Yacimiento de Río Turbio, rehén de Cambiemos y el FPV

Yacimiento de Río Turbio, rehén de Cambiemos y el FPV

734
2
Compartir


– 17:40 – YCRT, conocida como Yacimiento Carbonífero de Río Turbio, mina encargada de sacar carbón para abastecer a la usina de la cuenca (cuando funcione), se ha transformado en lo que hace algunos años habíamos previsto: la joya que se disputan los sectores en pugna: el hoy gobierno nacional de Cambiemos, ayer oposición y hoy oficialismo con el yacimiento a su cargo e intervención desde diciembre del 2015 y el Frente para la Victoria, hoy oposición y ayer a cargo de la intervención por más de 20 años, pelean por el poder y el dinero.

Desde la semana pasada y tal como lo informáramos en ese momento, ATE Río Turbio decidió en asamblea tomar de manera pacífica el interior Mina 5 y colocar gente en boca de mina (exterior) donde montaron carpas y de esta manera, la poca actividad minera existente en tareas de preparación que ya llevan casi dos años de la nueva gestión, quedó definitivamente anulada.

El Interventor Omar Zeidán cargó contra los integrantes de ATE y el sector liderado por el FPV, quien perdió privilegios luego de la llegada al gobierno nacional de Cambiemos y denunció que están operando en contra del yacimiento por las denuncias y las pérdidas de privilegios, la baja de contratos, el cierre de negocios oscuros y gastos que se facturaban a YCRT de manera irregular, además de haber denunciado penalmente a Julio de Vido y Atanasio Pérez Ozuna, entre otros muchos responsables de la década perdida (pero muy bien facturada) para el yacimiento.

El sindicato y la militancia que dirige De Petri plantaron una huelga por tiempo indeterminado con el agravante de haberse metido dentro de la mina, con todos los riesgos que ello implica. Por este motivo Zeidán hizo una presentación ante la justicia federal para que el juez proceda a “desalojar de allí a los manifestantes”, aludiendo cuestiones de trabajo y seguridad, lo cual es absolutamente cierto y atendible. El Juez subrogante Aldo Suarez, le negó la medida interpuesta, por cuanto, clara y atinadamente el juez interpreta que este conflicto es atípico por la forma en que se instrumenta el reclamo y la medida efectiva es inaplicable.

Es impensable que el juez pueda ordenarle a Gendarmería Nacional que desaloje a personas quienes se encuentran tomando un sector del la mina subterránea a 400 metros bajo tierra. Claramente el juez juzga que si bien la toma se interpone con el trabajo del yacimiento y la gente que lo lleva a cabo corre peligro ante eventuales hecho de derrumbes, falta de aireación suficiente, concentración de gases, etc, encuentra mucho más peligroso e imposible de llevar a cabo, el desalojo por parte de la Fuerza de Gendarmería de toda esa gente en el interior de mina.

Posteriormente el diputado nacional de la UCR/Cambiemos, Eduardo Costa, salió a criticar fuertemente al FPV, señalando que todo este conflicto está armado por las denuncias realizadas en contra de Julio De Vido y Baratta, y otros procesados como Atanacio Pérez Osuna, Fernando Lisse, Miguel Larregina y su esposa Marta Pérez por el desvío de 260 millones de pesos, investigación que sigue adelante y está avanzando sobre algunos responsables del vaciamiento de la empresa.

La situación verdadera de YCRT hoy se simplifica diciendo que la empresa está siendo rehén del FPV y Cambiemos, que han elegido como campo de batalla el yacimiento el cual hace más de una década no produce ni un kilo de carbón, gasta un presupuesto de 4 mil millones de pesos anuales, sigue realizando inversiones por cientos de millones de dólares y no puede asegurar (y vaya a saber por cuánto tiempo más) la extracción de carbón en cantidades industriales. A pesar de no mostrar ningún signo de recuperación, ni atisbo de producción, deglutir miles de millones del presupuesto nacional y ahora, además, estar envuelta en una pelea de egos, poder, política y dinero de las partes que se la disputan, este conflicto, si se extiende y no hay quien lo maneje correctamente, podría terminar definitivamente con la esperanza de que alguna vez, YCRT vuelva a ser de interés económico para un gobierno nacional. (Agencia OPI Santa Cruz)

2 Comentarios

  1. Esa mina sirve para que se aprovechen delincuentes… nadie… desde hace mas de 30 años pone una idea para que produzca.

  2. es lo que hay lamentablente la conduccion de este sindicato fue votada por la mitad de los trabajadores.el 50% y gran parte de ellos son simpatizantes del kischnerismo.mas de la mitad de la gente quiere trabajar yo diria el 75% y una buena parte de esta gente reciben bajadas de linea de mazu depetri toda esa sarta de vagos que le hicieron mucho daño a esta empresa

Dejar una respuesta