Respaldo al TOF 2 y rechazo de la tesis del lawfare: las claves del fallo de la Corte Suprema de Justicia contra Cristina Kirchner

Lázaro Báez socio de la familia Kirchner abre la puerta del Mausoleo a Cristina Kirchner – Foto: OPI Santa Cruz/Francisco Muñoz

Según publica Clarín Por unanimidad, el máximo tribunal planteó la falta de sustento y argumentación de las quejas con las que la vice quería detener el juicio en su contra por la obra pública.

Por: Lucía Salinas

Siete recursos extraordinarios presentados por Cristina Kirchner para detener el juicio en su contra por corrupción en la obra pública fueron rechazados este martes por la Corte Suprema de Justicia de manera unánime. Los integrantes del máximo tribunal defendieron el proceder de Comodoro Py en este caso, rechazaron la tesis de la vice sobre la persecución política y plantearon la falta de sustento de las quejas.

En mayo de 2019 y por primera vez, Cristina Kirchner se sentó en el banquillo de los acusados. Durante tres audiencias escuchó la lectura de la extensa acusación en su contra: fue enviada a juicio como jefa de una asociación ilícita que se dedicó a defraudar al Estado al haber direccionado 51 licitaciones viales a favor de quien era su socio comercial, Lázaro Báez. La cifra bajo investigación es de 46.000 millones de pesos.

Ese mismo año, a ocho días de jurar como vicepresidenta, declaró ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF 2), integrado por los jueces Rodrigo Giménez Uriburu, Jorge Gorini y Andrés Basso. Realizó un descargo político durante tres horas.

Ante la pregunta del juez del TOF 2 sobre si iba a responder preguntas, replicó: “¿Preguntas?, preguntas tienen que contestar ustedes”.  Previo a ello ya había dicho que la historia a ella la absolvió, pero que a los tres jueces “será la historia quien los juzgue” y los acusó de tener la condena escrita. 

La estructura de la respuesta que los ministros del máximo tribunal, Horacio Rosatti, Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Carlos Rosenkrantz le dieron a aquellos planteos este martes, tuvo la menos tres ejes: una clara defensa al accionar del TOF 2, un rechazo a la acusación de la vicepresidenta respecto a la persecución política y una observación al abogado Carlos Beraldi respecto a la falta de sustento jurídico de las quejas.

El accionar del Tribunal del juicio

Cristina acudió a la Corte con varios recursos para quejarse por varias decisiones del TOF 2: el rechazo a peritar todos los contratos de obra pública entre 2003 y 2015 y tomar sólo cinco casos testigo -que por parte de los peritos oficiales arrojó sobreprecios de entre 170 y 200 millones de dólares-, o que la demanda civil que el gobierno de Mauricio Macri le inició por los contratos otorgados a Lázaro Báez que no se concluyeron tramite en el fuero Contencioso Administrativo y no en Comodoro Py.

El máximo tribunal respondió que a su queja le “falta fundamentación suficiente” para sostener que las decisiones del TOF le podrían generar “un perjuicio de imposible reparación ulterior”, pues “no hay sentencia definitiva” al respecto.

Pero una de las claves en el acuerdo de los ministros de la Corte se centró en cómo procedió el Tribunal. Cristina habló de decisión de los jueces que exponían una “gravedad institucional”. Rosatti, Maqueda, Lorenzetti y Rosenkrantz fueron categóricos al responderle que esa queja no tiene ningún sustento. “No se ha explicado de qué modo una resolución cuya consecuencia es la mera remisión de los planteos de la apelante para su tratamiento en sede civil y comercial federal revela una flagrante violación de derechos, capaz de quebrar la buena marcha de las instituciones del sistema republicano”.

Cristina Kirchner había dicho que “los actores judiciales, lejos de velar por la vigencia de nuestra Constitución, se han plegado, con un inocultable interés político, a una desenfrenada e inédita embestida política, mediática y judicial”. La Corte le respondió que el Tribunal hizo lo que estaba dentro de sus facultades, es decir: su trabajo. 

No fue la única réplica que recibió la vice por parte del máximo tribunal. Cuando se quejó de la pericia, dijo que el Tribunal afectaba su derecho a una justa defensa. Una vez más, la Corte respaldó a los jueces del TOF 2: “El tribunal oral se limitó a ejercer las funciones que le son propias”, sostiene uno de los acuerdos.

“No se busca perjudicar a la ex Presidenta”

Como se volvió a hacer referencia por parte de la defensa a decisiones que revestían “gravedad institucional”, en ese punto la respuesta apuntó al corazón de los argumentos de Cristina Kirchner: el lawfare.

Al respecto la Corte dijo que las decisiones adoptadas en el juicio no puede afectar “la buena marcha de las instituciones democráticas”. Se desestimó el argumento de la defensa según el cual lo resuelto por el TOF “se vincula a una decisión de perjudicar a la ex Presidenta o convierte al debate en un “remedo de juicio”.

Reclamos sin fundamentos

Finalmente, en los acuerdos a través de los cuales se rechazaron los planteos de la vice, se señaló que Carlos Beraldi como abogado no fundamentó correctamente las quejas. Algunas directamente fueron inadmisibles, pero en el caso donde pedían que el caso se vaya a Santa Cruz y donde sostenían que se estaba ante “cosa juzgada” por un expediente similar que tramitó en el sur, la Corte fue clara en su respuesta.

“Se rechaza por falta de fundamentación autónoma. En esencia, se sustenta la decisión en que la parte no demostró haber refutado, en su recurso de casación, los argumentos esgrimidos por el tribunal oral para desestimar los planteos de falta de jurisdicción y cosa juzgada”, sostuvieron los ministros. Además aclararon: “tampoco efectuó (la defensa) una descripción prolija de los antecedentes de la causa relacionados con sus agravios”.

Se reiteró se está ante un planteo con “una deficiente fundamentación del recurso al momento de rebatir los fundamentos del tribunal” que rechazó en Comodoro Py esos reclamos. (Clarín)

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más Artículos