Carles Puigdemont anuncia la creación de una “estructura estable” de su gobierno...

Carles Puigdemont anuncia la creación de una “estructura estable” de su gobierno en Bélgica

232
0
Compartir


15:00 En una carta publicada en tres medios explicó que busca así “coordinar las acciones” de su legítima administración en el exilio.

Por: Idafe Martín
Diez días después de llegar a Bélgica huyendo de la Justicia española, el ex presidente catalán Carles Puigdemont y los cuatro miembros de su destituido gobierno que lo acompañan en la capital belga anunciaron la creación de una “estructura estable” que aseguran les servirá para “coordinar las acciones del gobierno legítimo”. Puigdemont sigue así con la ficción de que él es todavía el presidente legítimo de una supuesta república catalana.

En una “Carta desde Bélgica” publicada en tres diarios catalanes de tendencia nacionalista, Puigdemont asegura que prepara “una hoja de ruta” para que el independentismo gane las elecciones regionales del próximo 21 de diciembre.

Su estrategia política parece un castillo en el aire. El principal partido nacionalista, ERC, anunció ayer que concursará a esas elecciones en solitario. Los nacionalistas de ultraizquierda de la CUP todavía no han decidido si se presentarán a unos comicios que consideran “ilegítimos e ilegales” por haber si convocados por el gobierno español.

Puigdemont y su entorno llevaban días presionando para que todo el nacionalismo se uniera en una sola plataforma liderada por el ex presidente, pero los movimientos de ERC y la CUP dejaron en solitario a su partido, el PDeCat, que en los sondeos ronda el 10%.

Esa “estructura estable” también debería servir, según la carta, para conseguir la liberación de los “presos políticos”, los políticos presos de forma preventiva para impedir su huida mientras avanza el proceso judicial que les acusa de rebelión, sedición, desobediencia a la autoridad, malversación de fondos públicos y prevaricación.

La carta no da detalles sobre esa “estructura estable”. Puigdemont vive en Bruselas en un domicilio que se mantiene en secreto, no tiene contactos políticos públicos de ningún tipo, no tiene personal más allá de tres eurodiputados nacionalistas catalanes, ni presupuesto, ni una oficina. Sí tiene ya una cuenta en la red social Twitter.

El próximo viernes 17 de noviembre debe comparecer ante la Cámara del Consejo, el tribunal de primera instancia que decidirá si es entregado a las autoridades españolas. La decisión de ese tribunal puede recurrirse en otras dos instancias judiciales, por lo que, debido a los plazos jurídicos, el proceso podría alargarse hasta febrero.

La carta reconoce de alguna forma que los líderes secesionistas decepcionaron a sus más fieles seguidores: “la desorientación causada por nuestra falta de respuestas rápidas ante los ataques desmesurados contra los representantes y las instituciones legítimas catalanas”.

Dice en la carta que “cumplirá sus obligaciones como gobierno legítimo”, a pesar de que el su gobierno fue destituido cuando el Senado español aprobó la activación del artículo 155 de la Constitución, el que permite al gobierno de Madrid tomar el control de una comunidad autónoma en casos excepcionales.

La carta, como la entrevista que Puigdemont concedió anoche a la televisión pública flamenca VRT, sigue repitiendo esa realidad paralela que el ex presidente catalán cuenta desde que llegó a Bruselas. Dice Puigdemont que desde Bélgica seguirá denunciando “la politización de la Justicia española, su falta de imparcialidad, su voluntad de perseguir ideas, la decadencia democrática del Estado español”.

Puigdemont dijo la semana pasada que no se había refugiado en Bruselas para buscar apoyos en la política belga (aunque la noche del martes pidió un aplauso para el partido nacionalista flamenco N-VA) sino porque era “la capital de Europa”, una metáfora sin consistencia jurídica.

Ante el silencio de las instituciones de la Unión Europea, en el mitin celebrado el martes algunos alcaldes nacionalistas catalanes atacaron con dureza a la UE y al presidente de la Comisión Europea Jean-Claude Juncker.

En la carta publicada esta mañana aumentan esas críticas, que empiezan a poner al nacionalismo catalán en el camino de los eurófobos. Asegura que la Unión Europea ha tolerado abusos en España, “e incluso amparado de forma vergonzosa las actuaciones represivas españolas”. (Clarín)

No hay comentarios

Dejar una respuesta