Tarjetas de crédito: cómo es el truco para ahorrar un 10% en los gastos en dólares

0
160
Adiós a las bandas magnéticas en las tarjetas: así serán los pagos del futuro

Según publica Clarín La gente puede elegir entre saldar esa parte del resumen con dólares o con pesos al cambio “solidario”. Haciendo un “rulo” se paga menos.

Por: Martín Grosz

Con el regreso del turismo al exterior, el cepo a las cuotas y las chances de comprar online más barato en webs de afuera, los resúmenes de las tarjetas de crédito empiezan a llegarles a muchas familias con importantes saldos en dólares.

Si estos gastos en moneda extranjera fueran demasiado pesados de afrontar al mes siguiente, la gente tiene la opción de hacer el pago mínimo y refinanciar el resto en cuotas en pesos, con una tasa máxima del 43% nominal anual para deudas que representen hasta $ 200.000 (por encima, se aplicarán intereses muy superiores).

Pero si la idea es hacer el esfuerzo por cumplir en un único pago, los expertos aconsejan prestar mucha atención. Ya que, según cómo se elija cancelar ese saldo en dólares, los consumos pueden terminar teniendo un impacto muy diferente en el bolsillo.

Por cada US$ 1.000, por ejemplo, hoy es posible pagar US$ 1.000, pero también hay formas de quedar al día por sólo US$ 900. O incluso por menos. ¿Cómo se consigue ese ahorro? Con un pequeño truco o “rulo” 100% legal que muchos ahora ponen en práctica.

¿Cuáles son las opciones para cancelar el saldo en dólares y qué tipo de cambio se aplica?

Actualmente los usuarios de tarjetas de crédito emitidas en Argentina tienen permitido hacer pagos de bienes y servicios en el extranjero (o en sitios web de afuera) sin tope. El único límite para considerar será el que haya definido el banco emisor en función de los ingresos y el historial crediticio de su cliente.

Sin importar que las compras se hayan hecho en dólares, euros, libras, reales, pesos uruguayos o cualquier otra moneda extranjera, todos los consumos llegarán en el siguiente resumen expresados en dólares estadounidenses.

Entonces, el titular de la tarjeta tendrá dos grandes opciones para abonar esa parte de la liquidación:

1) Pagar con dólares. La persona echa mano a los ahorros que tiene guardados “bajo el colchón” o en su cuenta bancaria, y deposita la cantidad de “verdes” que figura en el resumen.

2) Pagar con pesos. Para esto, el monto en dólares se convierte a pesos aplicando el tipo de cambio oficial del día más un recargo de 65%, compuesto por el “Impuesto PAIS” del 30% y por una percepción del 35% a cuenta de Ganancias y Bienes Personales.

En total, al escoger el pago en pesos, hoy por cada dólar gastado afuera se terminan abonando unos $ 178. Ese es el valor al que se suele llamar “dólar turista”, “dólar tarjeta” o “dólar solidario”. Si el pago se hace en dólares, el recargo del 65% no se aplica.

¿Hoy conviene pagar el saldo en dólares usando dólares o usando pesos?

“Hoy claramente conviene pagar en pesos los consumos realizados con tarjeta en el exterior”, explicó a Clarín el economista Nicolás Litvinoff, experto en finanzas personales y director de Estudinero.org. “La mejor alternativa es poner los pesos”, coincidió Damián Di Pace, especialista en consumo y director de la consultora Focus Market.

¿Por qué conviene? El principal motivo, según coincidieron, es que aprovechar esta opción permite acceder a dólares al precio más bajo que se puede conseguir.

La llamada brecha cambiaria es tan amplia que, pese a tener un 65% de recargo, el tipo de cambio “turista” de $ 178 quedó retrasado en comparación con lo que vale comprar dólares sin límite en el circuito blue ($ 208) o en mercados legales como el MEP ($ 197) y el contado con liquidación (CCL, $ 205).

Además, si se tiene en cuenta que la percepción del 35% se podrá recuperar haciendo un trámite, finalmente se habrá conseguido abonar los gastos a una cotización neta de $ 140 por dólar, que hoy parece de otra época.

Como la compra de “dólar ahorro” por home banking al valor “solidario” tiene tope (US$ 200 al mes) y mucha gente tiene bloqueado el acceso a esa operación, quienes usen sus dólares ahorrados para pagar la tarjeta luego tendrán que abonar valores cercanos al blue cuando quieran reponerlos.

“Al pagar en pesos, se accede a un tipo de cambio que puede resultar 10% más conveniente. Al pagar con dólares, en cambio, uno está renunciando a esa ventaja”, explicó Litvinoff.

¿Pero qué pasa si ahorré en dólares para afrontar ese gasto?

Ahora bien, en muchos casos, de cara a un viaje al exterior la gente compra todos los dólares que puede antes de partir; y al regresar, sólo tiene esos “verdes” para pagar el resumen de la tarjeta. Con pesos no llegan a cubrir el monto.

Para esas situaciones, el consejo de los especialistas es no usar los dólares directamente, sino hacer un pequeño “rulo”. Una maniobra que consiste en venderlos primero al precio de mercado (cercano a $ 200) para luego, con los pesos obtenidos, abonar la liquidación aprovechando el tipo de cambio “solidario” (hoy de $ 178).

“Muchos cambian los dólares en el mercado informal para pagan el resumen en pesos -dijo Litvinoff-. Legalmente, en tanto, se pueden vender en la Bolsa con la operatoria MEP. Y otra opción es comprar criptoactivos estables con los dólares para venderlos luego por pesos” (con el procedimiento que explica esta nota).

¿Cuántos dólares se pueden ahorrar con la maniobra?

Para cuantificar el beneficio, se puede poner el ejemplo de una persona que estuvo de viaje afuera y ahora recibe un resumen con US$ 1.000 de consumos. Esa deuda se puede cancelar, en principio, entregándole US$ 1.000 al banco; o bien abonando unos $ 178 mil​ (aplicando el cambio “tarjeta” actual).

Ahora, si la persona sólo tuviera dólares para afrontar el gasto y realiza el “rulo”, ¿cuántos “verdes” tendría que gastar para saldar la deuda? La respuesta dependerá de dónde los cambie a pesos. Con las cotizaciones de la semana pasada:

-Al valor informal (cotización de compra) conseguir los $ 178 mil requería entregar no US$ 1.000, sino US$ 868: un ahorro del 13%. Esta opción, aunque es muy usada, no es legal.

-Al valor MEP se podían gastar legalmente US$ 902 para obtener los pesos necesarios: un ahorro del 10%.

-Al valor CCL había que “sacrificar” unos US$ 886, en vez de US$ 1.000: un ahorro del 11%.

-Al valor “cripto” -comprando con los dólares las stablecoins DAI y luego cambiándolas a pesos-, el viernes se conseguían los $ 178 mil entregando no US$ 1.000 sino US$ 906: un ahorro del 9%.

La cotización final, un enigma

De cualquier modo, los expertos siempre recuerdan que, al momento de hacer un gasto con tarjeta de crédito en moneda extranjera, ninguna cotización está asegurada. El motivo es que la conversión a pesos se hará recién el día de pago de la liquidación, al tipo de cambio de esa misma jornada. Y nadie puede saber con certeza cuál será.

“Hay que tener en cuenta que en estos momentos el ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial (la base de cálculo del “solidario”) se está acelerando. Por lo cual, si hago un gasto hoy, cuando quiera pagarlo en pesos el próximo mes, es probable que la cotización ya sea superior”, advirtió Di Pace.

Y añadió: “Por eso, si se dispone de los pesos necesarios, puede ser buena idea no esperar al día del vencimiento del resumen. Conviene adelantar el pago todo lo posible”. (Clarín)

Dejar una respuesta

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí