“Internismo exasperante” y “subsidios nefastos”: las críticas de Matías Kulfas a Cristina Kirchner y los K en su carta de renuncia

El ministro de Desarrollo Productivo Matías Kulfas – Foto: Telam

Según publica Clarín En el texto de 14 páginas que le llevó al Presidente, el ex ministro ratificó sus acusaciones por los manejos en Energía vinculados al kirchnerismo. Sorpresa en Casa Rosada por el contenido del texto.

Por: Federico Mayol

Primero se despidió de Alberto Fernández durante casi una hora, después pasó a saludar a Juan Manzur y cuando dejaba Casa Rosada por última vez, antes de conversar un buen rato con Vilma Ibarra, el ex ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, filtró el texto con las 14 páginas de renuncia con durísimas críticas a Cristina Kirchner y a los funcionarios del área energética que le responden, y una ratificación taxativa de los dichos que deslizó el viernes en relación a la construcción del gasoducto Néstor Kirchner.

“Si algo cabe reprocharse respecto al contenido al contenido nacional de los insumos del gasoducto, eso debe atribuirse pura y exclusivamente a las características de la licitación realizadas por la empresa IEASA, cuyos miembros, al igual que el equipo de la Secretaría de Energía, responden políticamente a la señora Vicepresidenta”, resaltó el ex ministro en la carta de despedida que se adueñó de la agenda pública de este lunes, bien entrada la tarde y mientras el Presidente y Martín Guzmán presentaban en el museo del Bicentenario el proyecto de Renta Inesperada.

En la planta baja de Casa Rosada, el hijo del ex funcionario aprovechaba la última visita de su padre para fotografiarse con el Patio de las Palmeras de fondo.

“Fueron declaraciones que realice en ON. Huelga adicionar la injusta acusación que la señora Vicepresidenta le formulara al señalarle que usted tiene que “utilizar la lapicera” para forzar un mayor contenido nacional cuando dichas decisiones fueran adoptadas por IEASA”, abundó Kulfas en el texto cuyo contenido, según confiaron a este diario desde Casa Rosada, no cayó demasiado bien en el entorno presidencial.

Es el caso, por ejemplo, de la secretaria Legal y Técnica, que se enteró por los medios un rato después de que el ex ministro se despidiera de ella, en su despacho: no le adelantó ni media línea. Según cuentan, el ex ministro le dio el texto en mano al Presidente, que no tuvo tiempo de leer las 14 páginas.

Hay temor, en ese sentido, de las implicaciones judiciales que pueden acarrear los dichos del economista, y el impacto en la construcción del gasoducto, una obra clave para el sector energético. 

Kulfas fue, hasta el sábado, uno de los funcionarios de mayor cercanía al Presidente, que no tuvo más remedio que soltarle la mano una vez que Cristina Kirchner avaló el comunicado de IEASA, al mediodía, de rechazo al WhatsApp que el Ministerio de Desarrollo Productivo hizo circular entre los periodistas con las mismas acusaciones que este lunes vertió en el texto de renuncia.

IEASA, la empresa estatal de Energía, es conducida por Agustín Gerez, un cuadro técnico de La Cámpora de 34 años, con cada vez mayor protagonismo en el seno del kirchnerismo y que tiene el aval absoluto de la ex Presidenta y de Máximo Kirchner. 

“Era echarlo o se rompía el Frente de Todos”, explicaron desde el kirchnerismo. Este lunes, Daniel Scioli, el reemplazante, había vuelto a Brasil para preparar su salida de la embajada en aquel país y volver a Buenos Aires, la semana próxima, para sumarse al gabinete.

El ex funcionario, de los primeros que acompañó al Presidente en el Grupo Callao, mucho antes de que Cristina Kirchner lo ungiera como candidato presidencial, aprovechó la renuncia para azuzar el otro tema de disputa con el kirchnerismo, relacionado con los subsidios a la energía.

“Como peronista me avergüenza cada día que pasa en que el Estado argentino subsidia la energía de hogares acomodados de la ciudad de Buenos Aires o la zona norte del Gran Buenos Aires, hogares que no necesitan, no solicitan ni valoran esos subsidios. Era imprescindible racionalizar este sistema, realizando adecuaciones tarifarias que tuvieran en cuenta la crisis de ingresos de los hogares, pero dotándola de progresividad distributiva. Lejos de ello, el equipo de la Secretaría de Energía, que se fuera desplegando desde los entes reguladores, no hizo más que alimentar este sistema nefasto de subsidios”, puntualizó Kulfas en una obvia y premeditada alusión al kirchnerismo.

También criticó las internas que, según su mirada, provocaban demoras en el avance del gasoducto y otras obras. “Los avances fueron lentos, signados por un internismo exasperante dentro del propio equipo de la Secretaría de Energía, es decir, internismo dentro del internismo”, abundó el ex ministro. 

Desde Presidencia no aclararon sí cuando se reunió con Fernández, pasadas las 16, el jefe de Estado estaba al tanto de la letra chica del texto que un rato después filtraría él mismo a los medios. “No voy a hacer ninguna declaración, vine a darle un abrazo al Presidente, nada más”, dijo el ex ministro, escueto, ante los periodistas acreditados en Casa Rosada antes de pasar por el despacho de Ibarra.

En estos dos años y medio, el ex funcionario fue uno de los principales apuntados por la ex Presidenta y La Cámpora junto a Guzmán y Claudio Moroni, aunque Fernández había podido sostenerlo. El sábado, no le quedó alternativa, y el resto de los colaboradores con más entradas a la quinta de Olivos quedaron desconcertados por la decisión, al día siguiente del reencuentro público entre el mandatario y la vice en el centenario de YPF. 

“Señor Presidente, usted me otorgó en el inicio de la gestión la responsabilidad de gestionar la política energética del país. Nos abocamos a la elaboración del Plan Gas 2020 con la premisa de ahorrar divisas de importación y aumentar la producción gasífera en Vaca Muerta y otras reservas hidrocarburíferas del país”, siguió Kulfas en la carta con las críticas al kirchnerismo. “Si bien el plan estaba listo en julio del 2020, rápidamente aparecieron las voces críticas desde un sector de los entes reguladores que decían que nuestra propuesta era antieconómica. Vaya paradoja, consideraban caro un precio que estaba por debajo de los niveles históricos de gas importado”, escribió.

Y concluyó, en medio de un extenso repaso de su gestión al frente del ministerio: “Qué bueno que no les hizo caso a esas personas, Señor Presidente”. 

En los agradecimientos, Kulfas incluyó a todo el gabinete económico, a su equipo y al sindicalismo, entre otros: no hubo ni un solo gesto armonioso con el kirchnerismo. (Clarín)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos