Amado Boudou reemplazó a Aníbal Fernández en C5N: “Falta shock distributivo, si quieren que lo llamen platita”

El ex vicepresidente en libertad condicional, Amado Boudou

Según publica Clarín El exvicepresidente, en libertad condicional, ocupó por un día la silla en “Caníbales” que tenía el ministro de Seguridad.

El ex vicepresidente en libertad condicional, Amado Boudou, reemplazó como panelista en C5N -al parecer, por única vez- a Aníbal Fernández, recientemente designado al frente del Ministerio de Seguridad  y dejó algunas definiciones sobre el rumbo que debería tomar el Gobierno en términos económicos.

En el programa “Caníbales” de la señal oficialista, Boudou aseguró que en la Argentina “hace falta un shock distributivo”. “Si a eso lo quieren llamar platita, que lo llamen”, señaló en relación a la frase polémica que dijo el candidato a diputado por el Frente de Todos, el ex ministro de salud bonaerense, Daniel Gollan.

“Yo prefiero platita, a que alguien proponga que en la Argentina es necesario que los jóvenes tengan la mitad de sueldo, como hizo la primera candidata en la Ciudad de Buenos Aires”, apuntó contra María Eugenia Vidal.

Y siguió: “O que propongan que hay que quitarle los derechos a los trabajadores, porque además, cuando uno mira la historia Argentina, cada vez que se le quitaron derechos a los trabajadores hubo menos trabajo”. Con esa referencia elíptica, Boudou intentó cuestionar a Horacio Rodríguez Larreta.

“Cada vez que vinieron con este cuento de que los derechos de los trabajadores son el problema, hubo menos puestos de trabajo. No hay evidencia en el mundo”, ahondó sin más detalle.

Y dijo que lo que se está buscando “es un esquema donde la precariedad no sea ya una cuestión que le pasa a una persona, sino que sea la condición del conjunto de la sociedad”.

“El proyecto ese Mochila Argentina es convertir en precario a cada trabajador formal”, calificó Boudou, tan verborrágico como su antecesor, que dejó el panel cuando asumió en el gabinete de Alberto Fernández y se convirtió en el vocero todoterreno del recambio ministerial.

Un caníbal de su estilo

Sobre el lugar que le tocó ocupara en el programa, Boudou dijo estar “muy contento” y se confesó como “fan” del programa Caníbales.

“Ya era fan tuyo (le dijo a Julián Guarino, el conductor) cuando hacías esas referencias literarias al comenzar y bueno, ni más ni menos que ocupando hoy este lugar que dejó Aníbal Fernández, un gran político, una gran persona, un enorme funcionario. Así que estoy muy contento de que esta silla haya quedado libre”, detalló.

Luego definió: “La vida no debiera encararse con tibieza”, al apoyar que el actual titular de la cartera de seguridad aseguró que lo que no soporta tibio es “ni el mate ni el peronismo”.

“La política tiene mucho que ver con las actitudes de vida. Me parece que hay que entender los antagonismos, las cuestiones de conflictos que hay en las sociedades y en lugar de eludirlas, enfrentarlas y resolverlas democráticamente. Me parece que ese es al núcleo de la política, sino la política se vuelve administración. Y no es casualidad que se hable de administraciones. Cuando se habla de eso se está negando la política”, opinó.

Definió a la política “con todas las letras” en la cuestión “tan del peronismo de enfrentar los antagonismos, reconocerlos y resolverlos”. “Y una vez resueltos que tengan un impacto positivo para el conjunto de la población, no solo para aquellos que son los primeros en que se piensa al resolver un conflicto”, continuó.

Además, según su visión, los gobiernos de Néstor y Cristina kirchner marcaron tendencia en eso. “Cuando se fue Cristina el 9 de diciembre de 2015 no había ningún sector de la Argentina, ni aquellos que pedían las cosas más horrorosas, que no estuviera mucho mejor que el día que asumió Néstor Kirchner”, definió.

Según dijo fue porque “se reconocieron los conflictos, se resolvieron y se dio cabida al conjunto de la sociedad en las políticas públicas”.

Boudou dijo que la palabra “antagonismo” fue reemplazada por la del “diálogo”. “Diálogo entre comillas, que representa ni más ni menos que la visión de aquellos que tienen la hegemonía. El supuesto diálogo es la negación del otro”, sentenció, casi en una afirmación filosófica.

Y continuó. “Este supuesto diálogo anula la posibilidad del otro de poner sus cosas arriba de la mesa en los antagonismos. Y en un mundo en el cual el 1% de la población tiene todo y la grandes mayorías no tienen nada. Fijate en Argentina tenemos una suerte de tributo en la pandemia para acompañar en esta situación tan particular”, mezcló ideas.

“¿Cuántas personas fueron alcanzadas por el tributo? Alrededor de 13 mil, en un país de 44 millones de personas. Eso te da una idea de lo que es la concentración económica, el problema”, conjeturó.

Y luego disparó: “Si pensamos que muchas de esas personas son parientes o forman parte del mismo grupo económico, te vas a dar cuenta mucho más el problema de concentración que hay. Está en el eje, la inercia que dejó un gobierno tan destructivo como fue el de (Mauricio) Macri, una inercia en la cual las grandes mayorías se quedaron afuera y muy poquitos tuvieron la posibilidad. Ni siquiera empresas relevantes pudieron salir adelante, salvo la de los amigos”.

El exvicepresidente y algunos de sus más famosos amigos fueron condenados por corrupción, al adquirir ilegalmente la fábrica de billetes de moneda nacional conocida como Ciccone Calcográfica.

Boudou también apuntó contra los medios, tras ver en pantalla un tape muy estilo 678 sobre periodistas informando las prevenciones de la oposición para evitar fraude electoral: “Es el PUM, el partido único de medios”, apuntó. (Clarín)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí