jueves, septiembre 16, 2021
1 C
Río Gallegos

Elecciones PASO 2021: dura derrota del Gobierno en casi todo el país, que pone a Juntos por el Cambio en carrera para 2023

Juntos por el Cambio en carrera para 2023 - Foto: Telam
Juntos por el Cambio en carrera para 2023 – Foto: Telam

Según publica Clarín La alianza opositora ganó cómoda en Ciudad y sorprendió con su triunfo en la Provincia de Buenos Aires, además de los principales distritos. Un escenario complicado de revertir para el oficialismo en noviembre.

Por: Guido Braslavsky

Fue una jornada de pesadilla para el oficialismo, y exultante para la oposición de Juntos por el Cambio. El gobierno de Alberto Fernández y Cristina Kirchner sufrió este domingo una debacle electoral cuyo resultado, de consolidarse el 14 de noviembre, rediseña un nuevo mapa del poder político en la Argentina, con proyección a las presidenciales de 2023. La alianza opositora se erigió como la gran ganadora, con triunfos contundentes en casi todo el país, y sobre todo, en el distrito menos pensado: la provincia de Buenos Aires, allí donde había vuelto a asentarse el kirchnerismo, cuyo proyecto político de poder resultó severamente dañado.

Estas elecciones primarias venían muy marcadas por la incertidumbre de cómo la sociedad iba a procesar la gestión de la pandemia de coronavirus, y el derrumbe económico que agravó aun más la situación del país ya en el gobierno del Frente de Todos. El resultado de las urnas habló. Hubo un triunfo claro de Juntos por el Cambio en la Ciudad de Buenos Aires, como se preveía.

Pero la gran sorpresa -y no fue la única- se dio en la Provincia, donde la lista única del Frente de Todos encabezada por Victoria Tolosa Paz cayó por 5 puntos frente a la suma de las listas de Diego Santilli -vencedor en la interna opositora- y el médico radical Facundo Manes.

Pero además, la oposición se alzó con triunfos en los otros tres grandes distritos del país: Córdoba, Santa Fe, y Mendoza. Y la ola se extendió también a provincias gobernadas por el peronismo -y en algunos casos con números de paliza- como Entre Ríos, Chaco, La Pampa, Chubut. Y la emblemática Santa Cruz. De premio consuelo, el Frente de Todos revalidó su dominio en Tucumán, Formosa, La Rioja y San Juan. En total 15 distritos fueron para JxC, 7 para el FdT y dos, los oficialismos provinciales (Río Negro y Neuquén).

Lo que ayer se eligió en estas PASO, formalmente, fueron candidatos para las generales del 14 de noviembre. Elección en que se renovará la mitad de la Cámara de Diputados, y un tercio de la de Senadores (ocho provincias).

Pero como en toda elección de medio término en la disputada política argentina, el sentido del voto excedió lo parlamentario. Si la elección fue un plebiscito de la gestión de Alberto F. y Cristina Kirchner iniciada hace menos de dos años, el voto fue de castigo. Una ola tan extendida que parece muy complicado para el Frente de Todos poder remontarla de aquí a noviembre.

Una muestra del impacto fue que recién a las once y media de la noche de este domingo la plana mayor del Frente de Todos -el Presidente, Cristina, Sergio Massa, Máximo K. , el gobernador Axel Kicillof y sus principales candidatos en Ciudad y Provincia- subieron al escenario, en un búnker en Chacarita con preocupación y caras largas. Solo habló el Presidente. Llamó a “dar vuelta” la elección en noviembre e intentó una arenga final: “No voy a bajar los brazos”. A su lado, Cristina se limitó a observar.

El Presidente ensayó una suave autocrítica por los “errores”. Dijo que habían “escuchado con atención” el mensaje de las urnas. Llegará el momento del análisis, seguramente: de los más de 112 mil muertos pese a la cuarentena más larga del mundo; del derrumbe económico, con inflación de 51% en el último año, pobreza que se disparó al 42%, de la “militancia” oficialista por mantener las escuelas cerradas en un país donde el 20% de los chicos no tuvo conexión a Internet en pandemia (más de 350 mil dejaron la escuela en 2020) y casi la mitad de los hogares no tienen tablet ni computadora para hacer las tareas, según Unicef. En el Conurbano, 7 de cada diez niños y jóvenes, están en la pobreza.​

En este mar de necesidades, habrá que sopesar cuál fue el impacto en el electorado de los escándalos, primero el vacunatorio VIP para amigos del poder, luego el Olivos Gate de la fiesta de cumpleaños mientras al país se lo encerraba y amenazaba con sanciones. Más las dudas por las vacunas y los acuerdos para su adquisición.

Los primeros resultados se difundieron a las 21.30 luego de que hablara el ministro del Interior, Eduardo De Pedro. Pese a los temores previos por las posibles demoras por los protocolos en pandemia, el escrutinio fue efectivo y voló: ya estaban cargadas a esa hora el 60% de las mesas, con pésimas noticias para un gobierno en estado de shock, y una oposición en algarabía.

“Esta noche sentimos un basta atronador en las urnas, contra el atropello y el abuso”, lanzó María Eugenia Vidal en el búnker opositor en Costa Salguero. Y dijo que ese voto estaba “pasando en todo el país”. “Lo más emocionante es la rebelión de los pobres que ya no quieren ser esclavos del Kirchnerismo. La gran victoria de noviembre está asegurada”, tuiteó Elisa Carrió.

De reiterarse el escenario de estas primarias, el Frente de Todos no solamente perdería diputados nacionales en su bloque, lo que lo alejaría definitivamente de la hegemonía a la que aspiraba (le faltaban un puñado de bancas) para imponer leyes polémicas, sobre todo en el plano judicial.

La debacle que sufrió ayer en provincias que deben renovar sus senadores, le haría perder a Cristina Kirchner la mayoría cómoda que hasta ahora cuenta en el Senado.

Por carril separado, el Poder Judicial sensible a los vientos políticos también toma nota, y se abriría un escenario a observar respecto a la evolución de las múltiples causas que afronta la vicepresidenta, y sus ex funcionarios.

Con este golpe en las urnas, la coalición gobernante afronta de ahora en más una etapa difícil, con interrogantes sobre su futuro, las relaciones entre el Presidente y la vice, y el devenir del Gabinete nacional, del que ya había aun antes, versiones de cambios.

Horacio Rodríguez Larreta, anotado para la presidencial de 2023, salió fortalecido con el triunfo de sus candidatos Santilli en Provincia y Vidal en la Ciudad. Aunque segundas en cada distrito respectivamente, las listas de Manes y de Ricardo López Murphy tuvieron buena performance y se intercalarán en la general.

En Ciudad, el economista Javier Milei con su discurso “antipolítico” quedó tercero con más de 13 puntos, confirmando una irrupción en escena cuyo efecto quedó relativizado en la gran sacudida del escenario nacional.

En este marco donde Tolosa Paz sacó en Provincia 33% (el Frente de Todos para diputados venía de 52% en 2019, y 47% en 2017 si se suma el cristicamporismo y el massismo, por entonces enfrentados), el kirchnerista Leandro Santoro hizo una elección decorosa, de 25 puntos.

En Córdoba, Luis Juez venció a Mario Negri en la carrera para senador, y segundo quedó Hacemos por Córdoba del gobernador Juan Schiaretti, con su esposa actual diputada que va para senadora, Alejandra Vigo. De reiterarse el resultado se repartirían los tres senadores en noviembre: el kirchnerismo mediterráneo quedó tercero y lejos.

En Santa Fe, dio la sorpresa la lista de la periodista Carolina Losada ganadora entre cuatro de JxC, para senadora; y quedó segundo el FdT con la lista del también periodista Marcelo Lewandowski (la “oficial” del gobernador Omar Perotti en alianza del PJ con el cristinismo) que se impuso a la del ex ministro de Defensa Agustín Rossi. En Mendoza, el jefe de la UCR nacional Alfredo Cornejo sacó amplia ventaja para senador. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos