Inicio Internacionales Boris Johnson se derrumba: renunciaron 30 funcionarios en 30 horas y varios...

Boris Johnson se derrumba: renunciaron 30 funcionarios en 30 horas y varios ministros le piden que se vaya

0
El primer ministro británico Boris Johnson - Foto: NA

Según publica Clarín El primer ministro británico se niega a dimitir, pese a la profunda crisis en su partido. Durísima interpelación en el Parlamento.

Por: María Laura Avignolo

El gobierno de Boris Johnson se desmorona y otros seis ministros renunciaron mientras el primer ministro era interpelado en la Cámara de los Comunes, con diputados de todos los partidos. Pero él no piensa renunciar y frena su sucesión y la forma en que el partido conservador va a elegir para salir de la crisis. Aunque en total ya renunciaron 38 funcionarios.

Horas dramáticas se esperan en Gran Bretaña, incluido la amenaza de Boris de poder disolver el Parlamento, tras haber perdido la confianza de sus diputados. Oficialmente, el premier espera que las elecciones sean en dos años.

Cinco ministros del gabinete de Johnson planean pedirle tras la actual interpelación parlamentaria que renuncie, pues su posición “es insostenible”. Lo encabeza Nadhim Zahawi, que acaba de asumir como ministro de finanzas.

Un caos generado por la nominación de Chris Pincher, un diputado conservador Whip, con antecedentes de abusador sexual, que el primer ministro ignoró y mintió nuevamente al Parlamento.

“Es en el interés del país que se vaya”, le dijo uno de los diputados en el Comité Liason de la Cámara de los Comunes . “El juego se acabó. ¿Usted seguirá siendo primer ministro mañana?”, preguntó el legislador Angus Brendan Mac Neil.

Boris Johnson respondió: “Por supuesto. Antes que otorgar un comentario sobre mi carrera, yo estoy aquí para hablar de lo que el gobierno está haciendo”.

Y siguió hablando de sus proyectos frente a la recesión y el costo de vida. Boris, el sobreviviente , en acción, frente a una avalancha de renuncias de su equipo de gobierno.

El laborista Chris Bryant le preguntó si había escuchado alegaciones de otros ministros durante su tiempo de jefe de gobierno tras el escándalo de Chris Pincher. El no lo recordó.

Boris Johnson dijo que no ve “por qué” debe renunciar, cuando era grillado por los diputados, a quien decidió llamar por su nombre de pila y no por el origen de su circunscripción, como se establece en el Parlamento.

El crucial Comité 1922

El Comité 1922, máximo organismo partidario, está cambiando las reglas que impiden que se aplique un nuevo voto de confianza para echar a Boris, que lo ganó apenas un mes atrás, con una mayoría de 63.

Pero el compromiso era que no puede haber otro voto de confianza por un año. En el se ampara Boris para impedir la puesta en marcha de los mecanismos de remoción. Mientras el gobierno de Boris se desmorona y siguen llegando cartas al Comité para exigir otro de voto de confianza.

El Comité 1922 cree que las reglas pueden modificarse rápidamente y en la noche de este miércoles poder estar adecuadas para lanzar un voto de confianza. El Comité estaba reunido privadamente.

El jefe del bloque de los conservadores ha llegado a Downing St. El reino está paralizado por esta dramática ópera política y el Parlamento unido para forzar su dimisión.

Si Boris no renuncia, deben echarlo los conservadores. Como es una democracia parlamentaria no es Boris Johnson sino su partido Tory quien ganó la última elección. Ellos pueden elegir a un nuevo líder y continuar en el gobierno o convocar a una elección inmediata dentro de 60 días.

Ultimátum

Los ministros de su gabinete van a reunirse con el primer ministro para pedirle que renuncie, tras un día de alta volatilidad política y un Parlamento unido para que se vaya.

Seis ministros renunciaron desde el mediodía. Otros 30 diputados han renunciado a roles en el gobierno desde las seis de la tarde del martes, en una crisis inusitada que comenzó cuando se comprobó que el primer ministro mintió al Parlamento en la designación de Chris Pincher como Whip -algo así como un jefe de los diputados-, cuando había acusaciones de abusador sexual contra otros legisladores y en la cancillería británica.

Michael Gove, uno de los ministros de Boris y quien lo traicionó en el Brexit y él perdonó, anunció que no está feliz con la idea del primer ministro de quedarse. Lo visitó para decirle que se debe ir.

Pero en Question Time, la tradicional interpelación de los miércoles al primer ministro, Boris se mostró dispuesto a no ceder cuando toda la Cámara pedía su renuncia.

Interpelación brutal

Fue brutal la interpelación en los Comunes, con los laboristas ridiculizándolo y sus pares pidiendo su inmediata dimisión. Sajid Javid, secretario de Salud, hizo su declaración de renuncia al gobierno.

“Yo nunca arriesgaré a perder mi integridad”, dijo Sajid Javid, que puede ser uno de los candidatos a reemplazar a Boris junto al ex ministro de finanzas.

“Bye Bye Boris”, gritaban los diputados tras la presentación de Sajiv, que se escuchó en absoluto silencio.

Cuando los diputados pidieron su dimisión, Boris respondió: “Aguantar ahí. Eso es lo que voy a hacer”.

Revolución parlamentaria

En esta “Revolución de los “backbenchers” (diputados que se sientan en las bancas de atrás), el conservador Gary Sambrook, miembro del comité 1922, fue aplaudido por toda la Cámara cuando le pidió su renuncia. Está prohibido aplaudir en la Cámara y fueron reprendidos por su presidente.

“Hoy le he pedido que haga una cuestión honorable, que es poner los intereses de la nación antes de los suyos”, dijo el diputado.

Como respuesta, Boris se refirió a sus éxitos con los recortes presupuestarios y el esquema del costo de vida.

“No es un ejemplo que el primer ministro esté tratando siempre de alejarse de la cuestión, siempre tratando a otros por sus errores y al menos aceptar la responsabilidad y renunciar”, pidió el diputado Gart Sambrook.

Ante los pedidos de renuncia, Boris respondió: ”Claramente, si hay circunstancias en la que yo sienta que es imposible para el gobierno avanzar y descargar el mandato que nosotros tenemos, o si siento que hemos sido frustrados en nuestro deseo de apoyar a la gente en Ucrania, entonces lo haré. Pero francamente… El trabajo de primer ministro en difíciles circunstancias cuando uno tiene una colosal mandato es seguir, no parar. Es lo que voy a hacer”, fueron las palabras de Boris para descartar su dimisión.

Conservadores y laboristas estaban unidos en la Cámara por el mismo desencanto frente a un primer ministro agarrado a su sillón y dispuesto a todo, para no renunciar. Como dicen en ingles :”Vamos por un asesinato”. (Clarín)

SIN COMENTARIOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Exit mobile version