la cúspide de la AFI. Hubo llamados a Jaime Stiuso, el ex poderoso agente de la SIDE que había sido despedido pocos meses antes. Pero también se registraron llamados al enemigo interno de Stiuso, Fernando Pocino, el ex Director de Reunión Interior de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI).

El análisis tomó como fecha de corte desde el momento que Alberto Nisman presentó la denuncia contra Cristina Kirchner, el 14 de enero, hasta el 18 en que fue hallado muerto. Comparando el movimiento de esas líneas un año antes se observó que durante los doce meses previos a aquel día nunca hubo ese nivel de llamados en cercanías al edificio Le Parc. Fueron, por lejos, más de cien comunicaciones en pocas horas.

El entrecruzamiento de los miles de llamados arrojó que ese domingo, temprano por la mañana. en la zona de Puerto Madero había entre cinco y diez agentes de inteligencia. Ninguno de los movimientos de los espías y ex espías expone “mucha normalidad”, señalaron a Clarín fuentes judiciales.

Además de los espías operativos, el conjunto de llamados analizados también tenía otros destinatarios. Muchos de los agentes que serán citados llamaron a Juan Martín Mena, entonces mano derecha de Oscar Parrilli en la AFI y actual viceministro de Justicia.

Algo que también buscará dilucidar la fiscalía son las llamadas de Oscar Parrilli a secretarios de la Presidencia aquel día.

La fiscalía continúa avanzando en el expediente, bajo la premisa a la que arribaron el 26 de diciembre de 2017, cuando se dictó el procesamiento contra Diego Lagomarsino como partícipe necesario del homicidio, y contra dos de los cuatro custodios también señalados como encubridores: Rubén Benítez y Luis Miño, acusados de no haber “protegido en forma debida” al entonces fiscal. Tenían a su cargo el dispositivo de seguridad los últimos días de vida de Nisman, quien, sostiene la justicia, fue asesinado. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí