Gravísima denuncia de la madre de Araceli Fulles, la chica asesinada en...

Gravísima denuncia de la madre de Araceli Fulles, la chica asesinada en San Martín

392
0
Compartir


09:30 Aseguró que uno de los 4 liberados por el crimen de su hija amenazó de muerte a un testigo.

Mónica Ferreyra, madre de Araceli Fulles, la joven que fue asesinada hace cinco meses en el partido de San Martín, denunció hoy que uno de los cuatro sospechosos liberados el sábado amenazó de muerte a un testigo de la causa, a pocos minutos de ser excarcelado.

Según la mujer, el sábado entre las 13 y las 14, Carlos Damián Cassalz se acercó a la casa de un testigo, que no se encontraba en el lugar, por lo que atendió su madre, a quien el acusado le advirtió: “Si lo veo a su hijo le tengo que partir el pecho porque no nos ayudó en nada en la causa”.

Ferreyra también contó que desde la Justicia “ni siquiera notificaron” a la familia sobre la decisión de la Cámara de Apelaciones de San Martín de concederle la excarcelación a los cuatro acusados por “fallas en la investigación” y dejar en prisión sólo a Darío Badaracco, el dueño de la casa donde fue encontrada semienterrada la joven de 22 años.

“Quiero hacer una protesta para pedir justicia por hija, mi hija no puede quedar impune y no pueden decir que fue uno solo, cuando fueron unos cuantos los que estaban ahí” durante el femicidio, sentenció en declaraciones a radio Delta.

Según la madre de Araceli Fulles, “ni siquiera la fiscal (Graciela López Pereyra) estaba enterada que le habían dado la salida a estos tipos”, al tiempo que contó que ellos se enteraron por el mismo testigo que denunció las amenazas de uno de los acusados.

Para la mujer, “el responsable de esto es el Estado” y reprochó que “la misma Policía desvió la investigación” por lo que pasó con su hija.

“No nos escucharon cuando pedíamos la Gendarmería, que interviniera la Policía de la Ciudad, ni siquiera la presencia por teléfono de decirnos ‘estamos con ustedes’. Yo no pedí plata, una casa, nada, pedía que encontraran a mi hija”, sentenció.

En este sentido, añadió que “cuando al presidente (Mauricio Macri) le mandaron una nota que le iban a secuestrar a su hija encontraron la solución enseguida, encontraron a la persona, por qué no hicieron lo mismo con mi hija, ¿mi hija no es un ser humano? A mi hija no la buscaron”.

Ferreyra aseguró que la Justicia se manejó “con las pocas pruebas” que consiguió la familia, en tanto agregó que fueron “pocos los testigos” que declararon porque la mayoría le decía: “Si yo voy a declarar, señora, me matan; si yo declaro, me matan a la familia”.

Los cuatro hombre que fueron liberados por falta de mérito son Cassalz, que es dueño del corralón de materiales en el que trabajaba el principal sospechoso; Hernán Badaracco, hermano del único detenido; y Marcelo Escobedo y Hugo Cabañas, dos hombres que trabajan en el corralón.

Araceli fue vista por última vez con vida el 2 de abril a la madrugada, en una plaza cercana a su casa de San Martín, pero su cuerpo fue encontrado el 28 de abril, 25 días después, debajo de unos escombros en el fondo de la casa de Badaracco, en José León Suárez. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta