Corea del Norte y del Sur reabren sus líneas de comunicación

0
89
Las Coreas del Sur y Norte

Según publica Clarín Tras 14 meses de silencio por el colapso de la diplomacia de Kim Jong-un con el ex presidente Donald J. Trump.

Por: Choe Sang-Hun

Corea del Norte y Corea del Sur reabrieron el martes las líneas directas de comunicación militar y diplomática tras un paréntesis de casi 14 meses, ya que el Norte dijo que quería mejorar los lazos “lo antes posible” en medio de una crisis económica cada vez más profunda.

La decisión de restablecer los enlaces fue negociada en una serie de cartas intercambiadas desde abril entre el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, según informaron el martes los gobiernos de ambos países.

Ambos decidieron reabrir las comunicaciones en un día simbólico el aniversario de la tregua que puso fin a la Guerra de Corea en 1953.

El Norte cortó todas las comunicaciones con Corea del Sur en junio del año pasado, diciendo que no tenía necesidad de seguir comunicándose con un país que consideraba “enemigo”.

Desde entonces se ha negado a descolgar el teléfono cuando los funcionarios surcoreanos realizan las llamadas diarias rutinarias a la línea militar y a otras líneas directas intercoreanas.

Días después de que se cortaran las comunicaciones, las relaciones alcanzaron su punto más bajo de los últimos años cuando el Norte bombardeó una oficina de enlace conjunta intercoreana en la ciudad norcoreana de Kaesong, cerca de la frontera, donde los funcionarios de ambas partes habían mantenido oficinas.

A las 10 de la mañana del martes, los funcionarios de ambos países destinados en Panmunjom, una de las llamadas aldeas de la tregua que se extiende a lo largo de la frontera intercoreana, hablaron por teléfono, según el gobierno surcoreano.

Por otra parte, el ejército surcoreano dijo que había reabierto las líneas directas de teléfono y fax con el Ejército Popular de Corea del Norte.

“Esperamos que el restablecimiento de las líneas de comunicación entre el Sur y el Norte contribuya positivamente a la mejora y el desarrollo de las relaciones bilaterales”, dijo el portavoz de Moon, Park Soo-hyun.

Informando del mismo anuncio, la Agencia Central de Noticias de Corea del Norte dijo que “toda la nación coreana desea que las relaciones Norte-Sur se recuperen del retroceso y el estancamiento lo antes posible”.

Los lazos entre los países se dispararon en 2018 cuando Moon y Kim se reunieron en tres ocasiones, dando paso a una rara distensión en la península coreana que sustituyó a años de tensiones avivadas por las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance de Corea del Norte.

Pero las relaciones pronto se agravaron después de que la segunda cumbre de Kim con el expresidente Donald Trump terminara en Hanói (Vietnam) a principios de 2019 sin un acuerdo sobre cómo hacer retroceder el programa de armas nucleares del Norte o aliviar las sanciones impuestas por Naciones Unidas al Norte.

Después de que Kim regresara a casa con las manos vacías desde Hanói, Corea del Norte culpó al Sur.

El gobierno de Kim ordenó cortar las comunicaciones y destruir la oficina de enlace en Kaesong.

Pero el gobierno de Moon ha seguido esforzándose para que Corea del Norte vuelva a la mesa de negociaciones. Una de las prioridades de esos esfuerzos ha sido reabrir las líneas de comunicación.

Corea del Sur lleva mucho tiempo insistiendo en la importancia de las líneas directas transfronterizas para evitar choques involuntarios entre los dos ejércitos.

Ambas Coreas han utilizado también las líneas directas para proponer el diálogo y discutir sobre suministros humanitarios y otros gestos conciliadores, como la organización de reuniones de familias separadas durante mucho tiempo por la Guerra de Corea.

El gobierno de Moon también ayudó a promulgar una nueva ley que prohibía el envío de folletos de propaganda al Norte.

Hace muchos tiempo que Corea del Norte muestra su rechazo a estos folletos, que suelen presentar a Kim como un dictador cretino que juega con las armas nucleares, y los citó como una de las razones por las que cortó las comunicaciones el año pasado.

Moon también ha instado al presidente Joe Biden a basarse en el acuerdo de Singapur de 2018, que Trump firmó con Kim para establecer amplios objetivos de desnuclearización de la península de Corea.

Tras una revisión política de un mes, el gobierno de Biden se comprometió a adoptar un enfoque “calibrado” y “práctico” hacia el Norte.

Pero el Norte aún no ha respondido a la oferta de Washington de reabrir el diálogo “en cualquier momento y lugar, sin condiciones previas”.

La economía de Corea del Norte, ya golpeada por las sanciones internacionales, se ha visto aún más afectada por la pandemia de coronavirus.

Los crecientes problemas económicos del país pueden haber obligado a Corea del Norte a reabrir las comunicaciones con el Sur, según Lee Byong-chul, experto en Corea del Norte del Instituto de Estudios del Lejano Oriente de la Universidad de Kyungnam, en Seúl.

El mes pasado, Kim advirtió de una inminente escasez de alimentos. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí