Un colectivo con pocos pasajeros y muchos silencios

Un colectivo con pocos pasajeros y muchos silencios

740
5
Compartir


10:30 – (Por Rubén Lasagno) – El kirchnerismo armó a la medida de su relato, una jornada denominada Colectivo de Comunicadores, recreando el malogrado y fatídico término usado por las bandas chavistas que asuelan las calles de Venezuela, organizado por el denominado Colectivo Cultural de Comunicadores de Santa Cruz y Tres Banderas de Pico Truncado; el evento se llevó a cabo el 23 de septiembre en el complejo Cultural de la provincia, en esta capital.

El encuentro giró bajo el slogan “Todos nosotros somos voz ” y contó con la participación de comunicadores ultra K, de extensa y reconocida militancia en los paneles del autodestruido 6,7,8 y Página 12 como Gustavo Campana y Edgardo Mocca.

Campana aprovechó la oportunidad para presentar su libro cuyo título es “Prontuario. No hay neoliberalismo sin traición”, aclaramos, sin ninguna alusión a los kirchnerista que conformaron los 12 años de gobierno y participó de la “charla-debate” una militante de Pico Truncado, Pilar Peralta y en la promoción previa, habían realizado una invitación abierta “a periodistas, comunicadores y comunidad en general a participar de este nuevo encuentro bajo la premisa de seguir construyendo las voces desde abajo”, señalaba la cartilla de presentación girada a los medios, la cual para estar a tono del marco, los patrocinadores y los personajes que llegarían, metieron en el medio la desaparición de Santiago Maldonado y le agregaron que el “encuentro” tenía la premisa de “exigir al Estado Nacional, su aparición con vida”.

El encuentro fue un fracaso, como es de esperar en las convocatorias de este tipo donde el FPV no se lleva a militancia rentada; este motivo y no otro, hace impensable que Cristina Fernández, por ejemplo, haga un acto de convocatoria espontánea. Todo debe ser escenificado porque los concurrentes, entran en un placard. Como el lector podrá observar en la foto que ilustra la nota, se pueden contar allí 12 personas, las asistentes al “Colectivo”. Si a ese número le restamos los tres expositores y al menos tres organizadores más, la respuesta genuina a la convocatoria, no excedió las 6 personas. ¿Alguien se habrá preguntado por qué? ¿Será porque no les creen?.

El colectivo propone, de acuerdo a los principios explicitados, “dar batalla en aquellos escenarios en que los grandes centros de poder mediáticos y económicos no permiten la pluralidad de voces y han cerrado todos los caminos de la rendija abierta por la Ley de Medios, cercenando las posibilidades de los sin nombre y de los mas desprotegidos”.

Entendemos – prosigue la declaración de principios – que somos actores políticos, con un rol fundamental en la sociedad y en la opinión pública, debemos hacernos cargo del lugar que nos toca y asumir la batalla, en tiempos de neoliberalismo salvaje, de políticas expulsivas y de concentración de riqueza, dinero y poder pocas veces vista en nuestro país”.

Es extraño digerir que estas palabras, estos enunciados o principios, vengan de quienes han practicado exactamente lo contrario cuando tuvieron la oportunidad de tener el poder en sus manos, porque si hay alguien que impidió la pluralidad de voces, fue el kirchnerismo, que compraba medios con la ilusoria idea de que a mayor cantidad de medios (diarios, radios y canales) en podeer “de ellos”, la gente miraría y escucharía menos a los otros; cuando todos sabemos que es exactamente lo contrario. El kirchnerismo fue el que públicamente escrachó periodistas, los hizo echar de medios con empresarios K y anuló todo tipo de críticas desde las pantallas pagas por todos los argentinos con dineros públicos, desde donde se robaban la plata y además, pretendía robarle la decisión de la audiencia. Pobres idiotas que no leyeron ningún manual de comunicación, excepto los del fascismo.

Programas como 6,7,8 o el diario Página 12, a quienes les podemos agregar decenas de medios más, no son ejemplos de pluralidad de voces, los centros de poder mediáticos, los desplegó y practicó cabalmente el kirchnerismo poniendo miles de millones de dólares en manos de sus amigos “Spolky,Rudy Ulloa, Cristóbal López, Lázaro Báez, etc, todos presos, con causas o judicializados por chorros y corruptos, junto con los patrones políticos que les permitían enriquecerse a cambio de operar vilmente mediante la prensa a favor del gobierno K.

Y como si fuera poco, al final de esta suerte de “declaración de principios” se asumen como los “batalladores” en contra del “neoliberalismo salvaje” (como si Néstor y Cristina hubieran sido de izquierda) y se asombran por la política de concentración de riqueza, dinero y poderen unos pocos” y “pocas veces vista en nuestro país”.

Está claro que ninguno de los firmantes vio, se enteró o leyó sobre el latifundista Báez y sus hijos enriquecidos, Julio de Vido, quien de vivir en una modesta casita en Río Gallegos pasó a vivir en un country con casa de 3 millones de dólares, ni de José López que los millones le rebasaban la capacidad del baúl de su auto y tenía que revolearlos por las rejas del convento; o de Cristina Fernández que junto a Néstor llegaron a la presidencia con (ya dudosos) 6 millones de pesos de patrimonio en 2003 y se fueron con más de 130 millones 11 años después, sin poder justificar ni el blanco de ese monto; o Máximo Kirchner o Florencia que nunca laburaron un día pero dicen gastar 7 millones de pesos por mes; o Echegaray, enriquecido con el contrabando o Baratta, Cristóbal López, Jaime, Sanfelicce, Carlos Sancho, metidos hasta el cuello en enriquecimiento por corrupción, sobreprecios, facturas truchas, contrabando, narcotráfico y cuanto delito esté tipificado en el Código Penal.

En definitiva y en resumen: un colectivo de caraduras con silencios y omisiones, al que nadie quiso subirse. Tal vez Campana y Mocca crean, como dijo la soberbia y devaluada CFK hace unos días “La sociedad no está capacitada para leer lo que pasa detrás de las noticias”. Por algo están como están y les fue como le ha ido. (Agencia OPI Santa Cruz)

5 Comentarios

  1. La verdad lo que dijeron me importa un carajo, no es lo importante… LO IMPORTANTE ES CUÁNTO COSTÓ LA LLEGADA DE ESTOS COSOS Y QUIEN LO PAGO, QUE SEGURAMENTE ES LA PROVINCIA. Eso si es importante. Lo que haya dicho no porque son todas mentiras como apunta la nota.

Dejar una respuesta