Juraron los nuevos senadores y Cristina Kirchner perdió la mayoría en el Senado

Sesión especial en el Senado de la Nación - Foto: Prensa del Senado

Según publica Clarín Fue una ceremonia breve y solemne. El FdT pasa de 41 a 35 legisladores propios.

Por: Jazmín Bullorini

En una ceremonia breve -de 40 minutos- y solemne, los 24 senadores electos en noviembre juraron sus bancas frente a la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner. Con su incorporación -que se hará efectiva este 10 de diciembre- el oficialismo pierde la mayoría automática de la gozaba y se espera que la dinámica de la Cámara Alta cambie.

“Será una búsqueda de consenso, ley por ley”, reconocen en el Frente de Todos.

La oposición ganó en 6 de las 8 provincias donde se votó la categoría de senadores. Por eso, juraron 14 legisladores de Juntos por el Cambio, 9 del Frente de Todos, y 1 de la via del medio: la cordobesa Alejandra Vigo, ex diputada y esposa del gobernador Juan Schiaretti; el único mandatario peronista no alineado al kirchnerismo.

A partir de ahora, Vigo será clave para el quórum junto al rionegrino Alberto Weretilneck y la misionera Magdalena Solari, los únicos legisladores no alineados a ninguno de los dos interbloques mayoritarios.

La bancada oficialista cae de 41 a 35 legisladores propios, dos menos de los 37 necesarios para el quórum y para aprobar proyectos con mayoría simple. Ese beneficio es el que le permitió, por ejemplo, dar luz verde a la Reforma al Ministerio Público Fiscal y a la Reforma Judicial, aunque ambos textos quedaron frenados en Diputados.

Juntos por el Cambio que tenía 31 bancas garantizadas se extenderá al menos hasta 33 con los aliados que incorporará: el salteño Carlos Romero y la neuquina Lucila Crexell. Podría llegar a 33 si terminan de convencer a la riojana Clara Vega, aún en duda.

Sin agregados a las fórmulas pactadas -que combinan la Constitución, La Patria o los Santos Evangelios- los juramentos fueron simples.

Solo la tucumana Sandra Mendoza sorprendió al decir “sí, prometo” en lugar de “sí, juro”. Además, no puso la mano sobre la Constitución sino que la llevó a su corazón.

La vicepresidenta, que condujo toda la ceremonia, tampoco se salió del libreto en muchas ocasiones. Sólo lo cargó al jefe de bloque del FdT, José Mayans, por volver a decirle “presidente” en vez de “presidenta”. “Le cuesta, le cuesta”, espetó.

Sin embargo, con el micrófono abierto se la escuchó preguntarle al prosecretario parlamentario, Pedro Tunessi, si se había “hecho algo en la cara”. “A usted qué le pasó en la cara, ¿se hizo algo? Ah, me pareció que se había hecho algo”, se escuchó.

Entre las figuras que desembarcaron se destaca Luis Juez, ex intendente de Córdoba, quien ya fue senador entre 2009 y 2015 y embajador argentino en Ecuador entre 2016 y 2017, durante el gobierno de Mauricio Macri. Viene de ganar en su provincia con más del 50 % de los votos.

Por Santa Fe también llegó empujada por las urnas Carolina Losada, quien en su debut en política le ganó las PASO a las listas institucionales de la UCR y el PRO. Además fue elegida por el radicalismo para asumir la vicepresidencia de la Cámara Alta a partir de febrero.

Por esa provincia, el FdT también sumó a un periodista, en este caso deportivo: Marcelo Lewandowski, con más de 30 años de trayectoria.

Desde Mendoza ingresó el ex gobernador y presidente de la UCR Nacional hasta el 17 de diciembre Alfredo Cornejo, quien será el flamante jefe de interbloque de JxC, una vocería política importante.

Además, renovó la banca Anabel Fernández Sagasti, camporista y mano derecha de Cristina en el Senado.

Desde los palcos siguieron la ceremonia ministros como Eduardo “Wado” de Pedro (Interior) y Carla Vizzotti (Salud) y gobernadores como el chubutense Mariano Arcioni, el santafesino Omar Perotti, el catamarqueño Raúl Jalil y el cordobés Schiaretti.

Con los protocolos de Covid todavía vigentes, los familiares esta vez no pudieron acceder a los palcos, sino que siguieron la sesión por pantalla desde el Salón Azul. Esperaban ahí su turno para ingresar a acompañar a los legisladores en el juramento.

Para entrar todos debieron presentar el resultado del test de Covid, que pagaron de sus bolsillos. La Cámara solo se hizo cargo del hisopado de los legisladores.

Para la ocasión, se terminó de armar sobre la hora el arbolito de Navidad dispuesto en uno de los pasillos del Senado. Pero uno de los empleados abocados a esa tarea se cayó de la escalera y una ambulancia lo llevó al hospital aunque no presentaba heridas graves. (Clarín)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí