Inseguridad. La pena de muerte tiene plena vigencia

Inseguridad. La pena de muerte tiene plena vigencia

224
12
Compartir

Sin banderas políticas, reclamaron contra la injusticia y la inseguridad - Foto: La Nación/ Santiago Filipuzzi
08/06 – 17:00 – Una vez más hablamos de un tema que no solo nos preocupa, sino que nos complica de manera creciente en nuestra vida diaria: la inseguridad. Este aspecto que en otra décadas solía estar en cuarto y quinto lugar de la agenda pública, hoy se encuentra al tope de la lista de prioridades y preocupación ciudadana, inclusive por sobre la inflación y la política. Hoy nos matan en la calle producto de la desprotección y no hay justicia por culpa de leyes vacuas y jueces arbitrarios y abolicionistas. Tampoco hay futuro con políticos sin ideas ni compromiso. Estamos solos y como tal debemos arreglárnosla. (Por Rubén Lasagno)

En el mundo occidental “moderado” hay una resistencia natural hacia la pena de muerte; está claro que esto debe ser así por cuanto se cree que el ser humano está en constante evolución, pero cuando uno mira el contexto político-social del país, con los crímenes que se conocen a diario y el mundo, víctima de atentados increíbles, inexorablemente surge pregunta ¿Estamos evolucionando?.

Es en el marco del pensamiento moderno, donde la punición de los delitos del ser humano han ido tomando una entidad cada vez más “reformadora” y “aleccionadora” que de castigo propiamente dicho. Desde las torturas medievales y los empalamientos para castigar a las mujeres herejes que se animaban a engañar a su marido, hasta la liberación contemporánea de un asesino múltiple por “su buena conducta” dentro del régimen carcelario, corrió mucha agua bajo el puente. Y sin duda que estamos en el medio del charco, empantanados y sin poder resolver un dilema casi existencial de la humanidad: qué hacer con aquellos que nos lastiman, nos torturan o nos matan.

La mayor parte de la humanidad es buena, menos mal. Tal vez eso nos eyecta del caos en el que caeríamos si la ecuación fuera ligeramente al revés. Ahora bien ¿Qué hacer con los excluidos del sistema en orden a la criminalidad de sus actos?. Y no hablo del ladrón de gallinas, del punguista o el que hace un agujero en la pared para robarse un televisor. Obsérvese: el drama es tal, que hasta jerarquizamos los delitos para diferenciar a los malos no tan malos de los malos menos buenos.

Pero mientras nos revolcamos en el debate permanente, nos despellejamos en la radio, los diarios y los programas de televisión, actuando espasmódicamente ante cada crimen aberrante y mezclamos todo en un gran cóctel con gusto a nada, el crimen gana la calle, la perversidad es cada vez mayor y el asesinato con alevosía pasa a ser naturalizado por el habitante medio, como un costo casi necesario, de ese difuso tránsito hacia la evolución humana que objetivamente, observando el día a día, no parece tal.

La política no tiene respuesta. Está visto que Ejecutivo y Legislativo (nacional/provincial), son poderes incapaces de renovar ideas respecto de lo que se debe hacer, implementar y aplicar en términos prácticos para contener el delito y en el caso del hecho consumado, otorgarle al Poder Judicial las herramientas acordes para la aplicación de las condenas, que, además de ser ejemplificadoras, sirvan para aislar a la sociedad, en su conjunto, de las bestias.

El Poder Judicial está plagado de jueces con características especiales, al punto de hacerlos tan diferentes que aplican las leyes desde su óptica interpretativa más benigna y lesiva para la seguridad pública, no ya promoviéndose como garantistas, lo cual en todo caso hablaría bien de su condición humana y una sabia y reflexiva concepción humanista del Derecho, sino transformándose en burdos abolicionistas, es decir, supresores totales de las penas a horribles criminales, irremediable escoria humana devuelta como un zorro a un gallinero pero con el agregado indecente que le provee la impunidad otorgada por los capataces del crimen, como son, a mi juicio, aquellos jueces y fiscales que permiten a los asesinos y violadores reincidentes, convivir entre una sociedad desvalida y sin protección, en vez de ponerlos presos de por vida.

No quiero extenderme en repasar archivos de días y semanas anteriores, para ejemplificar lo que trato de decir. Solo me voy a remitir a tres casos (de los pocos que llegan al conocimiento público de las decenas que ocurren en todo el país) de hoy jueves 8 de junio de 2017.

El primero relata que Carlos Balbuena le disparó en la cabeza a su mujer Gloria Cohene Amarilla y tiró a matar a su hija de 9 años, en Del Viso. “Nos disparó a la cabeza a las dos y se fue: cuando escuchó que estábamos vivas, volvió a rematarnos“, explicó la mujer que sobrevivió junto a la nena de milagro.

La crónica desgarradora de Infobae cuenta que después de balearlas el tipo salía de la casa pensando que estaban muertas y la madre antes de desmayarse le dijo a la nena que pidiera auxilio “Y yo le dije gritá, gritá auxilio. Y se ve que él no se había ido y nos escuchó. Y volvió a rematarnos“. Balbuena -alias “El Gitano”- se les paró enfrente y le disparó tres veces más a Gloria. Apuntó al corazón y erró: la bala entró justo por encima y quedó alojada cerca de la clavícula. Las otras dos le rozaron el dedo de una mano y el hombro. Milagros salió corriendo. Y él le tiró otra vez, por la espalda. “Después escuché el chic, chic, chic, como que seguía gatillando pero no tenía más balas”, dice Gloria. Esta vez creyó que sí estaban muertas y se fue.

Segundo caso: Franco Rodrigo Gaspar Cinco de 27 años, fue ayer imputado por la muerte de su novia, Alejandra Párraga de 26 y el hijo de ésta, Amir de solo 2 años, en Salta, quienes murieron envenenados con cianuro. Ambas víctimas bebieron un líquido que les proveyó el detenido, quien aseguró que se trataba de agua bendita que había adquirido en la Catedral Basílica de la ciudad de Salta, tras lo que comenzaron a convulsionar y murieron, indica la prensa.

Tercer caso: Martín Bustamante que vive en Lomas de Zamora, salió ayer de la mano con su hijo de 3 años a comprar una pizza. Tres delincuentes aparecieron de atrás de un árbol, lo asaltaron y mataron a su hijo.

Me robaron, se fueron, se dieron vuelta y dispararon“, contó el padre que agregó un dato tan siniestro como preocupante de lo que nos está ocurriendo a los seres humanos: el que disparó, un joven de 16 años, sonrió en el momento en que encaró su arma para dispararle al niño de 3 años quien estaba siendo protegido por su padre. Lo mató y salió corriendo. Está detenido ¿Por cuánto tiempo?.

Solo tres casos en un día para repensar lo que nos está pasando como seres humanos, luego como sociedad, posteriormente saber qué hacen quiénes deben protegernos como comunidad y qué acciones toma la justicia para castigar a quienes cometen crímenes atroces como los mencionados y desalentar su repetición o al menos encerrar a las bestias.

La pena de muerte está en la calle desde hace mucho tiempo, pero no la aplica el Estado, sino los delincuentes. El narcotráfico, la trata de personas, el tráfico de armas, el proxenetismo, la corrupción política y judicial, son los grandes formadores de nuestra inseguridad. Los culpables de darle impunidad a los criminales, son los mismos que nos piden el voto. Son los mismos que se espantan con los que piden “mano dura”, son los hipócritas de turno que en soledad, firman y confirman nuestra pena de muerte en calles, con su ineptitud, ineficiencia o complicidad.

Y por casa ¿Cómo andamos?

En esto no se distinguen funcionarios nacionales de los provinciales. “Cambiemos” ha sido a nivel nacional una aspirina a un enfermo terminal en materia de inseguridad. Como lo hizo el kirchnerismo a nivel nacional o como lo hacía Scioli en Buenos Aires, se ufanan de implementar “campañas” que nadie sabe cuánto cuestan al erario público y son de dudosa aplicabilidad, porque en el tiempo, no se pueden mensurar sus resultados. Por el contrario, uno ve que en la calle nos siguen matando a mansalva y nadie hace nada.

Específicamente en Santa Cruz la situación es igual o peor. El crecimiento del delito en los últimos 10 años no solo ganó en número, sino en modalidad y violencia. Hoy estamos viendo entraderas, robos a mano armada en comercios de la ciudad capital, asesinatos por encargo y la creciente ola de inseguridad nos tapa inexorablemente sin que al gobierno se le mueva un pelo. Es más, si hoy hacemos una encuesta pública para que la gente en la calle nos diga quién es el encargado de seguridad en Santa Cruz, el 99,9% de los consultados dirían desconocerlo.

Así estamos. De la “sensación” de Aníbal Fernández al “lo estamos haciendo” de Peña y Vidal vamos muriendo en las calles a merced de quienes tienen carta blanca para aplicar la pena de muerte. En Santa Cruz,entre tantos ejemplos increíbles, llegamos a tener un Secretario de Seguridad que era profesor de danzas folklóricas y malambo. Sin desmerecer la cultura, creo que es para tener en cuenta el nivel de seriedad que le dan los políticos a la seguridad y lo comprometido que están con nuestra vida en comunidad. (Agencia OPI Santa Cruz)

12 Comentarios

  1. A NADIE LE IMPORTA UN CARAJO NUESTRAS VIDAS ACA EN CALETA SALIS Y TE ROBAN O ESTAS EN TU CASA Y TE MATAN Y NADIE HACE NADA NI EL ITNENDENTE NI LA PROVINCIA NI LA POLI NI NADIE HAY QUE COMPRAR UN REVOLVER Y CAGAR A TIROS AL QUE ASOME EN LA PUERTA Y A LOS QUE DEJAN A LOS CHORROS EN LA CALLE SEGURO QUE PORQUE TRABAJAN PARA ELLOS Y LES PASAN LAS COIMAS
    HIJOS DE PUTA

  2. Impecable interpretación de todo lo que nos está pasando. Quienes tienen la solución están más interesados en la “dieta que engorda” que en lo que nos pasa. Es más; los que se fueron y creímos que no volverían nunca más por inútiles, hoy se están postulando de nuevo, manga de sinvergüenzas y caraduras. Y como dijo el árbitro después que te quebraron una gamba.. siga, siga.

  3. HAY QUE TENER UN FIERRO , BALAS Y LIMPIAR A TODOS LOS QUE SE ACERQUEN
    O BIEN BUSCAR LAS VILLAS DONDE VIVEN Y LARGAR EN LOS DEPOSITOS DE AGUA PASTILLAS DE CESIO RADIACTIVO , ASI SE VAN SECANDO SOLITOS.( CLARO QUE EL CESIO NO ES BARATO)

  4. Muy pero muy buena la nota Gracias Opi. Los Unicos Los Demás Son De Palo. O viven en otro lado. Seran k siguen con la pauta del estado?. En parte todos tenemos algo de Culpa si aprendieramos a votar de una ves x toda. X Dios es tan difícil pensar con SENTIDO COMÚN y asi volcar en las urnas. GraciasOpi.

  5. NADIE LOS OBLIGO??? A KE VOTEN A SUS “”REFERENTES KKAKAKAK” AHORA A LLORAR AL KAMPITO
    HACE 30 AÑOS KE LOS ELIGEN..
    RECIEN SE DAN KUENTA..???

    AJO Y AGUA…

  6. Claro que tiene vigencia, para las victimas , ha sido, con sus excepciones una desgracia la llamada clase política , que encima financiamos tenemos que exigir cambios urgentes

  7. Más y más niños -de cualquier clase social- nacen hoy con síndrome de abstinencia a las drogas y al alcohol; en los niveles más bajos -con altísimos índices de natalidad- se les incorpora, además, un corpus de enseñanza fatal que los llevará al crimen, la prostitución y la ignorancia.
    Esto es alentado por los corruptos políticos que los usarán cada dos años sin brindarles ninguna solución que los saque del abismo. Asimismo, la corrupta justicia impide que esos niños sean adoptados por personas que pueden brindarles afecto, educación y dignidad.
    El presente es desolador y aún más el futuro.

Responder a KIRCHNER Cancelar respuesta