Deben detenerlos antes que las consecuencias sean más graves

Deben detenerlos antes que las consecuencias sean más graves

1696
7
Compartir


12:30 La reciente aparición en el diario chileno “El Mercurio” de textos intercambiados en redes sociales por la banda de terroristas, saboteadores y criminales (RAM-CAM) que encumbrados en una pseudo reivindicación del pueblo Mapuche, producen crímenes de todo tipo en ambos lados de la frontera, es un indicio claro y firme de lo que advertimos en una nota anterior, en la cual dábamos cuenta de la necesidad de actuar de manera rápida y coordinada, donde ambos gobiernos dispongan medios y personal para seguir, perseguir y encarcelar a estos delincuentes, antes que los brotes verdes de la sedición, terminen por complicar, más de los que la han complicado, a la vida de los hombres que trabajan, tanto en Chile como en Argentina.

Que exista el tráfico de armas de un lado a otro, es responsabilidad pura y exclusiva del Estado. En ambos casos, los gobiernos deben adecuar los medios para tapar la frontera colador que hay a lo largo de casi 5.000 kms de cordillera, donde se registran un millar de pasos clandestinos, al menos de los relevados, teniendo en cuenta que esta gente, amplia conocedora de la zona, aumenta considerablemente esa cantidad de vericuetos especialmente reservados para el tránsito ilegal de armas y estupefacientes, como también de personas buscadas o evadidos de la justicia.

De nada sirve que ambos gobiernos comiencen a hacer política barata complicándole la vida al pobre tipo que pasa con su auto por una frontera legal, porque ésta delincuencia actúa en el nivel underground y buscarlos en un paso fronterizo es como si se analizara el listado de la ANMAC (Agencia Nacional de Materiales Controlados) para buscarlos, pretendiendo que son legítimos usuarios y compran los rifles, escopetas y pistolas en las armerías del barrio.

La última década en el país se vivió una verdadera orgía de contrabando de armas y municiones. Es necesario, entonces, que el Estado busque los huecos clandestinos donde las almacenan y arrase con estos verdaderos supermercados de la muerte, en muchos casos, conectados con fuertes vinculaciones políticas en provincias o en entes nacionales o provinciales de las FFAA o de Seguridad. Cuando metan presos a todos y les caigan condenas ejemplares, con el peso de la ley sin distinción de rango y relación política, se empezará a curar esta enfermedad social que ya tiene una fiebre alta y peligrosa.

El primer gran paso que debe dar el gobierno es proceder a la extradición a Chile del detenido Jones Huala y la captura de todos aquellos que intervienen en los desmanes, quema de casas, puestos en las estancias, que torturan a los puesteros, asaltan camiones y turistas y siembran el pánico en las hermosas rutas entre Esquel, El Bolsón y Bariloche, porque han comenzado a instalar una especie de guerrilla rural y urbana, de parte de quienes aparecen del bosque o el monte, cometen el delito y vuelven a sus guaridas o asuelan los campos de la zona.

El gobierno nacional debe tomar esto con la suficiente seriedad para disponer de una fuerza especial rápida, bien entrenada y equipada con la última tecnología satelital, bien armada, con vehículos acordes para la zona, drones y helicópteros y coordinar con los chilenos acciones conjuntas, demarcando una zona de operaciones amplia que les permita buscar y detener a los delincuentes que han quedado en evidencia en las pruebas aportada por la prensa de Chile.

Paralelamente el Estado argentino, debe accionar penalmente contra la fiscal y el juez de Esquel, quienes en medio del allanamiento a los territorios usurpados por los falsos mapuches, encontraron granadas, balas de fusiles, trampas cazabobos preparadas y dieron la orden expresa de “no tocarlas”, porque le dijeron a los efectivos que habían reportado el incidente “no era lo que estaban buscando”.

Se debe tener una ignorancia supina, ser un verdadero idiota o cómplice, para no recolectar todas y cada una de las pruebas que aparecen en un campo donde, curiosamente, se sospecha que podría estar perdido, enterrado o retenido el joven Santiago Maldonado. No existe un solo juez o fiscal con criterio acorde a sus funciones, que deje pasar por alto un hallazgo semejante en medio de una causa tan delicada como en la que estaban trabajando y de la cual depende un país y la vida de una persona. Por lo acontecido, la fiscal Silvina Ávila y el juez Otranto, tendrían que estar sin funciones en la justicia y ser expulsados del Poder Judicial por la ineptitud demostrada.

Hoy, a la luz de las señales inequívocas provenientes de Chile, de que existe una organización basada en tácticas de guerrillas, que pretenden fortalecerse en ambos lados de la cordillera para llevar a cabo sus prácticas criminales e intercambian y trafican munición de guerra, el hallazgo de granadas, balas de fusiles y pistolas, no incautadas por orden de la fiscal, habla a las claras de su desconocimiento, ineptitud para investigar y mala praxis judicial.

Ninguno de los dos tendría que estar en la justicia hoy, pero siguen estando, porque la corporación judicial tiene la suficiente fuerza para resguardar sus propios pecados y los pecadores; digamos que jueces y fiscales como Fein, Palmaghini o los nombrados anteriormente en este caso, por cuya inutilidad, complicidad o ineficiencia han hecho perder un tiempo precioso a la causa, han complicado, desviado pruebas y destruido escenas del crimen, hay muchos; solo que se revelan cuando les toca actuar en casos que están más allá de sus verdaderas y limitadas capacidades. Pero como siempre en Argentina, no hay consecuencia. Como sucedió con el corrupto de Oyarbide, Zafaroni y va a suceder con Freiler, cuando las papas queman lo hacen a un lado, le permiten jubilarse para que no los sometan a juicio político y aquí no ha pasado nada.

Ningún juez o fiscal va a la cárcel y abogados ineptos o por acomodos políticos, siguen entrando para convertirse en los que son éstos hoy. Por eso la Argentina está como está; no es porque haya muchos delincuentes, es porque no hay justicia. (Agencia OPI Santa Cruz)

7 Comentarios

    • No Juancho!! El rifle no. No sería mejor comenzar a poblar de alguna manera ese territorio deshabitado, porque estando como está, parece que cualquiera puede reclamarlo o comprarlo casi en forma total. Habiendo tantas villas de emergencia con personas que viven casi en condiciones peores que los que se dicen “originarios” Podría algo así ser posible? Parece utópico esto, o es posible?
      Por último, a esos violentos de la RAM que han aparecido, son para observar sus acciones muy de cerca, porque seguramente detrás de ellos hay alguien más que espera sacar tajada.

  1. Totalmente de acuerdo OPI.- Se puede ser obsecuente con muchas cosas, menos con las transgresiones al Código Penal.- (decía una ex senadora).- Mapuche es una denominación politica de los Araucanos que por “solidarios” engloban a cuanta etnia o tribú puede para reclamar tierras. Ya tienen más de 400000 hectáreas y nunca van a parar por que en sus páginas internacionales reinvindican el “Reino de la Araucanía y la Patagonia” declarado por una dinástia Francesa hoy encabezada por Antoaine IV !!! Por eso no se reconocen ni Argentinos ni Chilenos.- Dinástia que también se originó en Chile, lástima que la patagonia ya habia sido descubierta y explorada por Españoles y por lo tanto pertenecian al Virreinato cuyo heredero es la Nación Argentina.-
    Por eso es cierto que son peligrosos, poco plausibles y espero que si revisan la entrega de tierras se las dejen solo a las etnias que realmente son de éstos territorios. Y no se acepte ningúna denominación Mapuche.- Sí son Araucanos serán preexistentes pero no son originarios de estos territorios, que reclamen el Arauco en Chile.- Acá en Santa Cruz siempre aparece un Londcos, como se denominan los lideres que ya no responden a ningún Cacique y son descendientes de tercera o cuarta generación de migrantes y sangre mesclada por su puesto, y hablan en nombre de la comunidad “Mapuche-Tehuelche”, no existe tál cosa.- Nuestros ancestros Tehuelches que median más de 1,80 de altura, de pié grandes, sedentarios y pacificos estan términando sus dias en la reserva de Comusu Aike, no hay allí Mapuches ni lo hubieron en esa reserva y por lo tanto no puede hablar ningún Mapuche sobre los derechos originarios en Santa Cruz, por que lo Mapuches que actualemnte viven en Santa Cruz son descendientes de inmigrantes chilenos.-
    Basta de reivindicar politicamente campañas cipayas, apatridas y violentas.- Por cada acto de violencia debieran sacarle tierras de las 400000 que ya tienen y seguramente no por Mapuche sino por ser reservas donde conviven descendientes Araucanizados o ya no de linaje puro, ahí sí lo iban a pensar dos veces o los mismos indigenas de otras etnias los frenarian, como de hecho lo hacen en sus declaraciones públicas.-
    La verdad bochornosos que Contí, Solanas, y demás defiendan esta “punta de lanza” sin distinguir lo genuino de lo ilegitimo y malintencionado…..

  2. Vamos!!..por favor!!! que fácil combatir los supuestos hechos delictivos de supuestos mapuches o pueblos originarios….Y encontraron una granada???trampas cazabobos???…y el juez no hizo nada???…Sre: así como se llenan la boca pidiendo se accióne contra este tipo de delincuencia también pidan se accióne contra toda la lacra de politicos/as corruptos y sus familiares que se enriquecieron ilícitamente, así tambien como empresarios inescrupulosos., y los funcionarios inútiles que acomodan ñoquis en cantidades industriales!!!…..ley pareja!!!..

Dejar una respuesta