La justicia intimó a un socio de Cristóbal para que pague la venta de Casino Club: la plata está embargada

Lopez, Castellano y los Kirchner en el Casino Club de Río Gallegos

Según publica Clarín Es Ricardo Benedicto, que le compró las acciones a López en cuotas de U$S 5,2 millones. Ese dinero, que deberían cobrar los hijos del empresario, está bajo tutela judicial.

Por: Lucía Salinas

Los hijos de Cristóbal López tienen que pagar el impuesto impulsado por Máximo Kirchner, a las grandes riquezas. Al estar embargados, pidieron autorización ante la jueza de la quiebra de Oil Combustibles para que se les permita liquidar dólares que están cautelados y que son resultado de las cuotas que Ricardo Benedicto paga por la venta de las acciones de Casino Club SA. La justicia detectó atrasos en los pagos y una adenda firmada con los hijos de López que consideran improcedente. Se intimó al empresario a que pague lo adeudado (cada cuota anual es de 5,2 millones de dólares, y está atrasado en dos) y a Cristóbal Nazareno y a Emiliano López a que expliquen lo que hicieron.

Vinculados al imperio de más de cien empresas que construyó, los hijos de Cristóbal López son dueños de una importante fortuna. Eso los obliga a cumplir con la Ley 27.605 denominada, “Aporte solidario y extraordinario para ayudar a morigerar los efectos de la pandemia”. Según el escrito presentado por el abogado defensor,  Emiliano López debe pagar 48.633.947,89 pesos, y su hermano Cristóbal Nazareno 76.004.717,37 pesos.

Los hijos del empresario patagónico se encuentran embargados e inhibidos por las diversas investigaciones que recaen sobre el holding familiar, por ese motivo no pueden movilizar dinero de las cuentas bancarias. Para pagar el impuesto a las grandes riquezas, su asesor letrado pidió ante la justicia Civil y Comercial -donde tramita la quiebra de Oil Combustibles- que se les permita liquidar dólares.

“El significativo monto que involucra el impuesto a cancelar, resulta de vital importancia disponer de estos fondos líquidos para hacer frente a esa obligación”, argumentó el abogado. Señaló además,que no solamente se encuentran embargadas sumas de dinero, sino que también pesa sobre ambos una inhibición general de bienes, “lo que torna –a su criterio- absolutamente imposible cancelar esta obligación fiscal de otra forma que no sea la que aquí solicitan”.

¿De dónde obtendrían los dólares para liquidar? Ambos pidieron que se les autorice realizar la operación Dólar MEP -el dólar que se puede comprar libremente a través de una operación con bonos pagándolos con pesos y vendiéndolo cobrándolo en dólares- “a fin de aplicarlo al pago del mentado tributo”. En ese sentido, los hijos de Cristóbal López indicaron que “resulta imperioso poder cumplir en tiempo y forma con dicha obligación tributaria, cuya recaudación es fundamental y necesaria para las autoridades gubernamentales ante la situación desatada por la pandemia nos azota”.

Los dólares que buscan liquidar provendrían de la venta de acciones de Casino Club S.A. y de Inverclub S.A.

Al analizar la situación, la Sindicatura informó a la jueza María Soledad Casazza que Ricardo Benedicto -a quien Cristóbal López le vendió sus acciones de Casinos Club- adeudaba la cuota número cuatro. Cuando se lo intimó la primera vez, el empresario del juego explicó que que no había ninguna mora “dado que habrían celebrado una adenda con los señores López, en la cual se habrían pactado nuevos plazos de cumplimiento”, expresa la resolución a la que accedió Clarín.

Pero se detalló que ese acto no correspondía celebrarse, ya que tanto Cristóbal Nazareno como su hermano Emiliano se encuentran embargados e inhibidos sobre los derechos de su titularidad en esas transacciones que involucran sus sendas participaciones accionarias sea en la firma Inverclub S.A. como Casino Club S.A. “La eventual adenda que celebraron los inhibidos sobre la transacción en ciernes, resultaría inoponible a la quiebra”. Por ello se les pidió explicaciones sobre ese acto a los hijos de Cristóbal López y que además acompañen la documentación correspondiente.

Por su lado, se intimó a Ricardo Benedicto y a Inverclub S.A. “a depositar en la cuenta” judicial “de acuerdo con la manda judicial dictada oportunamente, la totalidad de las sumas adeudadas a la fecha, bajo apercibimiento de ley”. Se le exigen las cuotas número 4 y 5.

Consultadas por Clarín , fuentes de Casino Club SA señalaron que “la situación de la pandemia produjo que durante todo el 2020 los casinos permanecieran cerrados, por eso se solicitó una refinanciación de las cuotas con intereses incluidos y en la misma moneda”. Ante el rechazo de la jueza de que esto se realice, desde la empresa que dirige Benedicto, se explicó que apelarán la medida.

Cada cuota es de US$ 5.2 millones. Son cuotas anuales que paga Ricardo Benedicto, que quedó como accionista mayoritario de Casino Club, por la compra de las acciones  de Cristóbal López y sus hijos (30% en total) en Inverclub. López había vendido esa firma por US$ 39 millones, que se terminaría de cancelar en seis cuotas. La primera de ellas fue abonada cuando el dueño de Oil Combustibles se encontraba en prisión.

Esta operación para desapoderarse de sus acciones vinculadas al juego inició en 2016. Transfirió su participación en el negocio de casinos, bingos y tragamonedas a su entonces socio Benedicto. Lo que hizo fue ceder el 30% de sus acciones en Inverclub, la sociedad que se dedica al negocio del juego. Esta firma estaba compuesta por López (30%, pero de los cuales él era titular del 22,5% y sus dos hijos del 7,5%), Benedicto (30%), Castellanos (30%) y Héctor Cruz (10%). (Clarín)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos