Inicio Editorial El populismo berreta pretende amordazar la prensa en Argentina, un modelo del...

El populismo berreta pretende amordazar la prensa en Argentina, un modelo del dictadorzuelo venezolano que jamás prosperará en nuestro país

5
La vicepresidente de la nación Cristina Kirchner - Foto: NA

(Por: Rubén Lasagno) – El kirchnerismo se encontró con una realidad contrafáctica, les falló la “sensibilización” de la sociedad con relación al atentado de Cristina Fernández, donde el 63% de la sociedad no cree que haya sido un acto genuino sino orquestado y esto, en vez de promover el impulso de la figura de la vicepresidente como víctima, la consolidó como cabeza de un movimiento político que busca encontrar un motivo, una excusa, para presionar a la justicia y lograr su absolución de los delitos de corrupción para lo cual los Fiscales de la causa “Vialidad” le han solicitado 12 años de prisión e inhabilitación para ejercer cargos públicos.

Con la promoción del “discurso de odio”, argumento totalmente discriminatorio, falaz e insultante a la propia sociedad y los medios a la cual va dirigido, los científicos que pergeñaron esta campaña, olvidaron las huellas que han dejado en tantos años de abuso de autoridad, discrecionalidad del poder e imposición de pautas poco convencionales en materia de política y comunicación, en un país donde el odio es destilado desde las propias filas del partido gobernante y es subproducto de una casta populista que utiliza al Estado como botín de guerra y busca la eternización del régimen en la región.

Tras la repercusión negativa del atentado y especialmente de la campaña posterior, endilgando a otros que no sean “ellos”, el sostenimiento de un discurso que provocó la reacción homicida de una persona de la cual no se sabe nada (aún), el gobierno salió a decir que no está en carpeta ningún proyecto de ley mordaza, a través de la cual pretenden someter a la prensa y a las redes sociales, a un escaneo ideológico, autoritario y abusivo, con el fin de silenciar las críticas, anular las investigaciones de los medios periodísticos y alinear el discurso con el relato K, pretendiendo homogeneizar el pensamiento e instalar el mensaje único.

Esta iniciativa comunista es parte del decálogo en el Foro de San Pablo (Grupo de Puebla) y puesta en marcha con lujos y detalles en Venezuela, donde, primero el dictadorzuelo Hugo Chávez y después el enano mental y fascista Nicolás Maduro, aplica a rajatablas, encarcelando periodistas, opositores y poniendo a la sociedad en la oscuridad, mientras los jerarcas populistas del gobierno cívico militar de ese país, viven entre lujos y placeres, robando las riquezas y sometiendo al pueblo a necesidades básicas, la opresión y la desigualdad.

Pero nada de esto podrá reverdecer en la Argentina, porque la sociedad ya ha dado claras muestras de repudiar este anatema creado por idiotas totalitario quienes aún creen en aquellas teorías de la comunicación de hace 100 años, donde la sociedad consume cualquier porquería que se les ocurra, sin pensar ni analizar el fondo de la cuestión y juzgar su intencionalidad.

Por más “monitores de medios y opinión” que crean los gobiernos inducidos por el pensamiento totalitario, como es el caso de Santa Cruz, donde crearon la denominada “Agencia de Medios” un organismo de propaganda política cuyo responsable es un outsider del periodismo que adora a los déspotas venezolanos a quienes les cuelga cuadritos, ninguno de ellos ni la patética vicepresidente a través de su aparato de propaganda populista, podrá silenciar nuestra redacciones; no solo porque seguiremos dando la batalla cultural y comunicacional desde cada sitio en que nos venimos desarrollando, sino porque el pueblo no se lo va a permitir y eso quedará ampliamente reflejado en el acto eleccionario del 2023.

Alicia Kirchner junto a Alejandro Garzón – Foto: Twitter

En su momento fue la “ley de Medios”, un artilugio con nombre y apellido que intentaba someter al periodismo simbolizado en Clarín. Aún en aquel momento en que el kirchnerismo tenía ciertamente más poder que el actual, no pudo concretar su objetivo, mucho menos hoy donde se ha desbarrancado todo su andamiaje de utilería a partir de esto que parece una enorme simulación en la cual se apoya toda una campaña para hacernos creer que lo sucedido a CFK es por culpa del odio que transmiten los medios críticos y no por las acciones propias, como ha quedado ampliamente demostrado con las constancias de incitación a la violencia, escraches y persecuciones a quienes no piensan como ellos en el país. (Agencia OPI Santa Cruz)

5 COMENTARIOS

  1. Obvio que quieren silenciar al periodismo y las redes para que no nos enteremos de nada pero no lo van a lograr !!!! no somos ni seremos Venezuela o Cuba !!!!!!!No sigan tirando de la cuerda porque nuestra paciencia se esta acabando y no les va a ir bien !!!!!!!!!!!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Exit mobile version