Nuevo esquema para la carne: prohíben la exportación de los 7 cortes más consumidos en el país

Carne asado vacio

Según publica Clarín Lo estableció hoy el Gobierno en el Boletín Oficial. Además, se liberó de forma total vacas tipo D o E, toro y huesos con carne resultantes del desposte y se creará un Observatorio.

Por: Esteban Fuentes

Tras el cepo a las exportaciones de carne que regía desde mayo de 2021, ahora el Gobierno oficializó cómo será el nuevo esquema para el sector en 4 decretos que fueron publicados en el Boletín Oficial.

“Se ha consensuado con las entidades de productores (y la industria frigorífica), con el objeto de dar previsibilidad y confianza a la ganadería argentina, garantizando la producción, la exportación y el consumo de los argentinos, en base a los análisis técnicos del sector”, aclararon desde el Ministerio de Agricultura en un comunicado oficial.

El Decreto 911/2021 dispone que los 7 cortes más consumidos en el país continuarán prohibidos para los mercados externos hasta el 31 de diciembre de 2023.

“Las medidas que se disponen contribuyen a generar un equilibro entre el mercado argentino y la exportación de productos cárnicos”, aseguró el decreto.

Así, el asado con o sin hueso, falda, matambre, tapa de asado, nalga, paleta y vacío, ya sea frescos, enfriados o congelados, seguirán restringidos solamente para el mercado interno, de igual modo como se estableció en junio de 2021. Estos cortes representa entre el 23 a 25% de la media res.

También se estableció que tampoco se podrá exportar hasta el 31 de diciembre de 2023 reses enteras. medias reses, cuarto delantero con hueso, cuarto trasero con hueso, medias reses incompletas con hueso y cuartos delanteros incompletos con hueso.

El objetivo del gobierno es bajar los precios en carnicerías y góndolas para no generar más presión a la inflación. Según datos del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (IPCVA), el auge en el valor de los 24 cortes más tradicionales de noviembre se disparó un 10,8%, y el acumulado de enero-noviembre supera el 60%.

El lomo fue el corte que más creció en dicho período, con un 76%. Le sigue el bife angosto, con 69,7% y en tercer lugar quedó el osobuco, con el 69.7%.

De todas maneras,  los cortes prohibidos para exportar también tuvieron subas importantes en los once meses analizados. El asado subió 55%; el vacío, 59%; la falda, 54,9%; la tapa de asado, 55%; la nalga, 61,6%; la paleta, 58,4%; y el matambre, 57%.

También se busca apuntalar el consumo ya que actualmente se encuentra en 47 kilos per cápita, el piso más bajo de los últimos 100 años.

Por otro lado, bajo la Resolución 301/2021, el gobierno estableció que los que quieran exportar deberán registrar, para su aprobación, las Declaraciones Juradas de Operaciones de Exportación de Carne (DJEC), dejando sin efecto la cuotificación que regía hasta el momento del 50% (salvo para las cuotas Hilton, 481, Americana y carne Kosher a Israel).

En esta línea, se liberaron las exportaciones de vacas tipo D o E, (que van principalmente al mercado de China, que representa el 75% del total), toro y huesos con carne resultantes del desposte.

“Las DJECs de los productos de los artículos 2°, 3° y 4° de la presente medida deberán estar conformadas, en su totalidad, por cortes de carne correspondientes a estas categorías únicamente”,  aclararon.

También se crea el Observatorio de la Producción de la Carne Vacuna bajo la órbita del Ministerio de Agricultura, que será un organismo de carácter consultivo, con la finalidad de brindar asesoramiento para aumentar la productividad, otorgar previsibilidad y confianza al productor y generar un adecuado ambiente de negocios.

Según la resolución, el Observatorio estará presidido por el titular de la Unidad Gabinete de Asesores del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca, que dictará su reglamento de funcionamiento, y deberá constituirse dentro de los 90 días de la entrada en vigencia de la medida.

Además, se invita a formar parte a los representantes de las provincias argentinas, de las entidades del sector agropecuario, de las cámaras de la industria frigorífica, de engorde a corral, de matarifes y abastecedores, y de productores exportadores, del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina, y a la coordinación de la Mesa de las Carnes.

En este sentido, los informes producidos por el referido Observatorio “serán considerados por la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario en ocasión de autorizar el volumen de exportación de carne vacuna, a los efectos de garantizar el equilibrio entre la productividad, las exportaciones y el mercado de carne argentino. Asimismo, la Dirección Nacional de Control Comercial Agropecuario velará por el cumplimiento de la presente resolución”.

Asimismo, en la Resolución 302/2021 se abrió la inscripción plantas faenadoras o procesadoras habilitadas que no fueron habilitadas anteriormente. Sólo habían sido autorizadas 63 frigoríficos en junio de 2021. por lo cual ahora se permite la inscripción de grupos de productores y nuevas plantas.

Finalmente, la Resolución dictaminada en conjunto con el Ministerio de Desarrollo Productivo N°10/21 determina que las carnes vacunas destinadas al comercio minorista deben salir de los frigoríficos en unidades de hasta 32 kg, atendiendo a la solicitud de las entidades gremiales del sector. Para cumplir con estos requisitos se otorgan plazos de hasta 6 meses.

Repercusiones

“En principio está en línea con lo que se venía dialogando, es adecuada la medida aunque algunos sectores de la cadena aún esperan definir algunos puntos, es un adelanto importante que se ha logrado con diálogo y trabajo en conjunto. Lo vemos como un logro a los reclamos que venimos haciendo reiterativamente desde el inicio del cierre de exportaciones junto a la Mesa de Enlace y planteando en numerosas reuniones con productores, con los Gobernadores y Legisladores, y que oportunamente fueran transmitidas al Gobierno Nacional”, sostuvo Carlos Iannizzotto, presidente de Coninagro.

“Es nuestra visión, mantener los siete cortes, es un aporte del sector a la Mesa de los Argentinos, y que por otra parte no afecta a las vacas manufactura ni toros (destino a China) ya que no se consumen en nuestro país. Además, debido a la modalidad de los convenios con 3ros Países, en muchos casos los cortes exportados aportan a los gastos del procesamiento (frigoríficos) lo que permite un precio más accesible para el consumidor local”, agregó.

“Es importante que se haya eliminado la cuotificación para la exportación de carne vacuna, por que desde mediados del año pasado fue una medida que nos hizo perder a todos: productores, comercializadores, operarios y exportadores, pero también a los consumidores y al desarrollo económico del país”, dijo por su parte Nicolás Pino, presidente de la Sociedad Rural Argentina.

En este sentido, el ruralista remarcó que “Estamos convencidos que el mejor escenario es una exportación libre que deje fluir la demanda y la oferta de productos, porque ahí es donde se generan condiciones para que nosotros, los productores, podamos invertir y generar mayor producción”.

“La burocratización tampoco es un factor que aliente la normalización del mercado, la historia reciente de nuestro país nos pone en alerta”, cerró. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí