Cristóbal en Comodoro Py y Macri le cede un blanqueo y casi...

Cristóbal en Comodoro Py y Macri le cede un blanqueo y casi 2.000 millones para que no pierda todo

187
3
Compartir

Cristóbal López, otro integrante de la asociación ilícita de la década ganada, busca ponerse a resguardo
28/09 – 11:15 – Muy contradictorio todo, en este país donde en política y justicia lo nuevo parece viejo y lo que pinta novedoso, resulta una costumbre adquirida. Cristóbal y De Souza, el dúo dinámico que se robó parte de los ingresos públicos del país, suben hoy por primera vez, los peldaños de Comodoro Py para dar cuenta por los más de 8 mil millones de pesos en los que estafaron y/o le robaron al país. El gobierno nacional, por su parte, plantea una caricaturesca jugada de dos caras: “corrupción cero” por un lado y un “salvemos a los corruptos que puedan ser salvados”, por el otro. (Por Rubén Lasagno)

Hoy Cristóbal López y Fabián De Souza llegan a Comodoro Py por primera vez para responder por la “retención indebida” de más de 8 mil millones de pesos y nuestra justicia quinceañera aceptará que estos dos evasores, corrompidos y corrompedores del sistema empresario argentino, puedan hacer “un descargo” presentando un escrito con un texto comparable con los formularios standar para llenar cualquier requisito burocrático administrativo común.

El diario de Cristóbal López considera “endebles” los argumentos de la AFIP para denunciar al chubutense

Allí dirán (así de predecible es este “formulario de la justicia”) que “tienen voluntad de pagar” y justificarán todo en la voluntad de adecuarse al plan de financiación que le armó el amigo (y cómplice) Echegaray en la AFIP y de esta manera, gracias al trabajo del abogado Carlos Beraldi, el binomio de la corrupción K, tratará de encuadrar su aviesa, premeditada y total culpabilidad en el delito de estafa al Estado nacional, en un simple desliz del cual hoy se muestran arrepentidos a través de la voluntad de pago que manifiestan.

La vergüenza es que algún juez, como Ercolini, acepte semejante dislate, lo cual no es imposible en la Argentina actual.

Detalla Clarín hoy que De Sousa, por ejemplo, sostuvo en “su escrito” que pidió la nulidad de la causa porque “no hubo ningún perjuicio ni ilegalidad en la deuda”, fundamentando que “se adecuaron al financiamiento” que les otorgó su cómplice en la AFIP, con un interés mensual del 3%.

El árbol puede tapar el bosque, un dedo puede tapar el sol y un formulario estándar ante la justicia puede tapar la corrupción; todo depende de la perspectiva que se tenga para mirar la realidad y eso depende de los jueces, en este caso el pendular Ercolini y del gobierno nacional, que impulsa la “corrupción cero”, de acuerdo a las promesas de Macri.

Hay dos cosas fundamentales que no pueden pasar: una, que el juez les crea a López y De Souza, porque ese “desliz” del ex pollero, duró el tiempo suficiente como para que con esa plata que nos robó a todos los argentinos, financiara el Grupo Indalo (inhibido por la justicia), comprara medios y cadena de estaciones de servicios y dos que Macri le siga suministrando licitaciones con el Estado a un empresario bajo todo tipo de sospechas e investigaciones.

Para hilvanar un argumento preventivo con el fin de que el juez les crea que aquí “nada pasó”, López y De Souza presentarán ante la justicia, un pedido de autorización para que se les permita asociarse con una compañía extranjera, que incorporaría nuevos capitales, con la promesa de saldar la deuda fiscal, señala hoy Clarín.

AFIP cierra más el cerco sobre Cristóbal López y otras empresas que evadieron

La estrategia de López, quien espera un guiño desde el sector político-empresario que lidera Macri, es salvar lo que pueda, acomodar lo que le queda y comenzar a trabajar “en blanco” para recuperar su posicionamiento comercial, sin desprenderse de la vaca más productiva que lo llevó a ese sitial: el juego.

Tal el informe de TN, de Nicolás Wiñaski, López llegó con 9 empresas al inicio de la época kirchnerista y terminó con 50. Tiene activos por más de 700 millones de dólares y la debacle política de Cristina, lo arrastró a una impensable caída que hoy lo tiene como protagonista principal en Comodoro Py.

Pero todo no termina allí. López y De Souza, también como Lázaro Báez, dejaron de pagarle los aportes previsionales a los trabajadores de sus empresas y la deuda en este sentido asciende a más de 400 millones de pesos; sin embargo, los abogados del ex pollero, hacen lo imposible por apurar los “acuerdos” con el ente previsional para “saldar las cuentas” y demostrar su “vocación de pago”.

Es delito, no omisión

Como se puede observar, la estrategia de Cristóbal López es hacerse pasar por un evasor por omisión y no por un delincuente por comisión, como debe ser interpretado social y jurídicamente alguien que por años dejó de pagar el impuesto que retenía diariamente del combustible que se cargaba en sus estaciones de servicios y no abonada (pero si descontaba) los aportes previsionales de sus empleados.

Esto trasciende la categoría de evasión, porque está claramente expresado que hubo un plan sistemático para quedarse con los fondos del Estado con fines propios y por tiempo indeterminado y no se trató de una situación coyuntural o específica a la que se circunscribiera a un lapso (par de meses), lo cual pudiera justificarse con alguna excusa atinente a problemas de ese momento.

Pensado así, Cristóbal y De Souza, tendrían que terminar (lo ideal sería presos), procesados, inhibidos y básicamente inhabilitados para contratar con el Estado, esta última medida debiera tomarla el gobierno nacional, atendiendo a que ambos, han sido principales operadores en el delito de evasión fiscal y retención indebida de fondos más el agravante de haber reincidido en el delito del no pago de los aportes previsionales de los trabajadores.

Pero Cristóbal es el oximorón de Mauricio Macri, porque mientras actúa como un empresario K descubierto en medio de maniobras oscuras, ilegales, corruptas, de pleno saqueo a las arcas públicas, connivente con lo peor de la década pasada, casi en silencio, es un beneficiado directo del presidente de todos los argentinos, quien desde su plataforma política nos prometió “corrupción cero” y cae en la contradicción más flagrante con el multifacético chubutense.

En primer lugar, Macri le abrió la puerta a Lázaro Báez y Cristóbal López, para que puedan enjuagar parte de sus culpas (y su patrimonio mal habido) haciendo casi con nombre y apellido la Ley de Blanqueo, donde ¡Oh sorpresa! Se “perseguirá” a quienes intenten lavar dinero, pero no así a quienes “solo sean evasores” (¿?).

Sin escarbar profundamente en la inmoralidad de leyes como ésta, donde se castiga permanentemente a los que cumplen con las normas, el gobierno no hace distinción a la hora de calificar a un “evasor”. Para la ley Macri, es lo mismo quien evadió 2.000 pesos que 8 mil millones de pesos. A partir de allí, Cristóbal y Lázaro, bien pueden ser considerados “solo evasores” y acogerse a este beneficio, sacándose unagran mochila de encima, gracias a los buenos oficios de Cambiemos, que no hace distinción de pelos y señales.

El jefe de la Unidad de Información Financiera (UIF), Mariano Federici, aseguró ante La Nación que con la ley de blanqueo de capitales únicamente se “perseguirá” a los que intenten “lavar” dinero de “delitos graves”, por lo que “no se investigará” al que “solo sea evasor”.

Dijo, “a las personas que adhieran al blanqueo y que sólo hayan tenido inconvenientes en materia de evasión no se les va a iniciar ninguna investigación“ y enfatizó “si algún delincuente está tratando de aprovechar el blanqueo para lavar dinero proveniente de un delito más grave”, lo van “a investigar y a poner en marcha todos los mecanismos que la ley habilita en funcionamiento”.

Menos mal que lo aclaró a tiempo. Bien, le decimos tanto a Federici como a Macri que ahí tiene dos ejemplos claros de delincuentes que están aprovechando el blanqueo “para lavar dinero de delitos graves”. Si acaso se hace una excepción, empezaremos a ver que ha sido – una vez más- una ley creada con nombre y apellido.

Y para terminar, digamos que el oximorón de Macri, acaba de ganar una extraña licitación nacional para terminar la autovía Caleta-Comodoro, con su empresa CPC. Entre los argumentos del titular de Vialidad, para justificar esta adjudicación de casi 2000 millones de pesos, surgió la novedosa mirada del gobierno que sostiene que CPC no tiene inhibiciones, ni contratiempos con la justicia, pero obvia decir que su dueño está jaqueado por la corrupción, por investigaciones de lavado de dinero, juego, evasión y vaya a saber cuántos delitos más y que la propia empresa constructora CPC está precedida de problemas en la construcción del acueducto Caleta-Comodoro, fue parte del pool de empresas amigas a las que Cristina Fernández le cedió unilateralmente millonario recursos en obra pública y aún así, el gobierno de Mauricio Macri, le devuelve atenciones al “zar del juego”.

¿Coincidente o consecuente?. El mundo de la política nacional, no existen las coincidencias y como dice el viejo dicho popular para graficar que entre pares se allanan los caminos, “entre bomberos no se pisan la manguera”. El agua debe correr para apagar el incendio y si un colega no deja que el agua corra, el fuego puede amenazar la casa del que la pisa.

Macri, como el kirchnerismo, creen que todos somos estúpidos o al menos piensan que con el maquillaje de la transparencia y el discurso bondadoso de la libertad y el bien común, pueden anestesiar el criterio y anular el análisis de las acciones abyectas que toman en nombre de la democracia.

Ojalá lo entiendan a tiempo y estas notas no sea necesario hacerlas para aclarar lo que oscurece la política. Si no logramos avanzar en este sentido, es que no hemos aprendido nada. (Agencia OPI Santa Cruz)

3 Comentarios

  1. no estoy segura que lo que afirman sea asi , porque los que estan bajo la justicia tienen inconvenientes para blanquear segun tengo entendido , alguien sabrá mas que yo al respecto. seguramente .

  2. Por lo que yo sé, los del gobierno no son “paracaidistas polacos”, estaban en este País, viven en este País, hicieron negocios durante doce años y al parecer no les fue nada mal, entonces no nos asustemos ni sorprendamos por lo que estamos empezando a ver y lo que veremos transcurrir en el futuro, pero así y todo, creo que este gobierno (algunos) tienen intención de cambiar las cosas y hacer de esta Patria un País mejor, mas acorde a lo que sucede en los países mas avanzados del mundo. ESPEREMOS no equivocarnos y podamos salir de este pozo de aca en el que nos dejaron sumergidos los “progresistas”.

  3. Que estos gobiernos títeres sigan tirando de la soga, en algún momento se le va acabar el carrete y el pueblo reclamará sus cabezas en las plazas.

Dejar una respuesta