Inicio Análisis y Opinión La biomassa de los nuevos negocios en el gobierno y la epifanía...

La biomassa de los nuevos negocios en el gobierno y la epifanía de Cristina

2
La vicepresidenta Cristina Kirchner habla a la militancia en la puerta de su departamento del barrio de Recoleta - Foto: Twitter

(Por: Rubén Lasagno) – La llegada de Sergio Massa como virtual interventor del gobierno de Alberto Fernández, trajo consigo un nuevo retail político y empresario, que juega una suerte de sustitución en los negocios públicos, generalmente disociados del interés popular, tan presente en el discurso populista pero de tan poca práctica en la realidad del día a día.

Todos ellos siempre estuvieron conectados al poder, pero el arribo del amigo Sergio como Ministro reforzó el protagonismo de aquellos enfocados a la energía, un nicho de negocios especialmente dedicados a una actividad escasa, cara y muy actual.

Ellos son: Marcelo Mindlin, Pampa Energia, la empresa que está haciendo la obra civil del gasoducto Néstor Kirchner; Enrique Esquenazzi, un empresario vinculado a la producción de alimentos y a las inversiones petroleras; Daniel Hadad, creador y dueño de INFOBAE, con ediciones para Argentina,​ México, Colombia y otros países de América Latina; José Luis Manzano asociado con el empresario mendocino Daniel Vila adquirió el canal porteño América TV y America 24 y tienen empresas en la explotación del litio . También se asoció en el negocio periodístico con el empresario colombiano Francisco de Narváez, actual dueño de Chango Más. El grupo Vilas-Manzano es dueño de la empresa petrolera Andes Energía y de la mayor distribuidora argentina de electricidad, Edenor y el fallecido Jorge Britto dueño del banco Macro, entre otros tantos cercanos al poder o parte del poder económico del país.

Pocos empresarios son suficientes para manejar una economía tan destartalada como la argentina. Un país cerrado, con cepo, sin divisas, sin reservas, controlado por unas pocas billeteras y con los favores de amigos que encaran acciones económicas a medida, es un coto de caza para pocos, lo que comúnmente se denomina “capitalismo de amigos”, algo de práctica en muchos países del mundo pero exacerbado en los regímenes populistas y en países debilitados económica y financieramente, una condición necesaria para aplicar estas prácticas neofacistas.

La co-conductora del desastre nacional, en tanto, tiene su epifanía y sus días siguen entre paréntesis, por ese juicio oral que la expone de una manera singular y la obliga a exagerar su actuación, al punto de radicalizarse junto a un peronismo que odia, pero necesita para resguardarse de las esquirlas judiciales de los próximos meses.

Cristina Fernández no banca a Massa, lo tolera. Sabe que el tigrense tiene un plan absolutamente contrario al populismo puesto en práctica en su proyecto político, pero la actual situación del país no le permite otra alternativa que aplicar medidas de ajustes brutales, aumentos indiscriminados, devaluación y recorte de gasto público.

Este upgrade del gobierno tiene una estrategia estrafalaria: soportar a Massa mientras hace el trabajo sucio, en tanto, desde enfrente, CFK, su hijo descendido de Sierra Maestra, los sindicatos afines y los militontos, sostienen el relato izquierdoso, pero le dan manos libres al nuevo ministro para que opere con la delicadeza de una motosierra, sobre las clases bajas y media, en vía de desaparición.

Si a Massa le va bien, Cristina va a usufructuar los vientos alisios de la argentina “buena onda” y se apoyará en su otrora enemigo quien ya no piensa en meter preso a los ñoquis de la Cámpora, sino utilizarlos. Si a Massa le va mal, políticamente Cristina lo aislará cargándole las culpas de los últimos fracasos y lo demolerá frente a los suyos y con los suyos. Massa, por su parte, tiene como objetivo ganar todo el poder posible, construir su propio “estabilshment” y prepararse para la presidencia.

Ambos son traidores; ambos tienen limitada moral, escasa empatía y ninguna vergüenza. Lo extenso de los tiempos y la baja autoestima social de este país, permite todo y mucho más. 

Una mujer atravesada por acusaciones de corrupción manifiesta, cargadas con pruebas irrefutables, que se dedica a atacar, mentir y ocultarse porque no tiene elementos de defensa seguirá “legalmente” en carrera política, porque aún parte del pueblo argentino no tiene memoria, carece de conciencia republicana y sufre el síndrome de Estocolmo, que los hace repetir la historia haciendo siempre lo mismo. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 COMENTARIOS

  1. Cristina estara quemando las naves?

    En el año 335 a.C., Alejandro, observó que en la costa fenicia sus enemigos lo triplicaban en número. Desembarcó y ordenó quemar las naves. Mientras ardían, reunió a sus hombres y les dijo: “observen cómo se queman los barcos. Ya no podremos regresar a casa huyendo. Ya no hay vuelta atrás. Vamos a regresar. Pero lo haremos de la única forma posible, en los barcos de nuestros enemigos.”

  2. Impecable. Impecable nota. Yo agregaría en el escenario quei a “ventajita” le vaya mal, creo que van a intentar incendiar el pais, aduciendo que la derecha, Macri, el imperio, y la cantidad de sanata que tienen. Si incendian el pais, quién tiene la capacidad de apagarlo ? respuesta: ellos mismos. Esto se está pareciendo demasiado al inicio de la Venezuela de Chávez. Oajalá me equivoque, el pais salga adelante, Cristina presa, etc.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Exit mobile version