Gustavo Lleral: “Nadie aportó un dato certero de dónde estaba Santiago”

Gustavo Lleral: “Nadie aportó un dato certero de dónde estaba Santiago”

314
0
Compartir


10:30 Dijo que fue clave el testimonio de un prefecto para volver a buscar en el río; y que acordó con los mapuches el ingreso al lugar

Por: Maia Jastreblansky
Cumplida una semana del hallazgo de Santiago Maldonado , la evidencia del cuerpo aún no disipó todas las versiones cruzadas que empantanan el caso, y el juez federal Gustavo Lleral decide romper el hermetismo. En una entrevista telefónica con LA NACION, el magistrado relata detalles de cómo se llegó al rastrillaje que dio con el joven tatuador y explica cuáles son los interrogantes abiertos en la causa.

Cauto y poco afecto a hablar públicamente, Lleral piensa cada palabra para no entorpecer la pesquisa en la que ya dio el paso más importante: una respuesta a la familia. Afirma que “nadie aportó un dato certero de dónde estaba Maldonado”. Y enfatiza: “El testigo E no existe en la causa. Nunca declaró”.Así se refiere al joven que dialogó de manera no oficial con dos abogados de la APDH, que elevaron ese testimonio a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

-Tras 78 días pudo dar con el paradero de Maldonado. ¿Qué está acreditado en el caso y qué falta investigar o determinar?

-Se pudo establecer el hallazgo de un cuerpo sin vida que después fue demostrado que es el de Santiago Andrés Maldonado. Lo único que se sabe es que no tenía lesiones y no tenemos más datos corroborados que eso. Ahora resta aguardar los resultados definitivos de la autopsia. También se deben recibir los testimonios de las personas que participaron del rastrillaje. Respecto de cómo llegó Santiago a ese lugar, hay muchos datos colectados a través de los testigos. Por supuesto que puede haber más pruebas.

-¿Cómo tomó la decisión de hacer el rastrillaje hace una semana? ¿Por qué fue en esa fecha?

-Después de haber asumido el habeas corpus, el objetivo fue dar con el paradero de Maldonado. Ya se habían colectado un sinnúmero de pruebas y el 13 de octubre tomé la decisión de realizar un nuevo rastrillaje en el río Chubut. Uno de los pilares fundamentales de la decisión fue un testimonio del prefecto principal Leandro Antonio Ruata, que aconsejó realizar un nuevo rastrillaje. Se hizo en esa fecha porque fue luego de establecer las condiciones con la comunidad, es decir, que la Prefectura entrara sin ningún arma u objeto intimidatorio. Si la comunidad hubiera permitido que se hiciera antes, yo lo habría hecho antes.

-¿La autoridad judicial no podía ingresar en el lugar?

-Sin duda se ingresó al lugar por una decisión de la Justicia. Pero yo decidí acordarlo con los mapuches por las condiciones en las que está dada la convivencia en ese lugar. Lamentablemente hay un cruce de intereses que afectaron el principal interés en el habeas corpus, que era encontrar a Santiago Maldonado. Decidí que dialogar era la mejor forma en la que el Estado podía cumplir su trabajo frente una situación muy delicada que sólo conocen los que viven acá.

-¿Existió un llamado que le dijo dónde estaba Santiago?

-No, nunca. Nunca existió un llamado, ni de la comunidad mapuche, ni de la comunidad de Esquel, ni de la comunidad argentina que brindara un dato certero en esta causa. Existieron llamados anónimos, fueron casi 400 en toda la causa, pero ninguno de esos, ni nadie, aportó un dato certero. Si hubiera existido ese llamado no hubiese expuesto a los bomberos ni a los buzos a hacer semejante tarea.

-¿Quién es el testigo E?

-Mire…, el testigo E no existe en el expediente. Nunca declaró ante sede judicial, nunca tuvo contacto conmigo ni con nadie de este juzgado. Desconozco quién es el testigo E. Pudo haber declarado extrajudicialmente, como tantas personas que hablan tantas cosas, de las cuales no sabemos si es verdad.

-¿Qué fue lo que declaró de manera extrajudicial? ¿Se dio vuelta en sus declaraciones?

-No declaró nunca…, así que no sé de qué se pudo haber dado vuelta o cómo pudo haber cambiado, porque aquí no declaró nunca, ni en el juzgado ni en ningún lado. Insisto en que en el expediente no existe.

-¿Podría ser llamado a declarar ahora en el expediente?

-Yo realmente desconozco quién es. Como toda persona, si tiene información, obviamente es importante. Como también lo es cualquiera que tenga datos pertinentes que permitan reconstruir qué ocurrió con la vida de Santiago.

-¿Cómo se desarrolló el rastrillaje que dio con el cuerpo?

-Comenzó desde el puesto de guardia viejo. Se bajaron dos balsas y en una de ellas subió Sergio, junto a un miembro de la comunidad, mientras en otra iba un perro con su guía. Se hizo el rastrillaje en las dos márgenes y en todo el cauce. Se produjo el hallazgo pasada más de una hora.

-¿Hubo violencia?

-Después en el lugar apareció gente que no estaba antes y se generó una situación de tensión, pero más sobre eso no me interesa decir.

-¿Alguno de los testigos pudo incurrir en falso testimonio?

-No puedo decir nada sobre eso porque sería aventurarlo.

-¿Algún miembro de la comunidad pudo haber visto el cuerpo con anterioridad al rastrillaje?

-Eso no lo sabemos.

-¿Está cerrado el expediente de desaparición forzada?

-Para que se cierre tiene que haber una sentencia definitiva. En todo expediente judicial hay hechos que hay que establecer si son delitos o no lo son. Hay un error, una carátula no es un rótulo definitivo, es sólo una calificación jurídica que puede ser modificada hasta la sentencia.

-¿Cuándo se conocerá la causa de la muerte de Santiago?

-Debemos aguardar unas dos semanas para tener datos certeros. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta