Para no ser pobre, una familia tipo necesita $ 12.489

Para no ser pobre, una familia tipo necesita $ 12.489

186
0
Compartir

Sin dar explicaciones, el Indec ocultó ayer los datos de pobreza e indigencia de 2013
23/09 – 10:40 – El Indec publicó las canastas de consumo por primera vez en casi tres años

Por: Francisco Jueguen
Fue el último intento. El Indec de Guillermo Moreno dijo que, en diciembre de 2013, un argentino adulto necesitaba apenas $ 8,50 diarios para no pasar hambre ni convertirse en indigente. El dato era tan increíble que, para darle verosimilitud, Cristina Kirchner inauguró un comedor en la Casa Rosada, cuyo menú costaba sólo $ 3. Desde ese momento, el organismo no publicó nunca más sus canastas de consumo ni tampoco la estadística de pobreza en el país.

Más de dos años y medio después, el Indec blanqueó que una persona necesita casi $ 56 diarios para no pasar hambre y, lo que es más importante, dio el primer paso para determinar cuáles son los números de la pobreza.

Según la valorización de la canasta básica total (CBT) publicada ayer, una familia tipo precisó durante agosto $ 12.489 para no ser pobre. El próximo miércoles, el instituto dirigido por Jorge Todesca difundirá su primer dato de pobreza.

Algunos de los economistas que suelen realizar cálculos alternativos y la Universidad Católica Argentina (UCA), felicitaron la llegada de los nuevos datos del Indec, insumo clave para el cálculo de la pobreza por ingresos. “[La estimación] parece mucho más sana y sincera que lo que se calculaba hasta 2013”, afirmó a LA NACION Agustín Salvia, coordinador del Observatorio de la Deuda Social de la UCA.

Las mediciones de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) entre abril y agosto -el Indec difundió un cálculo hacia atrás que llega hasta ese mes- son muy similares a las publicadas por el organismo estadístico. Incluso, el dato de la CBT para el mes pasado elaborado por el Indec difiere poco del que tres días atrás publicó la Dirección Estadísticas de la Ciudad de Buenos Aires, para el que una familia tipo precisó $ 12.900 para no caer en la pobreza.

Según la información difundida por el Indec, una familia de cuatro miembros compuesta por un jefe varón de 35 años, su esposa de 31, un hijo de 6 años y una hija de 8 necesitó en agosto -como ya se mencionó- $ 12.489 para no ser pobre (FIEL estimó $ 11.329). En tanto, esa misma familia precisó $ 5175 para no caer en la indigencia (la fundación calculó unos $ 4984), según la llamada Canasta Básica Alimentaria (CBA). La CBT para un individuo adulto fue en agosto de $ 1675, mientras que la CBA llegó a los $ 4041 pesos.

Entre abril y agosto, la CBT se encareció un 10,3%, mientras que la CBA aumentó un 10,6 por ciento. Debido a que el Indec no calculó los datos del primer trimestre es imposible conocer el incremento desde comienzos de año. Para la ciudad, la CBT se incrementó 25,1%, mientras que la CBA subió un 22,6 por ciento.

LA NACION intentó comunicarse con la directora de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH), Cynthia Pok pero no obtuvo respuesta. Esta vez los voceros del organismo prefirieron no ofrecer una conferencia de prensa pero aseguraron que sí la habrá para el próximo miércoles cuando se dé a conocer la pobreza del segundo trimestre. Se trata del primer número oficial desde fines de 2013, cuando se publicó la estimación para el primer semestre, que según el kirchnerismo fue de 4,7%.

Desde entonces, el Indec de los Kirchner decidió no difundir más datos de pobreza. El ex ministro de Economía Axel Kicillof entendió en ese momento que seguir dando información sobre el tema era “estigmatizar” a los pobres. Aníbal Fernández dijo que en Alemania había más pobres que en la Argentina y señaló que “el Estado no está para contar pobres”. El entonces director del organismo Norberto Itzcovich afirmó que las formas de calcular la pobreza eran tan variadas que no podía haber un solo índice. Entendió que era preciso publicar sólo los insumos y que cada usuario calculara su índice a la carta.

La UCA, -que junto a los trabajadores desplazados del Indec siguieron ofreciendo estimaciones sobre las condiciones de vida- informó a fines de mayo que la pobreza afectaba en 2015 al 29% de los argentinos. Con respecto al dato de 2014 se registró entonces un crecimiento de tres décimas. No obstante, en una decisión polémica -porque la UCA nunca antes realizó proyecciones- calculó que las primeras medidas del gobierno de Macri habían impulsado la pobreza casi cuatro puntos a abril pasado. Según estimaron, se sumaron entonces 1,4 millones de pobres: en total, ascendían a 13 millones.

La UCA informó que la CBT era en abril de $ 7877 para una familia tipo, mientras que la CBA alcanzaba los $ 3769. Las diferencias, estimó Salvia al ser consultado, se deben a cuestiones metodológicas y a la falta de información pública que reinó en los nueve años de destrucción estadística que impulsó el kirchnerismo. Esta situación y las críticas del gobierno anterior hicieron que fueran “conservadores” en sus cálculos. “Valoramos que haya un Indec creíble, un sistema de información pública brindando estos datos”, opinó el especialista en pobreza.

Juan Luis Bour, economista jefe de FIEL, también remarcó que hubo cambios menores en la metodología del Indec. “Respecto de lo que medía antes, no tiene sentido comparar”, afirmó y recordó que el último valor de la CBT, en diciembre de 2013, era de $ 1784, cuando FIEL medía 5237 pesos. “Casi tres veces”, evocó el analista.

El Indec cerró un ciclo. En junio de 2007, Pok envió una nota a la intervención negándose a calcular las canastas debido a la subestimación de la inflación y al impacto que tendría en el cálculo de pobreza. Días después fue desplazada. Ayer vivió su reivindicación. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta