Aunque Miguel Pesce resiste, en el Gobierno no cierran la puerta a una alternativa por los pasajes al exterior en cuotas

Miguel Pesce Banco Central de la Republica Argentina -
Miguel Pesce del BCRA

Según publica Clarín En el oficialismo persisten reproches por la medida del Banco Central. Alberto habilitó a buscar alternativas pero respalda a Pesce.

Por: Ignacio Ortelli

“¡Cómo se va a cortar solo con una medida así!”. En algunas áreas del Gobierno todavía perdura el enojo con Miguel Pesce. No tanto por la decisión de prohibir la venta en cuotas de pasajes al exterior, sino por el momento y la forma que eligió para avanzar con la medida, que tomó por sorpresa a varios ministros del Gabinete. Aunque el titular del Banco Central resiste con el nuevo cepo y tiene el apoyo de Alberto Fernández, en la Casa Rosada dejan la puerta abierta a trazar una alternativa para poder financiar en más de un pago los viajes internacionales.

“Queremos seguir cuidando las reservas, pero no estamos cerrados a propuestas. Depende de lo que pueda gestionar (Matías) Lammens”, repiten en el Gobierno sobre la posibilidad de que se destrabe el tema en la mesa de trabajo tripartita que se trazó ante el reclamo de las agencias y cámaras de turismo. Este miércoles las entidades fueron recibidas en el Banco Central, en una reunión de la que también participaron funcionarios del Ministerio de Turismo, pero no hubo avances.

Aunque no estuvo Lammens, de viaje en España donde participó en la Asamblea General de la Organización Mundial de Turismo (OMT), el ministro se encargó de interceder para calmar al sector. Pero la intransigencia de Pesce refrescó el malestar por la falta de aviso previo.

Los reproches partieron desde varios sectores de la coalición: al rechazo histórico del kirchnerismo duro, este amigo de Alberto F. le sumó críticas desde las filas que responden al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y hasta de la Casa Rosada: el área de Comunicación se enteró de la medida cuando la “Comunicación “A” 7407” del Banco Central ya circulaba por Twitter.

En redes sociales también circulaban flyers de Aerolíneas Argentinas promocionando pasajes a EE.UU., en cuotas y sin interés. En el Ministerio de Transporte, a cargo de Alexis Guerrera, tampoco estaba al tanto.

Pesce dio su explicación internamente: avisó al jefe de Gabinete, Juan Manzur. Otro argumento que trascendió desde el Central no conformó a nadie en el Gobierno: “(Pesce) Dijo que no tiene por qué avisar, porque el Central es autonómo”, rezongaba, irónico, un funcionario de primera línea.

Al igual que Lammens, el ministro de Economía, Martín Guzmán, no estuvo de acuerdo con el método al que recurrió Pesce para cuidar las reservas. No es la primera vez que chocan sus objetivos. En medio de la negociación con el Fondo Monetario Internacional, hubiera preferido que de entrada se pensara otra opción al cepo a las cuota. Así lo planteó en privado y hasta lo conversó con el Presidente el viernes pasado. De hecho, impulsó la alternativa que se barajó durante el fin de semana de imponer cuotas con un interés alto, de modo tal que el Estado no subsidiara las cuotas en dólares.

Esta propuesta tiene dificultades en su implementación: el Central puede fijar la tasa máxima pero no la mínima.

Alguien en la mesa de trabajo propuso otro impuesto, similar al PAIS, pero aplicado para aquellos que pagan en cuotas. No fue tomado muy en serio. La semana próxima volverán a reunirse.

Por el momento, a pesar de estar abierto a propuestas superadoras, Alberto F. respalda lo dispuesto por Pesce, que mantiene a rajatabla su postura y en la reunión con las agencias blanqueó que su estrategia apunta a de desalentar los viajes al exterior: en definitiva, el costo de los pasajes tiene un impacto mucho menor respecto al flujo de dólares que salen del Central por los pagos con tarjeta que hacen los argentinos en el exterior.

En contrapartida, en Balcarce 50 insisten en que la cantidad de argentinos a los que perjudica la medida es “muy reducido”.

Cerca de Massa, que dentro de la coalición impulsa una agenda más enfocada en la clase media, coinciden con la necesidad de “cuidar las reservas” pero disienten con la estrategia y alertan sobre el  costo político que puede generar con un sector que ya en la última elección le dio la espalda al Frente de Todos. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí