Infraestructura, el rubro en el que el Gobierno confía en atraer millones

Infraestructura, el rubro en el que el Gobierno confía en atraer millones

80
0
Compartir

Macri llamó a los empresarios a invertir: "Queremos que sean parte de esta etapa maravillosa"
14/09 – 10:00 – Se presentaron los proyectos que prevén inversiones para mejorar transportes, rutas y redes de agua; el objetivo es potenciar las economías regionales y mejorar la competitividad del país

Por: Diego Cabot
Los ceros se acumularon a lo largo de la jornada. Los ministros que llegaron ayer al Centro Cultural Kirchner (CCK) les recitaron al oído a los empresarios planes llenos de millones destinados a levantar la alicaída infraestructura argentina. Trenes, rutas, viviendas, caminos rurales, puertos, agua potable, represas y obras para las inundaciones, entre otros muchos proyectos, se enumeraron ayer en cada uno de los paneles.

Hubo más o menos detalle en cada uno, pero quedó claro que el Gobierno no escatimará esfuerzos para intentar mejorar el stock de capital de la economía argentina.

Las propuestas fueron una melodía seductora para los que venden sus servicios a un Estado contratista. Escuchaban encantados.

Las preguntas, en cambio, llegaban desde los empresarios que deben desembolsar dinero o acercarlo mediante financiamiento propio que aún tienen recelos sobre el país.

Sobre el cierre de la tarde, fue el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el que recibió aquellos titubeos. “Sabemos que hay dudas sobre el futuro y la posibilidad de consolidar las reformas”, dijo. Y entonces presentó un panel de gobernadores que a su turno, detallaron el clima de inversión de cada una de sus provincias. Todos, sean oficialistas u opositores, coincidieron en las bondades de sus territorios.

Fue el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, quien abrió la secuencia de proyectos en una sala que quedó chica ante la atención que concitó la posibilidad de estar frente a los encargados de ejecutar varios miles de millones de pesos.

Los adjetivos estuvieron a la orden del día en los primeros minutos de exposición, cuando Dietrich describió el estado en el que encontraron el sistema de transporte argentino. Dijo que estaba colapsado y que en este sector clave para la economía había anidado la desidia, la corrupción y la falta de planificación. Entonces sí después de eso ilusionó a un auditorio colmado con los planes que tenía para estos años.

Según los números que expuso, entre enero y agosto de este año se licitaron obras por 31.592 millones de pesos y en los próximos meses habrá 33.900 millones más para licitar. De ese número, dos tercios se destinarán a la red vial y el resto se repartirá entre obras ferroviarias (8390 millones), movilidad urbana (1000 millones), aéreas (550 millones) y puertos (2351 millones). “En estos meses tenemos en obras 900 kilómetros de autopistas”, dijo Dietrich. Hubo alguna definición ferroviaria: “Hemos establecido prioridades y en materia ferroviaria avanzaremos con el proyecto Metropolitano y el ferrocarril de cargas”, aclaró.

Sólo habló de un par de ramales de larga distancia: Buenos Aires/Rosario, Córdoba/Tucumán y Buenos Aires/Mar del Plata. El resto no está en agenda por ahora.

Javier Iguacel, jefe de Vialidad Nacional, afirmó que está avanzado y habló del nuevo método de financiamiento.”Hablamos con los bancos y está avanzado. No podemos develar la sorpresa todavía”, dijo.

Manuela López Menéndez, Secretaria de Obras de Transporte, fue la encargada de hacer anuncios. Dijo que antes de fin de año se licitará la estación subterránea de Constitución y varios viaductos en el ramal San Martín, al igual que la estación central subterránea debajo de la Avenida 9 de Julio. Estas obras tienen una novedad: los oferentes deberán venir con financiamiento propio.

Marcelo Orfila, de Trenes Argentinos, y Guillermo Fiad, de la ADIF, el organismo encargado de la infraestructura ferroviaria, detallaron los pormenores del plan ferroviario por 14.000 millones de dólares que anunció Dietrich la semana pasada.

Plan de agua

Por la tarde llegó el turno de la otra gran vertiente de obra pública. Frigerio, presentó los lineamientos del ambicioso Plan Nacional del Agua. Lo acompañaba Pablo Bereciartúa, subsecretario de Recursos Hídricos, un académico que dejó la Universidad de Yale en diciembre para aceptar el ofrecimiento del Presidente. El proyecto tiene una previsión de inversión de alrededor de 42.000 millones de dólares y grandes chances de contar con financiamiento internacional en alguno de los ítem.

Bereciartúa detalló cada uno de los cuatro ejes en los que se divide el plan. El primero es agua potable y saneamiento, donde se proyecta alcanzar el 100% de cobertura de agua potable (hoy la Argentina tiene 83%) y el 75% de saneamiento, donde la red sólo llega al 45% de la población.

El segundo busca adaptar el territorio a los cambios climáticos (obras para inundaciones y sequías); el tercero son proyectos de riego para incorporar 300.000 hectáreas bajo el sistema de agua suministrada y el cuarto, aprovechamiento múltiple del agua para consumo o energía. “El año que viene vamos a volver a crecer después de cinco años en los que estábamos estancados”, dijo.

Francisco Cabrera, ministro de Producción, presentó el Plan Productivo pero no se olvidó de la infraestructura. “En primer lugar está dotar de infraestructura el país para poder bajar costos locales que se acumulan y bajan la productividad”, comentó. Contó que un empresario español le había dicho que hasta que no se baje el costo que significa que un tren de carga tarde 24 días del Norte al puerto no había nada que hacer. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta