Trump redobla su ofensiva contra los medios

Trump redobla su ofensiva contra los medios

112
0
Compartir

Trump promete una ofensiva inmediata contra los ilegales
23/11 – 10:20 – Embistió contra la TV y realizó una agria visita a The New York Times

Por: Rafael Mathus Ruiz
Donald Trump reavivó su disputa con los medios de Estados Unidos en choques públicos y privados que profundizaron la tensión en esa relación, ya muy desgastada durante la campaña presidencial.

Los cruces entre Trump y la prensa incrementaron la inquietud sobre el respeto a la libertad de expresión en el país, un derecho amparado por la primera enmienda de la Constitución nacional. En ese contexto, el presidente electo visitó ayer la redacción de The New York Times.

Fue luego de un encuentro que mantuvo anteanoche con ejecutivos y periodistas de todas las cadenas de televisión, a quienes denostó durante más de 20 minutos por su cobertura de la campaña electoral, según un recuento de la revista The New Yorker.

Kellyanne Conway, su jefa de campaña, había afirmado que en la reunión el presidente electo había sido “muy cordial, cándido y honesto”. Trump se quejó por la cobertura “deshonesta” y “escandalosa” de la campaña, acusó a las cadenas de difundir información falsa, tildó de “mentirosa” a la cadena de noticias CNN y se quejó de que NBC utilizó una fotografía suya donde aparece con una “doble pera”.

Sin revelar su identidad, muchos asistentes se mostraron furiosos tras el encuentro celebrado ayer en Nueva York.

“No entiende la Primera Enmienda. No entiende. Cree que tenemos que decir lo que él diga y ya está”, dijo uno de los asistentes, en estricto off the record, según el artículo firmado por David Remnick.

Ayer por la mañana, Trump retornó a Twitter para cargar contra el diario The New York Times, al que volvió a llamar “fallido”, tal como en campaña llamaba “corrupta” a Hillary Clinton o “mentiroso” a su rival en las primarias republicanas, el senador Ted Cruz.

Trump suspendió una reunión prevista con directivos, columnistas y periodistas del periódico neoyorquino, que se enteraron de la cancelación por la red social.

“Cancelé el encuentro con el fallido @nytimes cuando los términos y condiciones de la reunión fueron cambiados a último momento. No está bien”, escribió a las 6.16 de la mañana.

El periódico lo desmintió a través de un comunicado. Horas después, Trump anunció -otra vez en Twitter- que sí haría la entrevista y al mediodía concurrió al periódico para un encuentro con directivos, columnistas y periodistas.

“Tengo un gran respeto por The New York Times. Tengo un respeto tremendo. Creo que me han tratado muy duro”, les dijo Trump durante el inicio de la entrevista.

Por primera vez desde el inicio de la campaña presidencial, Trump dijo que existía “alguna conexión” entre los humanos y el cambio climático, y se mostró dispuesto a mantener el compromiso asumido por Estados Unidos en el Acuerdo de París al afirmar que “tenía una mente abierta” al respecto. “Lo estoy mirando detenidamente”, dijo el magnate.

Trump descartó investigar a su rival demócrata durante la carrera hacia la Casa Blanca, Hillary Clinton, por el uso de su correo electrónico personal cuando fue secretaria de Estado, algo que había prometido en uno de los debates presidenciales y había encendido a muchos de sus seguidores.

El presidente electo se desentendió de la preocupación que han despertado los conflictos de intereses entre sus negocios y la presidencia. Dijo que “en teoría” no tendría problemas en conducir sus negocios y el país, y recordó que las leyes vigentes no exigen que el mandatario se desentienda de sus negocios.

“La ley está de mi lado. El presidente no puede tener ningún conflicto de intereses”, afirmó.

El magnate defendió de las críticas a su principal asesor, Stephen Bannon, y al sitio de noticias que dirigía antes de sumarse a su campaña, Breitbart News, al rechazar las acusaciones y advertencias de políticos, un sector de la prensa y organizaciones civiles, que los han calificado de racistas y los han vinculado con el supremacismo blanco.

Trump sí se preocupó por condenar una conferencia de la llamada “derecha alternativa”, el fin de semana último, en Washington, donde su líder, Richard Spencer, celebró su triunfo con el grito “¡Heil Trump!” y varios oyentes levantaron el brazo derecho, repitiendo el saludo nazi.

“Los repudio y los condeno”, indicó Trump.

Cuando le preguntaron por la libertad de expresión, simplemente respondió: “Creo que estarán felices”.

El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, según sus siglas en inglés), una organización líder en la defensa de la libertad de expresión y de los periodistas, le envió una carta la semana anterior al vicepresidente electo, Mike Pence, para expresar su preocupación por el respeto a la libertad de prensa.

“Está claro que en la campaña presidencial el clima para la prensa se deterioró en forma marcada”, dijo a LA NACION Carlos Lauría, director para las Américas del CPJ.

“El presidente electo obstaculizó el acceso a importantes medios, atacó a periodistas, estigmatizándolos por su nombre, y contribuyó a la creación de un clima amenazante. Una de las cosas que el CPJ ha dicho, y reiteramos en la carta a Pence como presidente del equipo de transición, es que estos hechos son un terrible precedente para el resto del mundo”, agregó Lauría. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta