El gobierno argentino busca controlar las redes sociales, el mismo día que Venezuela lanzó un proyecto similar ¿Coincidencia o proyecto fascista?

Gustavo Beliz, secretario de Asuntos Estratégicos -

(Por: Rubén Lasagno) – “Vamos a profundizar los lineamientos centrales del uso de las redes sociales para el bien común“, dijo Gustavo Beliz “Ya estamos trabajando con un estudio pionero que marca y propone un pacto para el buen uso de las redes sociales y que dejen de intoxicar el espíritu de nuestra democracia“, añadió.

Los únicos que intoxican el espíritu de la democracia es el propio gobierno de Alberto y Cristina del que Beliz forma parte.

Cuando Beliz se fue a EEUU (echado del gobierno), Néstor Kirchner lo apodó el “zapatito blanco”, porque “no quería ensuciarse”, esto es, no quería participar del barro político. Era el que se peleaba con los espías que lo espiaban. Pero Beliz, en su nueva versión, se los ensució cuando eligió ser parte de este gobierno bicéfalo y como Sergio Massa o Alberto Fernández (entre muchos) solo cacareaba desde lejos pidiendo ser llamados por Cristina. Y cuando la madre putativa les hizo sonar el celular, corrieron a su regazo. Y hoy son más de lo mismo: peones descartables de este proyecto fascistoide del peronismo colonizado por el kirchnerismo más rancio.

- Publicidad -

Si Beliz con sus proyecto de censura fascista, no quiere “intoxicar” la democracia, debería empezar por respetar la libertad de expresión, de opinión y de elección.

Si quiere buscar falta de respeto en las redes sociales, que empiece por casa. Su presidente (misógino, violento y discriminador) es el más irrespetuoso que se haya leído en los últimos tiempos. Si Beliz quiere empezar, puede aconsejar a su jefe de que enfríe el dedo y deje de generar violencia en Twitter, por ejemplo. Eso ayudaría mucho a la democracia.

Lo mismo podría hacer con la vocera Cerrutti y con diputadas del FPV que han atacado al propio presidente con descalificaciones que ni la oposición política se ha animado a imprimir.

Si Beliz y Cia no quieren “intoxicar la democracia” debería preocuparse por combatir la pobreza que supera el 55% en la Argentina inédita que ellos ayudaron a poner sexta en el ranking de la miseria mundial.

Otra idea en la que Beliz podría trabajar para “desintoxicar la democracia”, es mentir menos en los medios, bajar la inseguridad que creció 300% en los últimos 2 años, combatir la inflación que en dos meses ronda el 17% y ellos calculaban en el 35% para todo el año. O lo podría hacer bajando la presión tributaria que impide el crecimiento social o aconsejando a Cristina y Máximo que dejen de producir proyectos de ley, como la del blanqueo de fondos en negro, buscando legalizar sus patrimonios mal habidos.

El populismo fascista

No es casual que el mismo día en que en Argentina Beliz amasa este proyecto antidemocrático para avanzar sobre las redes sociales, Maduro el colectivero millonario que usurpa la presidencia en su país, saque otro similar para anular la libertad de expresión en la ya oprimida Venezuela. De igual manera, está en sintonía con la guerra declarada a las plataformas de internet y a todo tipo de manifestación libre del pensamiento político y social del genocida Vladimir Putin o la dictadura castrista o los líderes terroristas de Irán.

Es una característica del pensamiento fascista más profundo. Al sector político fascista le molesta la libertad de los otros (solo prevalece la de ellos y su casta) y en ese contexto, podemos decir que el kirchnerismo/cristinismo es un censurador nativo; odia la libertad de pensamiento y particularmente al periodismo crítico.

Hoy vemos una nueva versión de la vieja cara de aquel pretendido “sector de izquierda” del peronismo tradicional. Como dijo el recordado Enrique Pinti, “decir la izquierda peronista es como decir un helado caliente, no existe”.

El peronismo es básicamente un partido de la derecha más rancia que tuvo a un General como ícono, a un López Rega, a una Estela Martínez que mandó a Ítalo Luder a “aniquilar a la subversión”, a un Cámpora, a un MenemDuhalde y después a un Kirchner que en Santa Cruz se abrazaba con los generales o hacía negocios con militares como Bendini mientras su hermana Alicia era funcionaria del Proceso Militar.

El kirchnerismo sueña con ser el controlador universal de la acción y el pensamiento de la sociedad, idolatra el día que todos digan lo que ellos quieren, de suprimir la crítica y de estupidizar al electorado, suprimiendo la libertad de expresión y del libre pensamiento.

Los intentos

Todo comenzó a materializarse en el año 2009 con la la llamada “Ley de Comunicación Audiovisual”, sintetizada en la denominada Ley de Medios. Esta ley que cayó en el olvido, fue un intento por controlar a los medios críticos y suprimir las ideas y las opiniones libres. No prosperó.

En el 2020 el actual gobierno inventó el “Ciberpatrullaje”, una suerte de vigilancia e inteligencia sobre las redes sociales impulsadas por el actual Ministerio de Seguridad nacional, que ni siquiera el CELS aprobó y cuando le pidió información a la entonces Ministra Sabrina Frederic, nunca les respondió.

En el año 2014 el kirchnerismo creó la Secretaría de Coordinación Estratégica para el Pensamiento Nacional, una secretaría del Ministerio de Cultura de la República Argentina con el objeto de “coordinar el pensamiento político, cultural e ideológico de la Argentina” (¿?), a cargo de Ricardo Forster que fue disuelta el 12 de diciembre de 2015 en el gobierno de Macri.

Ahora Gustavo Béliz, arremete con este proyecto subvertidor de la democracia, pretendiendo que hace todo es el esfuerzo, de bueno que es, para cuidarnos de los malos estímulos que recibimos de las redes sociales. Un idiota dinstinguido.

En Santa Cruz y en sintonía con este sistema de corset a la libre expresión, la gobernadora Alicia Kirchner creó este año el llamado Sistema Integral de Medios y Contenidos Públicos que incluye la creación del Observatorio de Medios, el cual estará conducido por una sola persona y si bien el planteo oficial surfea sobre la “optimización de los medios oficiales, etc etc”, el origen de estos organismos tiene como fin marcar u seguimiento al pensamiento crítico, encauzar a la prensa maleable y complaciente, repartir pauta de manera discrecional y crear estructura burocrática para colocar allí a militantes, amigos y sindicalistas, en perjuicio de los contribuyentes.

No ha dicho la gobernadora, cómo podría controlar a medios como el nuestro, por ejemplo, una tarea tan imposible como creer que Beliz puede incurrir en el control de las redes sociales, para “mejorarnos la vida”. (Agencia OPI Santa Cruz)

9 COMENTARIOS

  1. Beliz otro falso y panqueque que con tal de tener un puestito hace cualquier cosa, un inutil que se olvida por plata de lo que le hizo Kirchner cuando se tuvo que ir del pais porque no le dejaba trabajar en ningun lado y ese tipo nos habla de intoxicacion por las redes sociales cuando los unicos intoxicadores sociales son la JEFA DE LA BANDA, EL TITERE Y TODOS LOS SEKUACES COMO BELIZ

  2. LA CONSTITUCION NACIONAL Y DEMAS LEYES, ESTABLECEN QUE LA CORRESPONDENCIA ES INVIOLABLE, SOLO SI SI TRATA DE UN DELITO Y A SOLICITUD DEL JUEZ, PEDIR GRABACIONES DE CELULARES, FIJOS, CARTAS DE CORREO. LO QUE SE HAGA POR LEY, ES INCONSTITUCIONAL, Y NO ES SANCIONABLE POR FACEBOOK, QUE LO HACE, SIN CONTROL. A.L.

  3. Gustavo Beliz politicamente estab enterrado 2 metros bajo el nivel de la tierra, cuando asume Alberto, logra sacar los deditos fuera de la tierra como los zombis y Alberto lo rescata. Hoy volvio a caer pero 6 metros mas abajo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí