Por qué hay diferencias de precios de hasta 80% entre las provincias

Por qué hay diferencias de precios de hasta 80% entre las provincias

260
0
Compartir


06:40 La brecha la detectó un informe del Indec sobre productos básicos. Los especialistas apuntan a factores logísticos y operativos.

Comprar el pan en Salta, los fideos en Misiones, el aceite en Mendoza y la leche en el Conurbano bonaerense. Esa sería la combinación ideal para tener acceso a los productos más baratos del país, según datos que dio a conocer esta semana el INDEC.

Es que, de acuerdo con los relevamientos del ente estadístico oficial, existen diferencias de precios de hasta un 80% entre lo que puede costar el mismo artículo en una zona del país o en otra. Según calculó Clarín, las papas, el detergente, los huevos y los fideos son los productos donde la brecha se agranda más. Y los habitantes del sur del país son los más desfavorecidos.

En general, la Patagonia es la región que presenta los productos más caros entre la muestra de precios medios que publica el INDEC: lidera el ranking en 12 de los 14 ítems informados. Por ejemplo, un kilo de carne picada promedia los $ 92,76 en la región patagónica, pero se consigue a $ 73,40 en el Gran Buenos Aires y $ 72,24 en el noroeste argentino (NOA). La docena de huevos, a $ 44,34 en el Sur, baja a $ 33,63 en Buenos Aires y a $ 29,27 en el NOA. Un kilo de papas, que se compra por $ 11,21 en el Noreste, escala a $ 19,55 al sur del Río Colorado, un 74% más. Y una botella de detergente líquido, a $ 20,10 en Capital y el Conurbano, es 79% más cara en la Patagonia, donde vale $ 35,98.

Para Daniel Ehnes, consultor económico de Enésima, los precios se elevan en la Patagonia Sur en parte por el mayor costo de trasladarlos desde los centros de producción, recorriendo largas distancias, “sobre todo en los productos frescos”. “También incluyen factores burocráticos como la aprobación que los transportistas deben recibir para traer frutas, verduras y carnes desde otros puntos del país y las ‘barreras sanitarias’ que también provocan un valor agregado en el precio”, agregó. Enhes aseguró que también, “al haber salarios más altos en la región, los productores locales venden a un precio mayor que en otras partes del país, y cuanto más al sur, más caro”.

Según el Indec, sin embargo, la regla de que “el sur es más caro” tiene excepciones. Por ejemplo, la botella de litro y medio de aceite de girasol se consigue a $ 49,39 en Cuyo, mientras que en la Pampeana se paga $ 54,91, más caro que en la Patagonia. Y el pan francés más caro de todo el país está en el área metropolitana, donde cuesta $ 39,43 el kilo, contra $ 29,07 que se paga en el NOA.

La mayoría de las zonas tienen al menos uno de los productos más baratos: mientras que en el NOA es el pan, la carne picada y los huevos, en el NEA tienen el arroz, los fideos, la papa y el azúcar (ítem que concentra su producción en Tucumán y Salta). El pollo, la leche, el detergente líquido y el jabón de tocador tienen los menores precios en el GBA, mientras que en Cuyo habría que comprar el harina, la lavandina y el aceite de girasol.

“Las diferencias responden a cuestiones logísticas en algunos casos y operativas en otros. La Capital suele ser más barata en los productos cuyos centros de abastecimiento se encuentran más cerca. En las diferencias entre el NOA-NEA y la Patagonia influyen también cuestiones operativas, ya que por ejemplo los salarios promedio en Santa Cruz, Tierra del Fuego y Chubut son $ 39.560, $ 34.201 y $ 33.414 respectivamente, mientras que es Salta, Misiones y Tucumán son de $ 15.986, $ 14.868 y $ 14.310”, comentó Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market.

Lo que es más barato en la Patagonia Sur, aunque no se refleje en este estudio, son las naftas y el gas oil. Las estaciones de servicio los venden a valores hasta un 30% más bajos que los de Buenos Aires y el resto del país. En los años 90, el ex presidente Carlos Menem había quitado impuestos a los combustibles para que sean vendidos un 50% más baratos en el Sur. Con el tiempo, esa ventaja se redujo hasta en un 20% y la medida tuvo efectos en las góndolas. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta