Multitudinario reclamo por tres femicidios en 72 horas en Mendoza

Multitudinario reclamo por tres femicidios en 72 horas en Mendoza

124
0
Compartir

Multitudinario reclamo por tres femicidios en 72 horas en Mendoza
29/09 – 09:50 – Unas 10.000 personas marcharon por el centro de la capital provincial para decir basta a la violencia de género; hubo incidentes aislados frente a la Legislatura

Anoche la gente dijo basta a la violencia de género: más de 10.000 personas marcharon por esta capital, conmocionadas por los asesinatos de Janet Zapata, de 29 años; Julieta González, de 21, y Ayelén Arroyo, de 19, ocurridos en las últimas 72 horas en la provincia.

Hubo emoción y reclamos de justicia. También momentos de tensión. Por ejemplo, cuando la vicegobernadora, Laura Montero, intentó dialogar con los manifestantes en la Legislatura. Allí, algunos comenzaron a insultarla mientras que otros la defendían, lo que dio origen a algunos incidentes.

Según dijeron a La Nacion varios testigos, un grupo de exaltados quiso irrumpir en la Legislatura; se produjeron disturbios -con pedradas y pintadas incluidas- que motivaron la intervención de la policía. Eso marcó el principio de la desconcentración de los manifestantes.

Al margen de estos episodios violentos, la marcha fue esencialmente pacífica. Estuvo integrada mayormente por mujeres, pero también hubo familias completas, que se concentraron en el Kilómetro 0 de esta capital provincial.

Muchos llevaron pancartas con distintas leyendas: “Ni una menos” y “Vivas nos queremos”, “El Estado es responsable” y “Leyes serias: ni una menos ni nadie menos”.

La multitud marchó por las calles del microcentro mendocino hasta llegar al Palacio Legislativo, donde tomaron la palabra familiares y víctimas de la violencia de género.

Entre los que encabezaron la movilización estaban Graciela, madre de Julieta González, y las familias de Janet Zapata, de Ayelén Arroyo y de otros resonantes casos de femicidios ocurridos en la provincia.

La mamá de Florencia Peralta, la policía asesinada por su ex pareja en el departamento de San Rafael, expresó, entre sollozos: “Queremos que Damián Ortega [el sospechoso] pague por el asesinato. Espero que la muerte de mi hija sirva para cambiar las leyes”.

Disturbios en la Legislatura

Al llegar los manifestantes a la Legislatura, minutos antes de las 20, la vicegobernadora Montero salió para recibirlos. Hubo un clima tenso, donde algunos comenzaron a abuchearla e insultarla.

“Creo que la mayor falla se produce cuando ya se han dado las prohibiciones de acercamiento. Lamentablemente allí hay un bache”, expresó Montero en dialogo con la prensa. Agregó: “Se está trabajando muy fuerte para dar respuestas y cubrir estos vacíos que existen desde lo legal y también desde lo cultural”.

Gladys Steffani, madre de María José Coni, una de las chicas mendocinas asesinadas en la localidad balnearia de Montañita, en Ecuador, dijo que los familiares de las víctimas también deberían haber sido recibidos por el gobernador. Pero criticó los insultos que se escucharon en la marcha: “Una sociedad no se puede manifestar de esta manera. A mí me duele”, dijo a la agencia de noticias Télam.

En la Legislatura se organizó un escenario para los oradores, pero cerca de las 21 la situación se desbordó cuando un grupo de unas cincuenta personas empezó a protagonizar una serie de incidentes. Prendieron fuego y arrojaron piedras durante la marcha que, hasta ese momento, se había desarrollado con total normalidad.

A la manifestación se sumaron miembros de organizaciones sociales, sindicales, políticas y educativas; justamente ayer la Dirección General de Escuelas dispuso que no se dictaran clases para que alumnos y docentes pudieran ir a la marcha. Lo propio hicieron las autoridades de la Universidad Nacional de Cuyo, que decretó asueto para favorecer la participación estudiantil.

La senadora provincial Noelia Barbeito, del Frente de Izquierda, dijo: “A Janet, a Julieta y a Ayelén las mató la violencia machista. Los femicidios son el último eslabón de una larga cadena de violencias en la que el Estado también es responsable”.

En tanto, en la localidad de Ugarteche, situada a 40 kilómetros de esta capital, vecinos y miembros de la comunidad educativa se movilizaron en reclamo de justicia por el asesinato de Ayelén Arroyo. Como autor de ese homicidio fue detenido su padre, Roque Arroyo, de 54 años, según informaron fuentes judiciales y policiales.

La chica había denunciado a su padre por abuso, pero él rompió la restricción judicial y la golpeó y degolló, ayer a la mañana, en su casa de Luján de Cuyo. Fue el tercer femicidio en 72 horas. El último caso que sacudió a los mendocinos. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta