Según los expertos, las subas anunciadas por Economía son insuficientes para bajar subsidios

Publicado el

spot_img

Según publica Clarín Si se aplica el precio pleno a los sectores de altos ingresos, el incremento allí podría superar el 200%.

Por: Martín Bidegaray

Los economistas que siguen la cuestión tarifaria consideran que es poco lo que sabe de los próximos aumentos de gas y luz. El Gobierno incrementará entre un 17% y 20% esos servicios durante el verano para todos los clientes, y luego aplicará la segmentación tarifaria, que implica la quita de subsidios para ciertos sectores. Esos clientes tendrán otra ronda de aumentos, que se estiman superiores a los del grueso de los hogares.

La magnitud de los aumentos posteriores sigue siendo una incógnita. Los especialistas se aventuran desde un 60% hasta más de 200%, pero todos aclaran qué necesitan conocer detalles de la implementación que aún no fueron aclarados.

“Si quieren cumplir con el presupuesto, las tarifas de luz deben aumentar un 72% promedio y las de gas, en un 60%”, según Julián Rojo. “Los aumentos del 17% y el 20% son a una parte de la boleta (el valor agregado de distribución). Eso recompone ingresos de las distribuidoras en un 20%, para compañías que tienen un atraso de más del 130%”, dice Rojo, economista de UBA, UTDT y director del Departamento Tecnico del IAE Mosconi, especializado en Energía.

La segmentación en base a los valores catastrales llevará a errores de inclusión. “SI aplica para hogares cuyo metro cuadrado vale más de US$ 3.700, hay muy poco porcentaje de usuarios a los que se les podrá cobrar el costo pleno. Creo que no llega ni al 5%”, explica Rojo. “Es imposible que ese 5% (que pagará más) financie al otro 95%”, grafica.

“Como ese porcentaje es tan reducido, para cumplir con las metas del presupuesto, o habrá que aplicarle un aumento adicional al otro 95%, o al 5% que será segmentado hay que subirle con un tarifazo extraordinario”, argumenta.

“La segmentación se aplicará exclusivamente en el AMBA, porque no tienen como trasladarlo a las provincias. Es un ejercicio sin referencias internacionales, sin experiencias piloto y se consumirá en lo hoguera de los problemas administrativos y los problemas judiciales”, define Fernando Navajas, economista jefe de FIEL y autor de trabajos sobre subsidios a la energía.

“Esta idea de los valores inmobiliarios (como referencia para la segmentación) no sirve. Cualquiera que lo haya estudiado se da cuenta que son valores a los que quiere vender el dueño de la propiedad, pero no son los valores reales. Hay una brecha tremenda en lo que se pide y los valores de realización de las operaciones. Eso cualquier juez lo va a agarrar (para impugnar la decisión)”. critica Navajas.

En la provincia de Buenos Aires, para la segmentación se utilizará cuatro veces el valor del terreno.

“Hay muy poca información y muy difusa. Los funcionarios están poniendo el eje en el aumento que aplicarán las transportistas y las distribuidoras (por ejemplo, en gas), mientras que le tiran el fardo del núcleo del déficit que es el precio mayorista del gas y el precio mayorista de la electricidad al (ministro de Economía) Martín Guzmán, que es donde debe poner el foco”, observa Nicolás Gadano, economista especializado en finanzas públicas y ex funcionario.

“El porcentaje que dicen, del 20%, es menos que la inflación del año, así que no solo no recupera nada de lo que se perdió en los últimos dos años en términos reales, sino que pierde frente a la inflación, es decir que los subsidios tienen que seguir subiendo”, según Gadano.

Para que el 90% pueda mantener los subsidios, a costa de un 10% que pagará el costo total, el aumento en ese segmento es imposible de precisar, pero Gadano conjetura que -para que cierren los números de acuerdo al presupuesto- debe ser más elevado que cualquiera conocido hasta ahora.

“Es un ejercicio donde los funcionarios no explican qué parte de los aumentos van a la cadena de valor ni cómo van a ser estructurados. (El secretario de Energía Eléctrica) Federico Basualdo anticipa líneas generales al ministerio de Economía”, observa Navajas.

“El año pasado fue 9% y este año, 18%. Es algo completamente gesticular. Le están tratando de hacer trampa al FMI. Y el FMI se va a dar cuenta. Había otros modelos disponibles para reducir subsidios (con los hogares de mayor poder adquisitivo agrupándose y comprando electricidad por su cuenta), pero eso va en contra del sesgo ideológico del Gobierno”, según Navajas.

“Lo que se ve hasta ahora de la segmentación es  contraproducente, porque tiene enormes errores de inclusión y exclusión. Y aplica a muy muy poca gente”, puntualiza Rojo. (Clarín)

Más Noticias

- Publicidad -

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias