Año electoral: los tribunales miran a la política y las causas de corrupción se ralentizan

0
51
Cristina Kirchner: “No podemos pagar la deuda, no tenemos la plata”

Según publica La Nación Con varios expedientes trabados en la etapa previa al comienzo del juicio oral y otros en primera instancia, los tiempos procesales se vuelven más lentos antes de las elecciones legislativas.

Por: Candela Ini

Después de varios años de hiperactividad en los tribunales de Comodoro Py, el avance de las causas por corrupción se ralentizó. Algunas están estancadas en la etapa del juicio oral, donde los tribunales tienen importantes problemas por falta de jueces y de lugares vacantes, y otras investigaciones siguen en primera instancia, sin presentar avances significativos.

Como suele ocurrir en los años impares, los magistrados miran con atención a la política: saben que el día después de las elecciones va a influir en el panorama judicial. Durante los dos primeros años de su gestión, sin el consenso necesario en el Congreso para aprobar la reforma judicial que busca licuar el poder de los jueces federales ni para aprobar la reforma del Ministerio Público Fiscal, el Gobierno se limitó a avanzar por la vía de las denuncias contra magistrados. Tampoco tiene una mayoría oficialista en el Consejo de la Magistratura suficiente para lograr la remoción de los jueces apuntados.

Si bien las asociaciones que nuclean a los magistrados emitieron comunicados en repudio a los dardos del Gobierno contra los tribunales, hay quienes consideran que hasta ahora esos embates fueron “mucho ruido y pocas nueces”. Con una buena cosecha legislativa, el escenario sería distinto, coinciden varios funcionarios judiciales consultados por LA NACION.

Hoy las causas que preocupan al macrismo están en los juzgados de primera instancia. Hay múltiples expedientes judiciales en trámite contra Mauricio Macri y su entorno de colaboradores, pero pocos de los exfuncionarios macristas fueron indagados o procesados por la Justicia Federal. De hecho, el caso por presunto espionaje ilegal, acaso el más avanzado de todos, tuvo sus definiciones fuera de la órbita de Comodoro Py. Ahora quedó en manos del juez Marcelo Martínez De Giorgi, que todavía no tomó nuevas medidas.

La Cámara de Casación, en la que muchas causas por corrupción tuvieron fallos claves, adquirió un protagonismo lógico en detrimento de los juzgados de primer instancia. El máximo tribunal penal del país se convirtió en un blanco del kirchnerismo, que acusa a algunos de sus jueces por haberse relacionado con el expresidente Mauricio Macri.

Pero las definiciones más importantes para Cristina Kirchner y para sus exfuncionarios, que recorrieron los tribunales con frecuencia desde el 2016 en adelante, están en los tribunales orales. Allí los tiempos procesales son más largos. Hay decenas de causas estacionadas en los tribunales orales sin fechas de inicio previstas, y de los ocho tribunales orales que hay en Comodoro Py, solo la mitad están completos con sus jueces titulares. Este es uno de los motivos por los cuales los juicios no comienzan, y también por el cual los que están en curso tienen pocas audiencias semanales.

El juicio contra Cristina Kirchner por el presunto direccionamiento de obra pública a las empresas de Lázaro Báez comenzó hace dos años y todavía está en la etapa de declaraciones testimoniales. Es el único en curso contra la vicepresidenta. El caso de los cuadernos de las coimas, con más de 100 acusados, no solo no comenzará este año, sino que tampoco hay en el horizonte una fecha posible: aún no comenzó la etapa de instrucción suplementaria, en la que los acusados y la fiscalía pueden ofrecer y pedir incorporar pruebas al expediente. El TOF 7 alega falta de recursos.

Queda pendiente también el juicio de los casos Hotesur y Los Sauces, aún en la etapa de instrucción suplementaria y sin una fecha de inicio. Y resta que, durante las próximas semanas, el TOF a cargo de la causa por la firma del Memorándum con Irán conteste al planteo de Cristina Kirchner y los demás acusados, que pidieron su nulidad.

La Corte Suprema, que no tiene plazos para definir, también tiene pendientes decisiones de alto voltaje político. Hay allí planteos sobre el juicio de la causa Vialidad, el único en curso contra Cristina Kirchner, pero también un planteo de la vicepresidenta para revertir el traspaso del caso de espionaje de Lomas de Zamora a Comodoro Py, y recursos presentados por varios acusados del caso de los cuadernos de las coimas contra la validez de las declaraciones de los arrepentidos. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí