- Publicidad -
Inicio Economía y Finanzas El sistema jubilatorio argentino está entre los peores del mundo, según un...

El sistema jubilatorio argentino está entre los peores del mundo, según un ránking internacional

0
El Presidente Alberto Fernández -
El Presidente Alberto Fernández –

Según publica Clarín De 43 países incluidos en el Global Pension Index elaborado el Mercer Institute, la Argentina sigue en el puesto 42, por debajo de Tailandia.

Por: Soledad Navarro

Los ranking internacionales difícilmente dejan bien parado a la Argentina. Esta vez, quedó segundo entre los que peor sistema jubilatorio tienen entre los 43 países incluidos en el “Global Pension Index”, elaborado por Mercer Institute. Mientras el país aparece en el puesto 42, Tailandia quedó con el 43. 

Según el índice global que abarca al 65% de la población mundial, el sistema argentino tiene una nota baja en general y el rasgo de adecuación fue el que peor le dio al país. El ranking se elabora sobre tres preguntas básicas: cuán adecuado es el sistema, cuán sostenible es y cuál es su grado de integridad.

Tanto Tailandia como Argentina había obtenido el mismo puesto que en el ránking 2020. La única diferencia es que lograron achicar los porcentajes y quedaron más cerca uno de otro. En la calificación general, la nota sobre la calidad del sistema previsional argentino cayó de 42,5 a 41,5 puntos, mientras que la de Tailandia fue de 40,8 a 40,6.

Los que completan el ranking de los 10 peores son: en el puesto 41 está Filipinas con 42,7 puntos; seguido en el 40 por India, con 43,3; Turquía se ubicó en el 39, con 45,8; Y Corea, quedó en el puesto 38, con 48,3 puntos. En el 37, 36 y 35, respectivamente, aparecen México, con 49; Japón, con 48,8 e Indonesia, con 50,4 puntos.

Por su parte Chile se ubica en la posición 16, Uruguay en el puesto 20; Colombia en el 25; Brasil en el 30.

Los países latinoamericanos calificados son Chile, el mejor rankeado, con 67 puntos en el índice general, Uruguay (60,7), Colombia (58,4), Perú (55), Brasil (54,7), México (49) y la Argentina (41,5).

Entre los 10 mejores del ránking están: Islandia, en el puesto 1, con 84,2 puntos. Países Bajos, en el 2, con 83,5. En el puesto 3, Dinamarca, con 82. En el 4 lugar aparece Noruega, con 75,2 y en el 5, Australia, con 75 puntos.

Los tres sistemas que encabezan la lista, todos ellos con una calificación A, se caracterizan por ser sostenibles y estar bien administrados, y por ofrecer sólidos beneficios a los individuos.

Entre los mejores

El sistema previsional de Islandia fue nombrado el mejor del mundo tras su debut en la decimotercera edición del Mercer CFA Institute Global Pension Index (MCGPI). Holanda y Dinamarca ocupan el segundo y tercer puesto del ranking, respectivamente, después de haber estado compitiendo por el primer puesto durante una década.

El estudio también revela que los sistemas de pensiones pueden contribuir en gran medida a reducir la brecha de género en las pensiones, un problema inherente a todos los sistemas.

En comparación con 2020, China y Reino Unido son los países que han experimentado la mayor mejora como consecuencia de una importante reforma de las pensiones, que permitió mejorar los resultados para las personas y las regulaciones en materia de pensiones.

La “libreta de calificaciones” de Mercer, similar a los esquemas de graduación de las universidades norteamericanas y de las calificadoras de riesgo, incluye 6 niveles. Debajo del A están las B+ (nota general, 70 a 80 puntos), en el que revistan también tres países (Australia, Israel y Noruega) y B (aquí aparecen un grupo más numeroso de países, incluido Chile, con su sistema de AFPs), cuyos sistemas jubilatorios se consideran “de estructura sana, con varias características buenas, pero con áreas en que deben mejorar”.

Los grados C + y C+. de entre 50 y 65 puntos) abarcan a los países cuyos sistemas de pensión tienen, a juicio de Mercer, “algunas buenas características, pero también riesgos importantes y debilidades, sin cuyas mejoras su eficacia y sostenibilidad corre peligro”.

Islandia, con un puntaje general de 84,2 puntos sobre 100, goza del mejor sistema jubilatorio del mundo. Países Bajos y Dinamarca se le suman en el podio de los tres países mejor evaluados, aquellos cuya nota alcanza el nivel A, el más alto del sistema, con un puntaje superior a los 80 puntos, por lo cual se consideran sistemas jubilatorios “robustos y de primera clase, que brindan buenos beneficios, son sustentables y tienen un alto nivel de integridad”.

Cómo mejorar los beneficios de jubilación

La presidenta y CEO del CFA Institute, Margaret Franklin, señaló que resulta más importante que nunca entender cómo se pueden mejorar los beneficios de jubilación. “La pandemia ha exacerbado las desigualdades socioeconómicas en numerosas partes del mundo. Y, desde una perspectiva de inversión a largo plazo, estamos inmersos en un entorno muy complejo, con tasas de interés históricamente bajas y, en algunos casos, con rendimientos negativos que afectan claramente la rentabilidad”, afirmó Franklin.

En ese sentido, también señaló que “para agravar la situación, la brecha de género en las pensiones plantea retos adicionales y urgentes, ya que las mujeres deben afrontar sus años de jubilación con menos beneficios. Teniendo en cuenta estas preocupaciones, la promesa de una jubilación segura depende de que los responsables políticos y las partes interesadas del sector tomen medidas colectivas para analizar las fortalezas y debilidades de los sistemas de pensiones, con el objetivo de ofrecer mayores beneficios de jubilación a todos los individuos”.

El Dr. David Knox, socio senior de Mercer y principal autor del estudio, se mostró de acuerdo con Franklin, al afirmar que es fundamental que los participantes en el sector de pensiones actúen de inmediato. “Los gobiernos de todo el mundo han respondido al COVID-19 con niveles significativos de estímulo económico, lo que ha aumentado la deuda pública y reducido la posibilidad de que los gobiernos puedan mantener a su población de edad avanzada en el futuro”, dijo. Y agregó: “Los sistemas previsionales de todo el mundo se inclinan cada vez más por planes de acumulación, en lugar de planes tradicionales de beneficios definidos. A pesar de los retos que se presentan, no es el momento de frenar la reforma de las pensiones, sino de acelerarla. Los individuos deben hacerse cada vez más responsables de sus propios ingresos de jubilación, y necesitan una fuerte regulación y gobernanza para recibir apoyo y protección”.

Diferencias de género en los resultados de las pensiones

El análisis del MCGPI reveló que no existe una causa única de la brecha de género en las pensiones, a pesar de que todas las regiones presentan diferencias significativas en el nivel de ingresos de jubilación según el género.

“Las causas de la brecha de género en las pensiones son diversas y variadas. Todos los países y regiones tienen problemas relacionados con el empleo, el diseño de las pensiones y las cuestiones socioculturales que colocan a las mujeres en una situación mucho más desfavorable que los hombres en lo que respecta a ingresos de jubilación”, comentó el Dr. Knox.

Cómo podría Argentina mejorar su sistema previsional

Del informe se desprenden algunas acciones que ayudarían al país a mejorar su sistema previsional ubicado en el puesto 42, de 43 países de todo el mundo.

  •     Incrementar la cobertura de los empleados en planes de pensiones profesionales a través de la afiliación o inscripción automática, lo que aumentaría el nivel de contribuciones y activos
  •     Introducir un nivel mínimo de contribuciones obligatorias a un fondo de ahorro para la jubilación
  •     Introducir una edad mínima para acceder a los beneficios de los planes de pensiones privados
  •     Mejorar los requisitos reglamentarios para el sistema privado de pensiones 

“En Argentina, las mujeres tienen desafíos financieros que aún no han sido adecuadamente resueltos. Las desigualdades en el mercado de trabajo se trasladan al ámbito de la seguridad social como desigualdad de cobertura contributiva”, señaló Clara Estevarena, Directora de Wealth de Mercer de Argentina, Bolivia, Uruguay y Paraguay.

Y en ese sentido, aseguró que “son 4 los factores que inciden negativamente en la capacidad de las mujeres de consolidar derechos previsionales: el menor nivel de participación femenina en la fuerza de trabajo con respecto a la masculina; las considerables diferencias de remuneración entre los géneros; la mayor probabilidad de una carrera más breve o con interrupciones y la presencia excesiva de mujeres en el trabajo informal y vulnerable”.

En esa línea, la experta de Mercer aclaró que “estos factores hacen que para las mujeres sea más difícil cumplir con el requisito mínimo de cantidad de aportes. Y, cuando los cumplen, hacen que su haber previsional sea de un importe significativamente menor”. (Clarín)

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Exit mobile version