Boric gira al centro para intentar salvar su gobierno: “Es uno de los momentos más difíciles de mi vida política”

Publicado el

spot_img
- Publicidad -
Plebiscito en Chile - Foto: NA

Según publica La Nación El mandatario reemplazó a su círculo de hierro por figuras de la histórica centroizquierda, antiguos rivales políticos.

Por: Víctor García

Tras la debacle electoral del fin de semana y sus intentos por encauzar un nuevo proceso constitucional y retomar su programa de gobierno, el presidente Gabriel Boric realizó un profundo cambio de gabinete y presentó a seis nuevos ministros, en una jornada marcada por ajustes de última hora y polémicos nombramientos que no se materializaron, a casi seis meses de asumir el poder.

Con más de una hora y media de retraso y bajo un ambiente casi irrespirable en La Moneda por los gases lacrimógenos que cayeron por protestas de estudiantes en torno a la sede gobierno, Boric les tomó juramento a los nuevos funcionarios y delineó el perfil que tendrá el remozado equipo político, que sumó a rostros emblemáticos de la antigua Concertación, de mayor experiencia y marcado poder de negociación.

- Publicidad -

“Los cambios de gabinete siempre son dramáticos en Chile y este ha tenido su dosis. Duele, pero es necesario. No tengo por qué esconderlo: es quizás uno de los momentos más difíciles políticamente que me ha tocado enfrentar y lo sacaremos adelante, en conjunto, por los chilenos y chilenas y por Chile”, dijo visiblemente emocionado Boric en una ceremonia que se realizó en el patio de Los Cañones del Palacio de La Moneda.

“Hoy se marca un nuevo aire, no ha sido fácil, pero los cambios nunca son fáciles y confío en este equipo para liderar el reencuentro que tenemos que ejercer en Chile con el proceso constituyente y con atender a las demandas”, añadió el Jefe de Estado, en referencia a la salida de dos de sus colaboradores más cercanos en el comité político y quienes fueron parte importante de su círculo de hierro, Izkia Siches y Giorgio Jackson, que dejaron el Ministerio del Interior y la Secretaría General de la Presidencia, respectivamente.

Precisamente, uno de los nombramientos más importantes tuvo que ver en la cartera de Interior. La cientista política Carolina Tohá asumió como la nueva ministra y reemplazó a Izkia Siches, quien se retiró de su cargo entre lágrimas, muy afectada durante la ceremonia, y cuestionada por su desempeño en la crisis de La Araucanía.

Tohá es hija del exministro del Interior de Salvador Allende, José Tohá, que falleció en 1974 tras ser detenido y torturado por la dictadura militar, y es uno de los rostros más reconocidos de la Concertación, el bloque socialdemócrata que gobernó post dictadura y que el propio Boric enfrentó en su eclosión política como dirigente estudiantil. “El bien mayor de Chile nos exige a encontrarnos a pesar de nuestras diferencias”, señaló en ese sentido el mandatario.

Otro cambio importante tuvo relación con la llegada de Ana Lya Uriarte a la Secretaría General de Gobierno como la encargada de establecer puentes con el Congreso y los presidentes de los partidos, en medio de la necesidad de La Moneda de mejorar su relación con el poder legislativo para continuar con el proceso constitucional y darle celeridad a su batería de reformas establecidas en su programa.

Uriarte, además, es una política muy cercana a Michelle Bachelet y fue una de sus asesoras claves, lo que refuerza el afán de moderación que pretende implementar Boric, en contraste con Jackson que fue criticado por su performance, pero sobrevivió al cambio y terminó siendo reubicado en el Ministerio de Desarrollo Social.

“El presidente conformó su nuevo gabinete con algunas figuras que representan al núcleo más duro de la Concertación. Es decir, de los desprestigiados 30 años por lo que la realidad supera la ficción aunque es muy probable que hiciera esto para dar cierta confianza a la ciudadanía”, dijo a LA NACIÓN Fabián Belmar, investigador del Centro de Análisis Político de la Universidad de Talca.

“Dentro las críticas que ha recibido el gobierno en sus primeros seis meses, quizás las que más impacto han tenido son las relacionadas a la inexperiencia de su equipo político. En específico, incluyó a dos avezadas exministras de la presidenta Bachelet, pero pareciera que eso no es suficiente porque en los números el nuevo equipo tiene más edad y experiencia, pero quien los dirige sigue siendo el mismo director técnico”, añadió el académico.

“Lo que destaca de este cambio son las personas escogidas para los ministerios que forman parte del comité político. Se le da un espacio relevante al Partido por la Democracia y el Partido Socialista con los nombramientos de Carolina Tohá en Interior y Ana Lya Uriarte en Segpres. Dichos nombramientos reflejan la necesidad de contar con personas con experiencia política para enfrentar el escenario del postplebiscito, ampliar la base de apoyo del gobierno y mejorar las relaciones con sectores de la ex-concertación, y tender puentes con parlamentarios de la oposición.

También hubo cambios en otras carteras. En el Ministerio de Energía, Claudio Huepe dejó su lugar a Diego Pardow, que se desempeñaba como asesor en el segundo piso. Ximena Aguilera -presidenta del comité de respuesta pandémica- renunció a su cargo en la Universidad del Desarrollo para asumir como ministra de Salud en reemplazo de María Begoña Yarza. En tanto, en el ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación se sumó Silvia Díaz en reemplazo de Flavio Salazar.

Protestas y polémicas

Durante la mañana también se produjeron violentos incidentes a escasos metros del Palacio de La Moneda protagonizados por estudiantes secundarios, que atacaron a las fuerzas públicas con piedras y palos y cortaron el tránsito en la Alameda, la principal arteria vial del centro de Santiago.

En paralelo, y en medio de ese contexto de tensión, la jornada también comenzó de manera caótica para el gobierno. La Moneda tuvo que recalcular un nombramiento clave en la Subsecretaria del Interior, sector encargado de velar por la seguridad. El Gobierno había anunciado al comunista Nicolás Cataldo en dicha repartición a través de un comunicado oficial, pero la designación fue abortada sobre la hora luego que se revelan polémicos posteos en Twitter en los que el exsubsecretario de Educación criticaba el rol de Carabineros en 2011 con fuerte insultos.

Manifestaciones y enfrentamientos en Chile - Foto: NA

Cataldo, incluso, modificó su perfil de su red social, indicando que era el nuevo subsecretario del Interior, pero horas más tarde borró dicha descripción. Finalmente Manuel Monsalve -uno de los mejores evaluados del gobierno- permaneció en su cargo, pero el retraso y la tensión que generó el cambio de última hora fue ampliamente criticado por la oposición.

“Con este nivel de improvisación se hace muy difícil negociar con el gobierno”, dijo Francisco Chahuán, senador y presidente de Renovación Nacional.

“Mantener a Monsalve en la subsecretaría de Interior ayuda en ese diseño, aunque el impasse previo de haber nombrado a Cataldo del PC en esa subsecretaría sin haber evaluado mejor su nombre también revela una desprolijidad del gobierno. En las circunstancias actuales, ese tipo de situaciones no pueden ocurrir”, señaló Raúl Burgos, académico del Instituto de Historia de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV). (La Nación)

Más Noticias

- Publicidad -

Queremos que seas parte de nuestra membresía colaborativa

Necesitamos tu suscripción para seguir construyendo información sin dependencia. Pero además podes disfrutar de manera exclusiva del Club de Beneficios de OPI Santa Cruz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Más noticias