Triaca reiteró que no habrá cambios sin el aval de la CGT

Triaca reiteró que no habrá cambios sin el aval de la CGT

230
0
Compartir


10:40 El ministro de Trabajo se reunió con la mesa chica de la central; expectativa por el detalle de la reforma laboral

Por: Lucrecia Bullrich
En el primer cara a cara tras el triunfo del Gobierno en las elecciones, la CGT consiguió lo que esperaba: un compromiso de que la Casa Rosada no avanzará con cambios en la legislación laboral sin antes consensuarlos con el movimiento obrero.

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca , recibió ayer a los jefes y a parte de la mesa chica de la CGT. El mensaje que les transmitió fue claro: la central obrera se sentará a la mesa en la que se discutan los cambios que planea el Gobierno y podrá opinar antes de que esas iniciativas se conviertan en proyectos de ley que trate el Congreso.

“El compromiso fue que las cosas que quieran hacer las vamos a conversar antes. Nos van a mandar los borradores antes”, sintetizó ante LA NACION uno de los asistentes a la cita en Trabajo. “Ratificaron todo lo que veníamos hablando. Nada se va a hacer sin generar consensos”, ahondó otro de los presentes.

Ante los triunviros Juan Carlos Schmid, Héctor Daer y Carlos Acuña, Triaca explicó que el detalle de las reformas laborales que el Gobierno ya tiene en carpeta se conocerá después del lunes próximo. Ese día, Mauricio Macri encabezará una reunión con gobernadores, legisladores, sindicalistas, empresarios y jueces para anunciar los lineamientos de las reformas tributaria, fiscal, política y educativa con las que pretende avanzar en los próximos meses.

Más allá de que habrá que esperar el discurso del Presidente para conocer el alcance de los cambios previstos, ya trascendieron algunas de las alternativas que se evalúan para materializar la reforma. Algunas de ellas son: bajar los aportes patronales para las obras sociales; revisar las cláusulas de antigüedad, escalas y funciones; no avalar pagos extraordinarios salvo excepciones, como un plus por presentismo, y establecer las pasantías como un atajo para capacitar personal a valores más bajos.

Ayer, a los jefes gremiales volvió a quedarles claro que la batería de cambios en estudio no incluye modificar la ley de contrato de trabajo ni la de asociaciones sindicales, lo que les garantiza a los gremios conservar la caja y el monopolio de afiliación.

“Los convenios colectivos de trabajo se van a respetar, son bipartitos y lo firma cada cámara empresarial con el signatario de los convenios de cada una de las organizaciones”, reforzó Daer, en declaraciones a la agencia DyN, a la salida de la reunión.

Además de ratificar esa garantía de estabilidad, los gremialistas y el ministro hablaron de la necesidad de avanzar en el plan de blanqueo de trabajadores y en el programa de formación profesional.

Los triunviros llegaron a Trabajo acompañados por el jefe de UPCN, Andrés Rodríguez, Francisco “Barba” Gutiérrez (UOM), José Luis Lingieri (AySA), Armando Cavalieri (Empleados de Comercio) y el ferroviario Omar Maturano, secretario general de La Fraternidad. Por el Gobierno, además de Triaca, participó el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana.

Decidida a participar de la reconstrucción del peronismo después de la dura derrota del domingo, en una elección con pocos sindicalistas en las listas, la CGT proyecta una agenda de encuentros que incluye reunir a los gobernadores del PJ en las próximas semanas.

Con el mismo objetivo, antes de las legislativas, la CGT se había reunido a comienzos de mes con Miguel Pichetto, jefe de la bancada opositora en el Senado y articulador del diálogo entre distintos actores del peronismo. De esa reunión se llevaron el mismo compromiso que ayer escucharon de boca de Triaca: ninguna ley laboral se aprobará en el Congreso sin que sea acordada previamente con ellos.

En la CGT recuerdan otros compromisos de la Casa Rosada que terminaron en fracaso y conflicto, como el de pagar un bono de fin de año para compensar la inflación de 2016. Pero confían en que esta vez el Gobierno mantenga su palabra. Creen que Macri cuidará celosamente el capital político que el domingo le dieron las urnas. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta