El BCRA vendió dólares en 7 de las últimas 9 ruedas y ya sacrificó unos US$670 millones de sus reservas

0
85
Banco Central - Foto: Marcos Brindicci

Según publica La Nación Aportó hoy al mercado otros US$90 millones para asegurar que vuelva a bajar el ritmo de depreciación del peso de cara a las elecciones.

Por: Javier Blanco

El Banco Central (BCRA) dejó en evidencia hoy que, con el cambio de temporada en lo cambiario, le costará mucho salir del lado vendedor del mostrador del mercado. Quedó a la vista al tener que volcar otros US$90 millones a plaza para atender los pedidos de compra que habían superado todos los tamices que pone el sistema de administración de las divisas, en una jornada en la que se operaron US$428,6 millones, lo que implica que aportó el 21% de las divisas operadas para atender.

De esta manera, ya debió aportar al mercado en lo que va de septiembre unos US$320 millones, que sumados a los US$352 millones vendidos en los días finales de agosto dejan a la vista que debió sacrificar unos US$670 millones de sus reservas en las últimas nueve ruedas de operaciones, una cifra que supone el 10% de su tenencia de reservas netas sin contar el reciente ingreso de los DEG que aportó al país la capitalización del FMI, dado que son recursos que el Gobierno ya anticipó que usará para comenzar a hacer los pagos a ese organismo cumpliendo el inicio del cronograma de devoluciones del capital pactado por la administración Macri.

Las sostenidas ventas del BCRA ponen en guardia al mercado, que, si bien venía profetizando sobre el inicio de la temporada baja de liquidaciones del agro, no deja de sorprenderse por la magnitud de las intervenciones de venta, tomando en cuenta la plena vigencia de un cepo extremo que apunta a contener precisamente a la demanda.

No es para menos: el promedio del período citado supone ventas de US$75 millones por rueda, un ritmo que -de mantenerse en las 46 ruedas que restan hasta las elecciones de noviembre- implicaría una sangría superior a los US$3450 millones para sus reservas.

Desde el BCRA explican que las intervenciones de venta del día buscaron atender algunos pagos vinculados a la compra de vacunas, pero, fundamentalmente, importaciones de insumos para sostener el proceso productivo. No llama la atención: a este nivel “el dólar importador es el precio más subsidiado de la economía argentina”, suele explicar la economista Marina Dal Poggetto, por lo que cualquiera empresa que necesite insumos debe hacer todo lo posible por apurarse a obtenerlos en estos meses, considerando que el mercado descuenta una aceleración en el ritmo de devaluación del peso una vez pasadas las elecciones.

“Asistimos con US$90 millones a la demanda de divisas de los importadores, valores considerados normales para esta época del año. En lo que va de septiembre, las ventas alcanzan unos US$320 millones frente a ventas por casi US$500 millones que se acumulaban el año pasado a esta misma altura”, señalan desde el BCRA.

Los analistas consideran que, de esta manera, quedó confirmado que se entró “en los meses de caída estacional de la liquidación del agro”, pero creen que el BCRA tiene poder de fuego para sostener el ancla cambiaria en la recta final a noviembre con ventas de reservas netas e intervenciones crecientes en la plaza de futuros cambiarios. Sin embargo, de sostenerse este ritmo no descartan que, en adelante, se validen “menores pagos de importaciones o vuelvan a intentar cambios regulatorios para dosificar más la demanda”, sostiene el economista Adrián Yarde Buller, analista de Facimex Valores.

“El mercado espera que haya una corrección del ritmo de depreciación del peso frente al dólar luego de las elecciones. Ello se ve reflejado en un salto del 25% al 50% de las tasas implícitas en Rofex en apenas seis meses a pesar incluso de la intervención del BCRA en el mercado de futuros con posiciones vendedoras”, coinciden desde la consultora LCG.

La nueva intervención vendedora, séptima en las últimas nueve ruedas, sucedió en una jornada en la que el BCRA volvió a reducir el ritmo de depreciación del peso, al impedir que el dólar mayorista cierre sobre los $98 (quedó en $97,79/97,99 por unidad, cuatro centavos arriba del cierre de ayer), a pesar de haber abierto la rueda por encima de ese nivel, lo que devela la preocupación por asegurar un deslizamiento menor, que implicaría una tasa de devaluación del 17%, tras haber avalado la semana previa una tasa del 20%. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí