Día negro para Donald Trump en las urnas: perdió 11 de 12...

Día negro para Donald Trump en las urnas: perdió 11 de 12 votaciones

230
0
Compartir


10:00 Los demócratas se llevaron, entre otras, las gobernaciones de Virginia y Nueva Jersey, y la alcaldía de Nueva York.

Aires nuevos en las urnas de Estados Unidos. Fue un martes negro para Donald Trump y los republicanos, que perdieron 10 de las 11 diversas elecciones que se realizaron en distintos estados del país.

Los electores en Virginia y Nueva Jersey les dieron a los candidatos demócratas a gobernador importantes victorias y enviaron un claro mensaje de rechazo al presidente republicano Donald Trump.

En la disputada contienda en Virginia, el vicegobernador demócrata Ralph Northam derrotó al republicano Ed Gillespie. En Nueva Jersey, el demócrata Phil Murphy, que encabezaba las preferencias electorales, arrolló a la vicegobernadora republicana Kim Guadagno para suceder al impopular gobernador Chris Christie, también republicano.

Los ganadores dijeron que los resultados electorales del martes envían un mensaje de largo alcance.

“Virginia nos ha dicho que pongamos fin a la división, que no toleremos el odio y la intolerancia”, afirmó Northam.

“Los días de división han terminado. Daremos vuelta a la página”, afirmó Murphy en su discurso de victoria, en el que pronunció el nombre de Trump mientras parecía encaminarse a un triunfo por diferencia de dos dígitos. Pronunció el discurso en el mismo sitio en que Christie lo hizo en 2013 después de que éste arrolló a su rival demócrata.

Los triunfos en ambos estados representan un impulso moral para los demócratas, que hasta ahora no habían logrado canalizar la energía anti Trump en éxitos en las urnas de unas elecciones importantes este año.

“La gente se va a levantar. No van a aceptar lo que él dice y esto no es una noticia falsa”, dijo Leanna Barnes, una mujer de 76 años que votó por Murphy y señaló que ve su victoria como un mensaje al presidente.

Tamia Mallory, estudiante de la universidad de Virginia, dijo que empezó a prestarle atención a la contienda en su estado por la gobernación cuando vio tuits de Trump en los que respaldaba a Gillespie. Eso la motivó a examinar las campañas y a averiguar quién se postulaba contra Gillespie, señaló. “Fue una especie de voto anti Trump”, afirmó.

Northam, vicegobernador del estado, buscó repetidamente durante largos meses de campaña vincular a Gillespie con el presidente. Su victoria se debió en gran parte al brote de rechazo a Trump desde que el mandatario asumió el puesto. Los demócratas dijeron que registraron niveles récord de entusiasmo previos a los comicios en Virginia, un estado que suele alternar entre gobiernos republicanos y demócratas y el único del sur en el que Trump perdió el año pasado.

Mientras tanto, Gillespie buscó desvincularse de Trump durante toda la campaña, pero intentó granjearse a los que respaldan al presidente con anuncios enfocados en la inmigración no autorizada y en conservar las estatuas en honor a los confederados. Esa estrategia fue criticada por los demócratas y por algunos republicanos como provocadora en cuestiones de raza, pero atrajo elogios de Steve Bannon, ex estratega de Trump, y de otras personas como una forma astuta de ganar un estado que el año pasado votó en favor de Hillary Clinton.

Tras la derrota del martes, Trump insinuó que Gillespie afectó él solo su campaña al no alinearse más de cerca con el presidente.

“Ed Gillespie trabajó duro pero no se adhirió a mí ni a lo que yo represento”, afirmó el mandatario en un tuit después de que Northam ganó.

En el resto de las elecciones, también hubo resonantes victorias de los demócratas. Bill de Blasio obtuvo un segundo mandato de la demócrata ciudad de Nueva York. Derrotó con facilidad a la legisladora republicana Nicole Malliotakis y a varios candidatos de otros partidos.

En Boston, el alcalde Marty Walsh ganó un segundo mandato de cuatro años venciendo al concejal Tito Jackson tras una discreta campaña.

El alcalde de Detroit, Mike Duggan, fue reelegido para otros cuatro años frente al senador estatal Coleman Young II, hijo del primer alcalde negro de la ciudad. Duggan había sido elegido antes como un gerente nombrado por el estado en la histórica bancarrota de Detroit.

Dos concejalas de Atlanta, Keisha Lance Bottoms (Demócrata) y Mary Norwood (Independiente), fueron las más votadas en la disputa por la alcaldía, entre casi una docena de candidatos, y disputarán una segunda vuelta el 5 de diciembre. La ganadora sucederá al alcalde, Kasim Reed.

En Seattle, la ex fiscal federal Jenny Durkan (Demócrata) lleva una amplia ventaja ante el planificador urbano Cary Moon para sustituir al ex alcalde Ed Murray, que renunció este año entre acusaciones de abusos sexuales. El conteo de votos en una votación realizada solo por correo continuará en los próximos días.

En Charlotte (North Carolina) se elegía a su sexto alcalde desde 2009. La alcaldesa interina Vi Lyles, demócrata, derrotó al concejal republicano Kenny Sith.

El próximo fiscal de distrito de Filadelfia será Larry Krasner, un demócrata progresista que prometió poner fin al encarcelamiento masivo y la pena de muerte. Sucede al demócrata Seth Williams, condenado a prisión el mes pasado por aceptar un soborno.

La demócrata Manka Dhingra va a la cabeza en una contienda por un puesto en el Senado estatal que determinará si la cámara alta en Washington sigue siendo la única cámara legislativa de mayoría republicana en la costa oeste. Si el escaño pasa a manos demócratas, Washington se sumará a Oregon y California, que ya tienen ambas cámaras y sus gobernaciones bajo control demócrata.

Y la más histórica victoria se dio en Virginia, por el escaño de legislador. La candidata demócrata Danica Roem, una periodista transexual, derrotó a uno de los legisladores conservadores más veteranos del estado, Bob Marshall , que hacía 26 años que ocupaba la banca. Roem es la primera persona transgénero en ser elegida para ocupar un puesto en la legislatura estatal de Estados Unidos.

La única victoria republicana se dio en Utah. El alcalde del feudo mormón de Provo, Utah, ganó una votación extraordinaria para sustituir al representante federal Jason Chaffetz, que renunció este año. En una victoria esperada en un distrito de gran mayoría republicana, John Curtis derrotó a la demócrata Kathryn Allen y al tercer candidato, Jim Bennett. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta