Las actividades narco de la familia de Pablo Escobar en el país,...

Las actividades narco de la familia de Pablo Escobar en el país, las adelantamos en el 2014

964
4
Compartir


11:30 – En una investigación sobre narcotráfico y lavado de dinero y durante allanamientos realizados en la casa del pseudoempresario Mateo Corvo Dolcet, un desarrollador inmobiliario de Pilar procesado por lavado a gran escala junto con otros cuatro sospechosos, se hallaron un contrato que firmó con María Isabel Santos Caballero y Sebastián Marroquín Santos -así se llaman ahora Victoria Henao Vallejos y Juan Pablo Escobar Henao, esposa e hijo de Pablo Escobar Gavigia– en el que se estipuló que el empresario les pagaría 4,5% de comisión por su intermediación para que el colombiano Piedrahita Ceballos (detenido en Colombia) invirtiera su dinero de origen incierto en emprendimientos en la zona norte, resalta La Nación destacando que éste personaje era mano derecha de Pablo Escobar, relacionado con “Don Berna” ex jefe de los laboratorios del Jefe del Cártel de Medellin, con oficinas en Envigado y luego de la muerte de Pablo pasó a ser un satélite de los Rodríguez Orejuela (Cartel de Cali), y con “Cuco” Vanoy, alias “Macaco”, uno de los líderes de las Autodefensas Colombianas.

Hace tres años

El 21 de marzo de 2014 en OPI publicamos una nota que el lector podrá releer de manera completa al final de este informe, la cual titulamos “La familia de Escobar Gaviria lavó más de 500 millones de dólares en Argentina. El modelo que nadie ve (¿Nadie ve?)” y allí hacíamos una larga exposición de los fuertes lazos que la aparente apacible familia de escobar en Argentina, tenía con el narcotráfico, a pesar de los esfuerzos de Marroquín (el hijo de Pablo) por parecer un “arquitecto”, emprendedor inmobiliario y fabricante y comercializador de remeras con los datos inéditos de su padre, como forma (señala en las notas a medio nacionales) de evitar que alguien imite lo que hizo su padre; una rara forma de aleccionar promocionando a un jefe criminal.

Todo comenzó cuando previo a su libertad, desde la redacción de OPI nos comunicamos con la prisión de Chumbita en Colombia, con el objeto de hacerle un reportaje a Jairo Velázquez alias “Popeye”, el sicario lugarteniente de Pablo Escobar hasta su muerte. Era una nota de color que nunca pudimos conseguir, porque “Popeye” rechazó amablemente la propuesta, lo cual hizo que buscáramos una alternativa y nos encontramos con el periodista colombiano Benjamín Rojas Paredes, hombre que vivió todo el proceso en los años de plomo de Pablo Escobar y conoce pormenorizadamente los vínculos del narcotráfico en su país, además de haber sido perseguido y sufrir atentados por parte del cártel de Medellín.

Los datos que arroja la nota son verdaderamente reveladores, pero puestos en contexto y teniendo a la luz los datos que aparecen hoy en el diario La Nación, toman una dimensión extraordinaria, pues nos otorgan una vez más, la posibilidad de ver que nuestra información y nuestras fuentes, eran absolutamente acertadas y todos los indicios que allí se marcan, conforman en ABC del narcolavado, que se extendió a la Argentina, con la llegada de la familia del “Patrón” y los arreglos multimillonarios que hicieron con el menemismo para poder “quedarse tranquilos en este país”, con nombres cambiados y además, proseguir con los negocios del padre, hecho que lo desarrollaron con total normalidad mucho más aún desde el 2000 hasta el año pasado, e inclusive diría hasta este año, antes que se produjera este allanamiento clave que tiene ahora a la mujer de Escobar y su hijo al borde de la indagatoria.

Luego de algunos intercambios con Benjamín Rojas Paredes, éste nos escribió en un correo, algo significativo como: ““Estimado Rubén, por más que pretendan disfrazarlo, el modo de vida y los negocios de cualquier traficante en este país o en el mundo son muy “claros”, aunque vaya implícita una gran contradicción. Ninguno de estos que roba tanta plata, vive en la indigencia. Aquí se produjo una serie que se llamó “El Capo” con el actor Marlon Moreno, que era casi una parábola de Escobar mezclada con otras historias y mucho de ficción, pero en esa tira los dos narcos-jefes, habían pactado vivir prácticamente en la miseria y “no tocaban ni un peso”, llegando a encaletar entre 20 y 25 mil millones de dólares. Bueno, esto jamás en la historia del narcotráfico fue así. Los narcos, tienen un objetivo que es vivir como reyes y tienen un método para enriquecerse que en todos lados del mundo es igual o parecido y por lo tanto, a ninguna autoridad le es difícil reconocer cuando está ante un narcotraficante o al menos cuando hay gente vinculada a negocios de la droga”.

Por ese motivo a continuación el periodista colaboró enumerando una serie de señales concretas que ayudan a interpretar el modus operandi de estas bandas y por ese motivo nosotros en el título de la nota expresábamos que es un “modelo que nadie ve” y entre paréntesis nos preguntábamos “¿Nadie ve?”, obviamente refiriéndonos a la vista gorda o la complicidad que tenían los sistemas políticos y/o judiciales de nuestro país durante el kirchnerismo.

Allí y bajo un intertítulo “Los residuos de Escobar”, se cuenta que la viuda de Pablo Escobar Gavigria llegó a la Argentina junto a sus dos hijos, con el objetivo de lavar un capital aproximado a los 500 millones de dólares, que fue sacado de Colombia, vía bancos de Nueva York a la sucursales de estos bancos en Uruguay y de allí a la casa matriz de la Inversora Galestar S.A en Buenos Aires, tal una investigación del periodista Carlos Peláez del año 2000.

Victoria Eugenia Henao Vallejo, esposa de Escobar, fue acusada en diciembre de 1999 de “asociación Ilícita por lavar dinero del narcoráfico” en Argentina, en pleno gobierno menemista. Junto con la viuda, encarcelaron al Hijo Sebastián y Manuela Escobar, quienes se cambiaron el apellido Marroquín Santos. Junto con los Escobar fue preso el Contador Juan Carlos Zacarías, quien tuvo a su cargo el armado de la red de lavado entre Colombia, EEUU, Uruguay y Argentina. Zacarías fue por un tiempo pareja de Henao y cuando se desvincularon, el contador la denunció.

Luego de estar 15 meses detenida, Henao y su hijo fueron liberados y como si un ser superior los hubiera liberado de toda sospecha, la familia del ex capo colombiano de la droga, pudo establecerse y vivir en paz en nuestro país, donde permanecen actualmente. En su momento el diario La Nación informó que la familia era protegida por el “Señor 5” de Menem, Anzoarregui y que la viuda había comprado su tranquilidad en estas tierras, donde Peláez afirma que los Gavigria tienen decenas de propiedades que representan millones de dólares y tienen aún participación en propiedades en Colombia, entre ellas el propio Edificio Mónaco cuyo terreno comparten en condominio Manuela y Henao y la construcción sigue a nombre de la familia heredera de El Capo.

Como se aprecia, no es que no se sabía, es que nadie quería ver. Las pruebas, los datos y la sospechas estaban a la vista de todos. Recién hoy, cuando la vinculación delictiva se detalla en esta suerte de “contradocumento” firmado entre los mismos que en Colombia hacían los negocios de Pablo Escobar, comienzan a tejerse las relaciones de la familia de Pablo Escobar Gavigia con el narcotráfico, un puente de plata jamás cortado; solo resguardado en un país donde la impunidad y la corrupción, es el mejor caldo de cultivo para servir de aguantadero a la narco criminalidad que comenzó allá por los 90 con Menem y se potenció hasta límites inimaginables con el kirchnerismo en la década perdida.

Tal vez por todo esto que decimos aquí, en febrero de 2014, el entonces Ministro de Seguridad Sergio Berni, al en declaraciones al programa Tierra de Locos, de Rock and Pop, Berni argumentó su posición favorable a la despenalización de la marihuana e hizo una cita que marcaría toda una tendencia de lo que fue el gobierno de Néstor y Cristina en materia de narcotráfico: “Ya lo decía y voy a hacer referencia a Pablo Escobar, que hoy es un personaje que está de moda a través de una serie televisiva; él decía que no hay posibilidades matemática de que la persecución policial pueda contra el narcotráfico y es verdad porque en la lucha planteada desde la época de (Richard) Nixon, es la lucha del gato y el ratón dijo Berni como un corolario de lo que fue su gestión al frente de la lucha en contra de este flagelo. (Agencia OPI Santa Cruz)

LEA AQUI LA NOTA COMPLETA del 21 de marzo de 2014

4 Comentarios

  1. Los Kennedy quisieron luchar contra la Maffia narco y los asesinaron , si ellos no pudieron … allá por el 85 un jefe policial de Baires me decía : antes éramos un país de consumo , ahora comenzamos a elaborar y exportar droga , el gobierno lo sabe y no mueve un dedo .
    Así sucedió con todos los gobiernos que sucedieron , hasta que el paraíso fué con los Kirchner y con Cristina llegó a límites inimaginables , los Narcos están enquistados en el país y compran u obligan a quien les plazca , les temen y el que se les opone … a veces pienso en la gobernadora Vidal … en su lucha contra éste poder , con una policía que destruyeron …
    A los comienzos de los 70 viajando por un camino aledaño intransitable de San Juan me llamó la atención un llano entre los cerros , le dije al que manejaba la camioneta ( un ex jefe de policía ) : .-qué liso el valle , parece una pista de aterrizaje . .- es una pista ( me contestó) , la usan los de la droga.
    Hace casi medio siglo , se imaginan ahora ?

  2. Otra cosa opi los certificados donde esta alojada la pagina del diario están caducos. Eso lo tiene q arreglar el que los hostea. Por eso a muchos su navegador no los deja entrar y aparece https tachado.

  3. FELICITACIONES OPI SC !
    EXCELENTE NOTA INFORMATIVA Y DIDACTICA !
    PLUS A LA NOTA DE LA NACION !

    Tal vez por todo esto que decimos aquí, en febrero de 2014, el entonces Ministro de Seguridad Sergio Berni, al en declaraciones al programa Tierra de Locos, de Rock and Pop, Berni argumentó su posición favorable a la despenalización de la marihuana e hizo una cita que marcaría toda una tendencia de lo que fue el gobierno de Néstor y Cristina en materia de narcotráfico: “Ya lo decía y voy a hacer referencia a Pablo Escobar, que hoy es un personaje que está de moda a través de una serie televisiva; él decía que no hay posibilidades matemática de que la persecución policial pueda contra el narcotráfico y es verdad porque en la lucha planteada desde la época de (Richard) Nixon, es la lucha del gato y el ratón” dijo Berni como un corolario de lo que fue su gestión al frente de la lucha en contra de este flagelo. (Agencia OPI Santa Cruz)

Dejar una respuesta