Leche, carnes, aceite, pan, yerba con aumentos de precios entre 4% y 6%

0
129

Según publica Clarín Los alimentos son el rubro con más peso en el gasto familiar. Y los salarios crecen debajo.

Por: Ismael Bermúdez

Por el peso que tienen en el gasto familiar, “la suba en la división alimentos y bebidas no alcohólicas (3,2%) fue la de mayor incidencia en todas las regiones”, dice el INDEC en su informe de Inflación. Y ese peso es de mayor impacto entre los asalariados y  los sectores de menores ingresos y recursos.

El informe del INDEC detalla: “el incremento se explicó principalmente por los aumentos en carnes y derivados; leche, productos lácteos y huevos; pan y cereales; aceites, grasas y manteca; y café, té, yerba y cacao. Estas alzas estuvieron parcialmente compensadas por bajas en Frutas, y en Verduras, tubérculos y legumbres en la mayoría de las regiones”.

En la región metropolitana, el pan aumentó el 4,5%, aceites 4,5%, las carnes 4,6% y leche y lácteos el 6,2%. La baja de los precios en frutas y verduras – por razones estacionales- ayudó a moderar el promedio.

En CABA, alimentos y bebidas no alcohólicas aumentó más, el 3,7%.

“Al interior de la división los principales impulsos provinieron de carnes y derivados (5,1%) y leche, productos lácteos y huevos (5,5%). Le siguió en importancia Pan y cereales (3,8%). En sentido contrario, se registraron caídas en frutas (3,6%) y verduras, tubérculos y legumbres (0,2%), que contribuyeron a quitar presión sobre esta división”, precisa la Dirección de Estadística porteña.

En Mendoza, con otra incidencia de frutas y verduras,  los alimentos y bebidas aumentaron el mes pasado el 4,6%, acumulando un alza interanual del 56,4%

De todos estos datos se desprende que la menor inflación de junio en relación a la de mayo y abril se explica por razones muy puntuales, como la baja de los precios de las frutas y verduras por razones estacionales y con muchas actividades, como hoteles, restaurantes, afectadas por la pandemia y las restricciones.

En el caso de las carnes, las medidas y restricciones a las exportaciones no impidieron que dentro del rubro alimentos continúen liderando el alza de los precios. Por ejemplo, en la Región Metropolitana el precio de la  carne picada -de gran consumo popular-  aumentó el 5,1% y la paleta el 8%.

Por eso, excluyendo los productos estacionales, la inflación promedio del 3,2% asciende al 3,6% (IPC Núcleo) reflejando la “verdadera” inflación del mes.

Con el aumento de junio, alimentos registran un alza interanual del 53,2%, con un 52,8% en la Región Metropolitana, pero es más elevada en casi el resto del país. Trepa al 57,5% en el NEA, al 56,3% en la región Cuyo , al 55,9% en la Región Pampeana y 53,5% en el NOA.

En tanto, a mayo, los salarios formales acumularon una alza interanual del 42,8% versus una inflación interanual del 48,8%.

Esa diferencia de 6 puntos implica un retroceso salarial del 4% frente al incremento de los precios que se suma a las pérdidas que se acumularon desde 2018 en adelante.

Si la comparación se extiende a los alimentos, cuyo peso en el gasto de los asalariados es mayor al resto de la población, la pérdida es superior. Eso se reflejará en pocos días cuando el INDEC de a conocer los valores de la canasta de indigencia y pobreza.

La apuesta del Gobierno es que las revisiones en las paritarias y los nuevos convenios permitan revertir estos resultados. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí