En silencio, el Gobierno monitoreó el escándalo por la amenaza de Fernández, sin condenarla

0
56
Alberto Fernández toma juramento a los nuevos ministros - Foto: Telam

Según publica La Nación Negaron reproches internos y dejaron que el propio ministro de Seguridad “baje la espuma” desde Twitter; el Presidente y Manzur evitaron sentar posición.

Silencio, que pase lo más rápido posible y que lo resuelva Aníbal en Twitter. Entre algunas de esas tres fases se manejaron este lunes las espadas del gobierno de Alberto Fernández y los armadores de la campaña del Frente de Todos, tras el mensaje amenazante que el ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, le dedicó al historietista Cristian Dzwonik, más conocido como Nik.

El Presidente y el jefe de Gabinete, Juan Manzur, que esta jornada compartieron con Aníbal Fernández una visita a Tucumán, no sentaron posición sobre el episodio. Como si no hubiera ocurrido que un ministro de Seguridad le hizo saber a una persona que criticó medidas del Gobierno que sabía a qué colegio iban sus hijas. O como si no importara. De hecho, aún horas después de desatado el escándalo, Fernández y Manzur continuaron compartiendo fotos y agradecimientos en las redes por la visita a Tucumán.

En el comando de campaña que encabezan los ministros Eduardo de Pedro (Interior), Gabriel Katopodis (Obras Públicas) y Juan Zabaleta (Desarrollo Social) reconocieron que estaban “monitoreando” la situación, para identificar como “seguía la escalada”, pero indicaron que no hubo reproches internos hacia Aníbal Fernández. Ni alerta.

Lejos de preocuparse por los antecedentes electorales del ministro, dejaron en sus manos que apele a las redes sociales para “bajar la espuma”. Es más, desde el entorno de uno de los armadores confiaron en que Fernández tiene espaldas suficientes como para “manejarlo bien”. (La Nación)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí