Cristina financia el Instituto Patria con aportes militantes

Cristina financia el Instituto Patria con aportes militantes

108
1
Compartir

Cristina logró reunir a 51 intendentes bonaerenses
21/09 – 09:30 – Tienen que pagar 500 pesos por mes para pertenecer. Dicen que ya hay 400 socios. Parrilli, el encargado de reclutar.

Por: Nicolás Diana
El Instituto Patria, ese refugio político que creó la ex presidenta Cristina Kirchner cuando dejó la presidencia, tiene problemas para financiarse. Por eso, los encargados de administrar el espacio lanzaron una campaña para que militantes, ex funcionarios, legisladores e intendentes kirchneristas se asocien y paguen una cuota mensual.

Para entrar y pertenecer, hay que abonar 500 pesos por mes y un canon de adhesión -similar a una matrícula- de 1.000 pesos anuales. Para quienes no puedan pagar ese último monto en un solo pago, idearon un plan de cuotas.

Los principales encargados de llevar adelante el reclutamiento son los ex funcionarios K que lograron tener un cobijo en el Instituto Patria. El más activo es el ex jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Oscar Parrilli que hoy se desempeña como presidente de la institución. Pero también se suman la ex ministra de Cultura Teresa Parodi y el ex presidente de Radio y Televisión Argentina Tristán Bauer. Ambos tienen cargos en el centro de ideas políticas que tiene a Cristina como presidente honoraria.

La actriz Rita Cortese se ocupa de asociar a los artistas. Es la tercera vocal suplente del instituto.

Los reclutamientos, por lo general, se hacen luego de las charlas y actividades que se realizan en el lugar.

Quienes se asocian tienen que llenar una planilla con todos sus datos a la que accedió Clarín. Un detalle: las personas expuestas políticamente, tiene que aclararlo en un apartado.

Según Parrilli, el Patria cuenta con 400 socios. Si todos pagaran la cuota sin atrasarse se juntarían unos 200.000 pesos mensuales, sin contar la matrícula anual.

El edificio, un petit hotel de tres pisos ubicado a dos cuadras del Congreso, el año pasado era alquilado por Sergio Massa como bunker de campaña. En ese entonces pagaban unos 150.000 pesos mensuales de alquiler. Si el precio del alquiler se hubiera mantenido, solo le restarían 50.000 pesos mensuales para pagar los sueldos de los empleados y los servicios públicos, entre otros gastos.

Los números parecen demasiado ajustados. Sobre todo porque desde el kirchnerismo aseguran que no reciben fondos de empresas privadas para bancar los costos del lugar.

La creación del Instituto -un modelo que Cristina copió del ex presidente brasilero Inacio Lula Da Silva- estuvo bajo la mira de la diputada Margarita Stolbizer. Sospechaba que no estaba bien inscripto en la Inspección General de Justicia (IGJ), según publicó La Nación.

Recién en abril pasado iniciaron los trámites para inscribir el instituto. Hasta que obtuvo la personería jurídica definitiva funcionó con la figura más laxa de “simple asociación”.

Hoy tiene dos cuentas bancarias activas y un número de CUIT registrado ante la AFIP para poder operar.

Cuando Cristina creó el lugar, lo pensó como un espacio para mantener la discusión política K. Pero lo cierto es que las causas judiciales que hoy la atormentan le impidieron ocuparse y participar activamente de las jornadas que se organizan en el Patria. Hoy las charlas que se dan allí -salvo algunas excepciones- cuentan con un puñado de asistentes. La encargada de la comunicación organización del Instituto es Ana Montanaro, la ex comunity manager oficial durante la gestión K que se quedó con la cuenta de Twitter oficial de la Casa Rosada. (Clarín)

1 Comentario

  1. Por todo lo que se jan robado la verdad que para tamaños delinkuentes estos aportes son sólo minucias…seguro estará Delia y su re….quinta flia que viven de la teta del estado “gracias a doña kalabaza y el que fuera su amante de turno, el impresentable Amadito…menos mal que nos sacamos todo este lastre de encima. Desde ahora ni por todo el oro del mundo la chiruza retomará poder alguno…Solo esperamos que devuelvan todo lo robado desde las regalías de Santa Cruz hasta el último día de su nefasto relato. Bay bay que les garue finito.

Dejar una respuesta