lunes, agosto 2, 2021
2 C
Río Gallegos

El regreso a las aulas bonaerenses: una decisión que dejó expuesta a la Casa Rosada

Alberto Fernández anunció la extensión de la cuarentena hasta el 16 de agosto - Foto: Telam

Según publica Clarín El Presidente seguía hablando de restricciones hasta un rato antes de que Kicillof revelara la buena noticia.

Por: Guido Carelli Lynch

En el Gobierno aseguran que no hubo fisuras, pero hasta bien entrada la noche del jueves relativizaban la posibilidad inmediata de que el AMBA abandonara el estatus sanitario de alarma epidemiológica, que permite el regreso a la presencialidad en las aulas, tal como anunció el gobernador bonaerense Axel Kicillof.

Esa hipótesis había crecido tras la reunión entre los jefes de Gabinete de Nación, Provincia y Ciudad, pero con el correr de las horas, funcionarios con despacho en Balcarce 50 advertían que el AMBA no llegaría a los 500 contagios de Covid-19 cada 100 mil habitantes necesarios para “ascender” a riesgo sanitario alto y flexibilizar las restricciones, como regula el semáforo epidemiológico presente en el DNU presidencial.

El Presidente también dijo que no habría “cambios” en los próximos 14 días y en el Ejecutivo insistieron en afirmar que no se refería a las clases sino a la letra del decreto.

Las escuelas en el AMBA se cerraron el 15 de abril con 24999 contagios y 383 muertos a nivel nacional. Ahora se reabrirán con 26934 y 689 fallecidos. En el Gobierno recuerdan que la tasa de incidencia es lo que cambió. Aquella vez, el presidente Alberto Fernández fue el encargado de comunicar las malas noticias, que exigía Kicillof con el aval de Cristina Kirchner. Esta vez, la tarea de dar las buenas (y capitalizarlas) fue para el gobernador.

Los argumentos cruzados del oficialismo fueron casi todos públicos, en declaraciones radiales. Carla Vizzotti había sido la primera ministra del gobierno nacional en abrir la puerta al regreso a la presencialidad en el conglomerado urbano mas grande del país. “El AMBA arrancó en mil casos cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días. Y ya está llegando a 700. Llegar a 500 permite salir del área de alarma y reiniciar la escolaridad. Estamos cerca, no está todo dicho”, se entusiasmó la ministra de Salud el miércoles.

Ese mismo día el viceministro de Salud de la Provincia, Nicolás Kreplak, sugirió mantener los cierres durante otras 3 semanas para no entorpecer el proceso de inmunización contra el coronavirus que se completa entre 15 y 20 días después de la aplicación de la vacuna. En la gobernación bonaerense, luego de que Axel Kicillof anunciara que el próximo miércoles volverían las clases presenciales, justificaban al referente sanitario de La Cámpora. “Kreplak en sus declaraciones es sumamente cuidadoso porque considera que es imprescindible mantener los protocolos y los cuidados”, explicaron cerca del mandatario bonaerense.

Kicillof, que el jueves se reunió con el ministro de Educación Nicolás Trotta, se plegó al semáforo sanitario. “Los indicadores objetivos hoy colocan al AMBA en fase 3, si nos comprometimos a respetar esos parámetros desde el día cero, no podemos hoy desdecirnos”, explicaron los laderos del gobernador.

Finalmente hubo acuerdo entre la Ciudad y la Provincia. Los jefes de Gabinete de ambas jurisdicciones hablaron por teléfono antes de la conferencia de prensa de Kicillof y coordinaron el nuevo horario de circulación nocturna. Hasta el jueves en la Provincia afirmaban que solo se relajarían las restricciones los fines de semana. La medida servirá para aliviar a los gastronómicos y para sincerar una realidad que se da de hecho, de los lados de la General Paz. Rodríguez Larreta subrayó la coordinación interjurisdiccional durante su conferencia de prensa. Sin embargo, aclararon que el regreso de la Provincia a las clases sí los sorprendió. “No lo sabíamos. Nosotros avisamos que avanzaríamos con el regreso bimodal de la secundaria”, destacaron en la mesa chica del jefe de Gobierno.

Ambos gobiernos se desconfían. En la Provincia señalan que la apertura de teatros y cines está fuera de la fase 3. En la Capital quieren esperar a ver cómo será el regreso a las aulas anunciado por Kicillof. “Hay que ver de qué se trata la presencialidad cuidada”, dicen. Los intendentes del PRO en el GBA creen que lograron convencer al gobernador, pero en los últimos días no hubo contacto entre los alcaldes opositores y el gobernador. “Ellos (por la Provincia) te convocan a las videoconferencias cuando van a cerrar, nunca cuando van a abrir”, ironizó uno de los jefes comunales de JxC.

El jueves los infectólogos que asesoran al Gobierno defendieron ante Cafiero y Vizzotti los criterios del semáforo epidemiológico nacional, pidieron que no haya excepciones en su cumplimiento, que en este caso significaba no entorpecer el regreso de clases. También advirtieron sobre la necesidad de fragmentar las dos semanas de vacaciones de invierno para evitar una tercera ola de contagios. En la Ciudad volvieron a diferenciarse: critican el semáforo porque no tiene en cuenta los testeos -cuya importancia en la estrategia sanitaria Larreta enfatizó en su conferencia- y ratificaron las fechas de las vacaciones de invierno tal como estaban en el cronograma. “Se trata de dar previsibilidad”, afirmaron en el gabinete porteño.

El Gobierno quedó en offside con las declaraciones del ministro de Educación que, como el Presidente, sostuvo que no habría cambios en los criterios. Trotta ya había anunciado que no se interrumpiría la presencialidad, cuando el Presidente ordenó el cierre de las escuelas a mediados de abril.

Esta vez, el ministro de Salud bonaerense Daniel Gollan se apuró en adelantar que estaba todo dado para el regreso a la presencialidad.

En el Palacio Pizzurno señalaron que fue el malinterpretado y que el mensaje fue el mismo que el de la Provincia e hicieron saber que Gollan se salió del libreto al hacer público el anuncio que supuestamente debía comunicar Kicillof. En la Casa Rosada no explicaron mejor los dichos de Trotta. “Lo que pasó es que desde ayer bajó fuerte y sigue bajando el índice de incidencia en el AMBA y sigue bajando y quizás Nico no sabía eso”, señalaron. En Educación insistieron en que todo es coordinado.

Aunque no lo dicen en público, funcionarios del Gobierno afirman que es necesario arrebatarle la bandera de la presencialidad a Rodríguez Larreta. “Ahora son los paladines de la Educación. Está haciendo política, pero la desinversión durante la gestión de (Mauricio) Macri fue récord”, afirman.

Trotta criticó al jefe de Gobierno en continuado durante las últimas semanas, igual que otros funcionarios de la Casa Rosada. “Camina por el sendero de la irresponsabilidad y la especulación”, dijo el jueves. El ministro reiteró ante sus colaboradores el recuerdo del Consejo Federal de Educación, que no votaron ni acataron la Ciudad, Córdoba y Mendoza. (Larreta) camina por el sendero de la irresponsabilidad y la especulación”, dijo el jueves.

En la jefatura de gobierno porteña recuerdan que la Educación sigue siendo potestad de los distritos, como recordó la Corte Suprema en su fallo reciente. La Ciudad ya tenía definido permitir el regreso parcial a las aulas de los estudiantes secundarios cualquiera fuera de la definición final del gobierno nacional y provincial. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos