De cuánto sería el aumento a las jubilaciones de la Anses en junio, según la movilidad dispuesta por ley

Publicado el

spot_img
- Publicidad -

Según publica La Nación Según varias estimaciones, la recomposición rondará el 15%; será la segunda suba de este año, luego de que la otorgada en marzo se ubicó cuatro puntos por debajo de la inflación del primer trimestre; cuándo se conocerá el dato oficial.

Por: Silvia Stang

Con los haberes de junio, los jubilados y pensionados del sistema previsional gestionado por la Anses recibirán un aumento, en función de lo dispuesto por la ley de movilidad, que rondaría el 15%, según estimaciones hechas por economistas consultados por LA NACION. La incógnita es cuán cercano será ese nivel de recomposición a la suba de los precios, luego de que el incremento dado en marzo a las jubilaciones se ubicó cuatro puntos por debajo de la inflación del primer trimestre del año.

El informe más reciente del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), que difunde el Banco Central y que incluye el promedio de las estimaciones de varios centros de estudios económicos, indica que se proyecta una inflación de casi 15% para el período que va de abril a junio y, en particular, de 5,5% para el cuarto mes de este 2022 (el jueves próximo el Indec difundirá el dato oficial).

- Publicidad -

Según la ley vigente, en el sexto mes del año corresponde que se otorgue la segunda de las cuatro subas previstas para cada año, en el caso de las jubilaciones y pensiones del sistema general, tanto contributivas como no contributivas, y también de la Asignación Universal por Hijo y de los pagos por familiares a cargo de un grupo de asalariados formales y monotributistas.

El porcentaje de aumento, que se conocería oficialmente mañana, se determina según una fórmula que contempla la variación interanual de la recaudación de impuestos que parcial o totalmente se derivan a la Anses, y el incremento trimestral de los sueldos, según una de dos variables: la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (Ripte), o el índice de salarios del Indec (de los dos, se toma en cada período el que haya tenido el mayor crecimiento).

Mañana, martes 10 de mayo, se conocerá el último de los datos que se publican y se necesitan para hacer el cálculo. Se trata de la variación que tuvieron en marzo los salarios según el instituto oficial de estadística. La información a considerar para definir el índice de junio es la correspondiente al primer trimestre de este año. Si se confirmara un aumento de entre 14,5% y 16%, el haber mínimo llegaría en junio a una cifra de entre $37.362 y $37.852, en tanto que el ingreso mensual máximo sería de entre $251.410 y $254.703. Los nuevos valores se mantendrán entre junio y agosto, en tanto que en septiembre deberá haber un nuevo reajuste.

En los tres primeros meses de este año, el Ripte registró una variación de 18,2% y, según consideran las fuentes consultadas, resulta muy poco probable que el dato de salarios del Indec supere ese número, razón por lo cual sería ese indicador (el de las remuneraciones de la economía formal) el que se usaría para calcular el porcentaje de la suba. “El Ripte tuvo un salto fuerte en marzo y ya venía fuerte en enero y febrero”, señaló Rafael Rofman, investigador principal de desarrollo económico y protección social del Cippec, quien estimó el incremento de junio en 15,51%. Concretamente, esa variable representativa de algunos salarios de la economía mostró en el tercer mes del año un incremento de 7,8%, en tanto que había avanzado 4,6% y 4,7% en enero y en febrero, respectivamente.

Según un cálculo hecho por los economistas del Ieral, de Fundación Mediterránea, la movilidad de junio sería de 14,7%, en tanto que Sergio Rottenschweiler, economista y docente en la Universidad de General Sarmiento, estimó que el reajuste se ubicará en 15%, o quizá un poco más.

En función de sus proyecciones sobre la inflación, en el Ieral consideran que en este trimestre los ingresos jubilatorios podrían tener una caída de poder adquisitivo de 0,19%; es decir, estiman que el índice de movilidad terminará ubicándose levemente por debajo de la inflación.

En el primer trimestre del año la suba por movilidad fue de 12,28%, en tanto que los precios acumularon, en promedio y en igual período, un incremento de 16,1%. Así, hubo una caída del poder de compra de las prestaciones de 3,3%. Eso llevó a la decisión oficial de pagar un bono en abril de $6000 para quienes cobran el haber mínimo, y otro adicional en el actual mes de mayo, en este caso de $12.000, para los jubilados y pensionados que perciben hasta $65.260,80 (cifra equivalente a dos veces el ingreso básico); además, se les pagará un bono de hasta $12.000 a quienes cobran entre $65.260,80 y $77.260,80 (la cantidad de dinero será la que se necesite para completar la segunda de las cifras). Para quienes cobran un haber superior no habrá compensación alguna, de igual manera que tampoco la hubo en ocasiones anteriores.

La fórmula de movilidad de la ley 27.609 rige desde el año pasado. Durante 2020 no hubo ningún mecanismo de reajustes automáticos vigente y, en cambio, se otorgaron aumentos discrecionales y por decreto que, en todos los casos, estuvieron por debajo de la inflación del año y también por debajo del incremento que hubiera correspondido en caso de no haberse suspendido la movilidad aprobada por ley durante del gobierno anterior. Actualmente, los haberes mensuales siguen afectados por aquel ajuste que concretó, cuando apenas había asumido, el gobierno de Alberto Fernández. El tema, ahora, se discute en la Justicia. (La Nación)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias