Inicio Análisis y Opinión Agustín Rossi: perdió un misil, se le hundió un barco en puerto,...

Agustín Rossi: perdió un misil, se le hundió un barco en puerto, aterrizó un Boeing terrorista y ahora se le pasó por alto un atentado a la vicepresidente

2
Agustín Rossi de la AFI - Foto: NA

(Por: Rubén Lasagno) – No tengo nada personal con Agustín Rossi, simplemente considero que como funcionario es un inepto, un incapaz y si eso lo transpolamos a los lugares claves que ha ocupado y ocupa durante los sucesivos gobiernos kirchneristas en los que ha servido, su falta de idoneidad, profesionalismo y criterio para desempeñar el cargo, es tan relevante como incomprensible su designación en lugares claves de la Defensa nacional y/o, como en este último caso, al frente de la AFI (ex SIDE).

Dicen que del ridículo no se vuelve, pero Rossi ha logrado exitosamente contradecir esa máxima. Claro, no todo es culpa de él, sino de quienes subvierten el orden de importancia de las cosas, poniendo en funciones claves a una persona sin capacidad técnica ni profesional, pero con gran complexión a la obediencia debida partidaria, la cual cumple con total eficacia en detrimento de los valores, los bienes, las funciones y la seguridad nacional por la cual debería velar y proteger.

Al vergonzoso hecho de que un avión terrorista haya aterrizado en Ezeiza, apagando el transponder, eludiendo todo tipo de control, transportando una carga hasta ahora desconocida, personas sin identificación y otras que fueron identificadas (el caso de los pilotos) como terroristas que el mismo Rossi encubrió ante los medios diciendo que era un avión escuela con “pilotos que entrenaban a venezolanos”, ha dejado a la Argentina como un hazmerreir ante el mundo de la Inteligencia, cuya comunidad internacional es bastante acotada y altamente profesionalizada, excepto en Argentina, por supuesto.

Pero lo más grave es lo ocurrido con el atentado que sufrió la vicepresidente Cristina Fernández, por cuanto esta acción de un grupo bizarro, fricki de marginales presuntamente “anarquistas” o algo por el estilo, expone aún más la ausencia en el país de un sistema de Inteligencia estatal que resuma mínimamente las condiciones necesarias para salvaguardar los intereses de la nación y cumplir con su tarea interna de adelantarse a los hechos, producir análisis y coordinar/compartir con las fuerzas nacionales, los medios y la información necesaria y suficiente para administrar los recursos que permitan evitar hechos tan grave como éste último ocurrido en el país.

La AFI debe poseer entre sus tareas fundamentales de reunión de información un Plan General donde están segmentados los requerimientos de orden “permanente” que deben recolectar y/o investigar de acuerdo a un nivel de tipificación acordada por el organismo, de importancia y prioridad, pero a su vez, compartir y coordinar por la Comunidad de Inteligencia local y nacional.

El terrorismo, el narcotráfico, el lavado de dinero y el tráfico de armas, suelen ser ítems permanentes de actualización constantes, que posee ese Plan General y sobre el cual los organismos de Inteligencia nacionales deben trabajar de manera continua, actualizada y en “tiempo real”. Esa información procesada, analizada y volcada a la “mesa de arena”, hoy constituida por software, inteligencia artificial, entrecruzamiento de datos de los analistas y técnicos que poseen las Fuerzas de Seguridad, la Policía Federal y la AFI, debería arrojar datos concretos que disparen acciones preventivas o las denominadas acciones de Contrainteligencia, es decir medidas que se toman con antelación para evitar un hecho como (por ejemplo) éste del atentado contra la Vicepresidente.

Si bien es una realidad que ningún aparato preventivo puede abarcar todo el espectro de seguridad necesarios para hacer imposible un ataque de este tipo, la realidad muestra, a la vista de los datos que se conocen a través de la investigación judicial, que alrededor de la vicepresidente no hay ningún tipo de acción de Inteligencia y menos de contrainteligencia, no existe cobertura informativa previa y no existen relevamientos de seguridad alrededor de los movimientos y/o desplazamientos del funcionario; fallas sustanciales que tienen responsables operativos y políticos como son el Jefe de Policía Federal, el Ministro, el Jefe de la custodia presidencial y el Secretario de Inteligencia, al menos como los más visibles.

Por eso y una vez más, a Agustín Rossi se le escapó un atentado. Tuvo la suerte de que los perpetradores, a la luz de las investigaciones de la jueza Capuchetti y los datos trascendidos, no eran operativos por cuanto que Sabag Montiel haya sabido cargar el arma, que el arma no haya tenido bala en recámara y se mintiera sobre los dos “gatillazos que se escucharon” sobre la cabeza de la vicepresidente, deja perfectamente claro que en ningún momento hubo intención de lesionar a CFK, pero fuera de ello el hecho en si demuele al organismo de Inteligencia estatal hasta sus cimientos, por cuanto lo hace aparecer inerte, inservible, desprofesionalizado y dedicado vaya a saber a qué otra cosa, que no es la seguridad nacional. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 COMENTARIOS

  1. Ahora entiendo por que motivo el Presidente Alberto Fernandez hablaba en forma despectiva de “la meritocracia”, basicamente hablaba de esto mismo, que esta rodeado de ineptos y entre ineptos no se notan diferencias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Exit mobile version