Ni una menos sin una más. La ausencia de reivindicaciones icónicas de la violencia feminista en Santa Cruz

(Por: Rubén Lasagno) – El movimiento nacional feminista creado hace siete años y que ayer 3 de junio se hizo sentir en todo el país y particularmente en Santa Cruz y especialmente en Río Gallegos, con marcha reivindicatoria de los derechos de la mujer y cuyo especial objetivo es el de protestar contra la violencia de género y los femicidios, si bien fue una protesta general y objetiva hacia la reivindicación de esos derechos, estuvieron exentas algunas cuestiones fundamentales que no se pueden soslayar, por cuanto son inherentes a estas manifestaciones: los hechos icónicos de femicidios en esta provincia, la primera desaparición en democracia de una mujer (Marcela López) y una recriminación puntual hacia la responsabilidad directa del Estado y particularmente de la Justicia, por la falta de resolución de los casos.

Ni una Menos”, debería dejar de ser un eslogan para transformarse en el “Nunca Más” del recordado Strassera, pero es obvio que no se aplica en la misma medida que este último, pues se ha ideologizado el contenido y una parte del reclamo feminista se encuentra condicionado por la política y algunos hechos que han ocurrido aparecen como ejemplos claros de la falta de justicia y de voluntad para esclarecer determinados casos como ocurre en Santa Cruz con tres casos icónicos: Marcela López, Marcela Chocobar y Jésica Minaglia.

Marcela López desaparecida en Río Gallegos - Foto:

En la marcha de ayer, absolutamente válida, se debería haber puesto mucho más énfasis en la responsabilidad directa que tiene el Estado provincial (en nuestro caso) en la falta de resolución de muchos casos donde están involucrado el propio Poder.

Por ejemplo, en el mensaje de Olga Reynoso, titular de ATE-CTA no se encuentra un solo atisbo de crítica hacia el gobierno de la provincia y/o la justicia y por el contrario resalta que ha sido fundamental la jerarquización del Ministerio “…y dar una política de estado a la política de género para abordar los casos de violencia”. Una falacia discursiva que es más exculpatoria que crítica.

Lo mismo rescatan hoy medios locales sobre los dichos de Natalia Gutiérrez diciendo “La violencia no ha cesado, se incrementa más y más a pesar de las medidas de salvataje que intenta imponer el Gobierno”.

En todos los casos el mensaje surfea entre la imposibilidad de negar la realidad (todos los días hay femicidios) y la necesidad de cubrir las espaldas de quienes están en el poder, que son los mismos que estaban cuando hace 7 años atrás el movimiento feminista ideologizado, inició una avanzada con claro tinte político sobre la necesidad reivindicatoria.

Pero estos grupos absolutamente autorreferenciales y extremadamente activos durante el gobierno macrista, a partir del año 2020 se encontraron con ellos mismos en el poder y si bien aún hoy siguen cargando las tintas sobre la responsabilidad el gobierno anterior en el crecimiento de la violencia de género, ya no tienen argumentos para explicar cómo el kirchnerismo bajo sus diferentes versiones, no ha podido generar las políticas públicas necesarias para bajar las estadísticas, por el contrario, la han amentado exponencialmente.

Y el sobrevuelo de los mensajes de ayer sobre la violencia de género en la provincia, dejó afuera de manera quirúrgica los reclamos puntuales que avergüenzan al gobierno de Alicia Kirchner, a la justicia y a los sectores de poder de Santa Cruz.

Marcela López, primera persona desaparecida en democracia hace más de un año en Santa Cruz no fue mencionadaMarcela Chocobar, chica trans asesinada en el 2015 y calificado como crimen de odio, sigue irresuelto y el asesinato en el año 2020 de Jesica Minaglia en Piedrabuena, permanece impune.

Ninguna reivindicación feminista, de género o como se la quiera encuadrar, está completa si por razones política y/o ideológicas, se ocultan los crímenes que el Poder silencia por razones nunca esclarecidas, como los propios delitos. (Agencia OPI Santa Cruz)

1 COMENTARIO

  1. LA POBREZA, EL HAMBRE DE FAMILIAS, LA FALTA DE ELEMENTOS BÀSICOS EN UNA VIVIENDA, EL HAMBRE DE AGUA, POBREZA EN LA ATENCIÓN DE LA SALUD, EL HOSTIGAMIENTO, PERSECUSIÓN, EL SILENCIO DE MUCHOS…….
    ES EL MAYOR ACTO DE VIOLENCIA DE GÉNERO QUE VIVIMOS HOY

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

- Advertisment -spot_img