Ley del Procurador: el kirchnerismo logró dictamen en Diputados, pero aún no llega al quórum para la votación en el recinto

Comisión de Diputados

Según publica Clarín El oficialismo dio un paso al avanzar el proyecto en comisiones. Fue clave el apoyo del mendocino Ramón y hubo cruces. Ahora le faltan entre cuatro y seis legisladores para habilitar su tratamiento en una sesión.

Por: Jazmín Bullorini

A casi seis meses de la media sanción a nueva ley de la Procuración en el Senado, el oficialismo dio en la madrugada de este miércoles el primer paso en Diputados con la firma del dictamen del proyecto en comisiones, tras un debate caliente.

En busca de los votos para aprobarlo, el Frente de Todos incorporó cambios -avalados por el ministro de Justicia, Martín Soria- que atenúan el texto original aunque sin los números para garantizar el quórum, aún no hay fecha de tratamiento en el recinto.

Los puntos básicos del proyecto remitido del Senado seguirán igual: el mandato del procurador se reduce a cinco años -hoy es vitalicio-; para elegirlo se requerirá mayoría absoluta en vez de los dos tercios actualmente vigentes; para removerlo no hará falta un juicio político; y se cambia el sistema para reemplazarlo en caso de vacancia.

Si se aprueba, el procurador Eduardo Casal automáticamente podrá removido.

El Frente de Todos impuso su mayoría en las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia y consiguió el despacho con acompañamiento del jefe del interbloque de Unidad y Equidad Federal, el mendocino José Luis Ramón, quien consiguió que el oficialismo incorporara una Procuraduría especializada en Defensa de las y los Consumidores y Usuarios.

La diputada de Consenso Federal, Graciela Camaño, firmó un dictamen propio de minoría, al igual que Juntos por el Cambio que presentó uno de rechazo.

El proyecto quedó a tiro para que el oficialismo lo trate en cuanto consiga el número suficiente para alcanzar los 129 legisladores del quórum. Hoy todavía le faltan entre cuatro y seis legisladores.

El debate -que por falta de acuerdo para que sea virtual se dio con la mayoría de los legisladores en forma presencial- estuvo atravesado por acusaciones cruzadas, momentos de alta tensión y gritos.

La oposición denunció que el Frente de Todos solo busca desplazar al procurador interino Eduardo Casal y “amedrentar” fiscales para “buscar la impunidad”; mientras que el oficialismo señaló que Juntos por el Cambio busca sostener a Casal, “no importa cómo” porque les es funcional.

“Sovietizado”

“Vamos a rechazar este proyecto porque lo consideramos contrario a los postulados de la Constitución”, anunció el radical Gustavo Menna, vicepresidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, y sentenció que el oficialismo quiere un “ministerio público sovietizado, sometido a vigilancia y fiscalización de la comisión bicameral del Congreso”.

“Ya intentaron eso con la vacuna Sputnik y después toda la sociedad pidió la vacuna'”, retrucó a su turno el oficialista Leopoldo Moreau.

En el arranque del debate, la diputada del FdT, Vanesa Siley, se encargó de recordar que en 2017 el Gobierno de Mauricio Macri también intentó cambiar la ley del Procurador, bajar las mayorías para su elección y recortar su mandato. “Podemos pensar hoy no me conviene, anteayer sí, pero todos los bloques lo han planteado en la historia”, señaló.

La legisladora del PRO, Silvia Lospenatto, por su parte, le señaló al oficialismo que lleva más de un año “dormido” el pliego del candidato del Ejecutivo, Daniel Rafecas.

“Si no les gusta el candidato del Presidente arréglenlo en La Rosada pero no vengan a culparnos a nosotros porque hay un interinato”, sentenció y adelantó que si se aprueba recurrirán a la Justicia.

“Si consiguen que un grupo de diputados sea cómplice de entregar al República, todavía nos queda la Corte Suprema”.

Camaño, criticó tanto a Juntos por el Cambio como al Frente de Todos.

“La historia se repite. El proyecto que tenía el macrismo es similar al que hoy tiene el oficialismo. Los dos fueron pensados para sacar al procurador del momento”, sentenció en alusión a Alejandra Gils Carbó y Casal.

Para intentar conseguir los votos que faltan para aprobar el texto, el dictamen incorporó varios retoques.

Entre ellos se le resta poder a la comisión Bicameral del Ministerio Público -de mayoría oficialista- que con el texto del Senado cobraba más peso en las decisiones del organismo, al punto que el propio Soria señaló que había que “equilibrar” sus atribuciones.

El documento fija que la bicameral no elegirá al reemplazante del procurador en caso de vacancia sino que remitirá al Ejecutivo una terna y será el Presidente el que opte por alguno de esos postulantes. A su vez, el interinato no puede durar más de seis meses

Por otra parte, se modificará la integración del Tribunal de Enjuiciamiento; un punto muy cuestionado por ser clave para la remoción de fiscales.

El proyecto del Senado fijaba que 3 de los 7 miembros serían legisladores de la Bicameral del Ministerio Público Fiscal (dos por la mayoría y uno por la minoría) y que uno de ellos presidirá el Tribunal.

La modificación de Soria en Diputados reduce a 2 la cantidad de integrantes de la Bicameral, y suma un fiscal más. A su vez, propone que la presidencia se designe por sorteo con rotación cada seis meses. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí