Presunto espionaje en Santa Fe: hubo un nuevo operativo y revelaron que hallaron documentación destruida

Marcelo Sain

Hoy se realizó otra revisión al ministerio de Seguridad. Investigan si en la gestión de Marcelo Sain se acumuló información reservada de políticos, sindicales, jueces, empresarios y periodistas.

Por: Mauro Aguilar

Tal como sucedió el viernes pasado en un resonante procedimiento, personal del Organismo de Investigaciones (OI) realizó este lunes al mediodía una nueva revisión en oficinas del ministerio de Seguridad de Santa Fe ubicadas en la capital provincial.

La medida se realiza en el marco de dos causas que comprometen a Marcelo Sain, ex ministro de ese área y actual asesor de Aníbal Fernández.

La que genera mayor impacto es aquella en la que se investiga el presunto espionaje que podría haberse ordenado contra figuras de la política, de la Justicia y del empresariado local.

En la otra se trabaja sobre las irregularidades elaboradas en un proceso licitatorio para la compra de armamentos por 1.400 millones de pesos, operación que finalmente no se concretó.

En la medida de hoy se buscó más documentación en las oficinas de la secretaría de Coordinación Técnica y Administración Financiera que dirigía Maximiliano Novas, uno de los doce funcionarios renunciados tras reactivarse las investigaciones que trabaja la sección Violencia y Corrupción Institucional de la Unidad de Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación.

En su mayoría, los funcionarios renunciados el viernes pasado fueron heredados por el actual ministro Jorge Lagna luego de que Sain se alejara en marzo pasado apurado por las dificultades para moderar los crecientes índices de inseguridad y complicado, además, por escuchas telefónicas privadas que se difundieron públicamente y en las que criticaba duramente a la policía local.

De acuerdo a la investigación que desarrollan los fiscales Ezequiel Hernández y Mariela Jiménez, Sain podría haber aprovechado como ministro sus contactos en el Organismo de Investigación –fue director entre diciembre de 2018 y hasta fines de 2019, cuando se sumó a la gestión de Omar Perotti– para acumular información reservada de dirigentes políticos, sindicales, periodistas y empresarios. Todo ello, por fuera de investigaciones judiciales formales.

“Es un delito que está penado por la ley y que se refiere a acumular información de personas fuera de las previsiones legales”, explicó el fiscal Hernández.

La otra causa se desarrolla por un proceso licitatorio por 1.400 millones de pesos con el que se buscaba adquirir 12 mil pistolas semiautomáticas, 130 fusiles de asalto, 130 subametralladoras, 6 fusiles semiautomáticos para francotiradores y 6 fusiles para francotiradores de cerrojo manual.

La compra fue detenida por una decisión de la Cámara en lo Contencioso Administrativo y tras una presentación de la fábrica de armas Bersa S.A.

Tanto esa empresa como legisladores de la oposición santafesina reclamaron que se investigue si Sain intentó favorecer con los requerimientos volcados en el pliego licitatorio a una empresa israelí.

El viernes pasado se realizaron dos procedimientos –técnicamente, por tratarse de oficinas públicas, no se trata de allanamientos– en oficinas del ministerio de Seguridad ubicadas en Rosario y en la capital de la provincia.

Allí se secuestraron seis celulares, documentación y soportes informáticos.

Este lunes, el fiscal general de la provincia, Jorge Baclini, reveló que fue hallada documentación destruida.

“Los fiscales ya van a mostrar toda la evidencia. Fueron informados de que se estaba destruyendo información y documentación. El riesgo estaba claro. Naturalmente eso amerita presencia inmediata. Se obtuvo documentación destruida. Nuestra idea es que no existan privilegios y los fiscales cumplieron con la ley y con lo que la Constitución establece”, planteó Baclini.

Las renuncias en Seguridad ocurrieron en medio de un recrudecimiento de la violencia en Rosario, y mientras se profundizaban las diferencias entre el ministro Lagna y los funcionarios que heredó de la gestión Sain.

Uno de ellos, el secretario de Seguridad y número dos en la línea de mandos de la cartera, Germán Montenegro, se apartó de su cargo el viernes.

Perotti encara, tras las masivas renuncias, el rearmado de un área clave para su gestión. El miércoles mantendrá una reunión con todo el arco político santafesino. Los principales dirigentes de la Legislatura, además de los intendentes de Rosario y Santa Fe, se entrevistarán con el gobernador para saber el plan con el que se enfrentará la compleja situación que se vive en materia de seguridad. (Clarín)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos