Investigan por qué López usaba autos de contratistas del Estado

Investigan por qué López usaba autos de contratistas del Estado

85
0
Compartir

El efecto del caso López fragmenta al bloque de diputados del FPV
01/09 – 09:50 – Seis choferes dijeron que destinaba vehículos de empresas para uso personal

Por: Maia Jastreblansky
La causa contra José López por presunto enriquecimiento ilícito dejó al descubierto distintos desmanejos en la ex Secretaría de Obras Públicas. Un nuevo capítulo se abrió por el uso y abuso que se hacía de los autos en esa dependencia: seis choferes declararon que el ex funcionario utilizaba vehículos que estaban a nombre de proveedores de obra pública para cuestiones personales, como paseos familiares o tareas domésticas.

Mientras López declaró poseer una Chevrolet Meriva modelo 2005, tenía a disposición una flota de al menos ocho autos, algunos de alta gama, dijeron los testigos. Según pudo saber LA NACION, la Justicia ahora busca determinar si hay documentos que acrediten la cesión de los vehículos o si se trataba de una cuestión de palabra con las empresas.

LA NACION se comunicó con las seis firmas mencionadas por los choferes: todas negaron dádivas y coincidieron en que eran automóviles entregados en el marco de las contrataciones públicas, con el objetivo de inspeccionar obras o autopistas. Si el ex secretario los utilizó para diligencias privadas, aseguraron, las empresas no lo sabían.

Uno de los choferes comentó que, además de dedicarse a tareas profesionales, López le encomendó ocuparse de su padre. “Lo trasladaba al médico o lo sacaba a pasear, incluso los fines de semana”, dijo. ¿Qué autos utilizó? Mencionó un Fiat Siena rojo y un Honda Civic de la concesionaria Vial 3. Otro conductor se refirió a un Volkswagen Gol a nombre de Autopistas del Sol.

Desde la concesionaria Vial 3, integrada por el Grupo Roggio y CPC, de Cristóbal López, explicaron: “Por pliego, se debían entregar autos a Vialidad o al Órgano de Control de Concesiones Viales (Occovi) para recorrer la traza. Una vez cedidos, no sabíamos cómo usaban los móviles”. En Autopistas del Sol, en tanto, respondieron que la concesionaria “entrega vehículos al Occovi en el marco del contrato de concesión”.

Proveedores de obra pública

Bajo juramento, todos los choferes declararon que tanto López como su esposa, María Amalia Díaz, disponían de su tiempo y de los vehículos para cuestiones como “mandados”, paseos, traslado de miembros de la familia y la realización de “hasta seis o siete viajes” con los baúles llenos de regalos hasta la casa de López.

Aseguraron utilizar en muchos casos autos que estaban a nombre de constructoras de obra pública. Entre otros, un Toyota Corolla y un Volkswagen Vento de la firma Ecodyma. Esa empresa explicó: “Cuando licitan, las empresas prevén que entre sus costos están los vehículos para la asistencia técnica. Es una modalidad vigente desde hace 30 años. Se entregan para que los utilicen inspectores o arquitectos, pero de ningún modo un funcionario a título personal”. Esta firma quedó involucrada en el caso que investiga si Amado Boudou recibió dádivas por haber trasladado gratis al ex vicepresidente en un helicóptero. En este expediente, el juez Marcelo Martínez Di Giorgi dictó falta de mérito.

En general, los vehículos eran manejados por choferes, pero un testigo se refirió a un episodio en el que el propio López condujo y terminó en problemas. “Una vez, en 2014, fuimos al barrio de Floresta. Me dijo que me quedara tomando un café y me pidió el auto. No sé adónde fue, pero chocó. Era un Honda Civic de la empresa Panedile”, dijo. En esa firma señalaron: “Las licitaciones incluyen la entrega de un auto. Una vez concluida la obra, incluso puede transferirse al Estado. Se entrega al organismo comitente; después, el destino que tenga nos excede”.

El Grupo Roggio fue otro de los mencionados por los conductores como dueños de vehículos que utilizó López para uso propio. Mencionaron un Volkswagen Bora y un Vento. Esa empresa señaló: “El auto es como una máquina más. Si luego se le dice a la empresa que recorrió 900 kilómetros, nosotros no podemos verificar cuál fue el recorrido”.

Varios contratistas agregaron que costeaban la nafta y otros gastos del ministerio. “También acumulamos pilas de multas. Incluso juicios por accidentes”, detalló uno de los empresarios, que quiso preservar su nombre.

López no fue el primero en utilizar autos destinados al Estado para uso personal. El ex secretario de Transporte Ricardo Jaime y el ex titular del Occovi Claudio Uberti fueron imputados en una causa por una modalidad similar con un Honda Civic destinado al control de una ruta con peaje. Ambos quedaron sobreseídos porque la causa prescribió.

Ahora, la Justicia pondrá la lupa en la flota vehículos al servicio del ex secretario de Obras Públicas. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta