Los gobernadores festejaron los últimos cambios como un gol sobre la hora

Los gobernadores festejaron los últimos cambios como un gol sobre la hora

163
0
Compartir


08:00 Celebraron en especial la compensación por suspender las demandas contra la Nación

Por: Lucrecia Bullrich
Hubieran querido más, pero saben que lo que consiguieron ayer es evidentemente mejor que los escenarios amenazantes que los acecharon en los últimos meses.

Los gobernadores quedaron satisfechos con la negociación del nuevo pacto fiscal, sobre todo con la compensación a cambio de desistir de los juicios contra la Nación, la ratificación de que la Casa Rosada resarcirá a María Eugenia Vidal con recursos nacionales por la renuncia al Fondo del Conurbano y por los cambios en la reforma previsional.

La prueba más clara de la conformidad de la mayoría fue que, a diferencia de otros encuentros entre ellos y con el Gobierno, varios hablaron en público después de la foto con Mauricio Macri.

El cordobés Juan Schiaretti, por ejemplo, describió el pacto como “un muy buen acuerdo federal” y destacó la eliminación de los subsidios al transporte y la electricidad en el área metropolitana, un tema con el que se embanderó desde el principio de las gestiones entre las provincias y la Nación por el nuevo esquema de reparto de recursos.

“Aquello que planteamos los cordobeses de que hay que acabar con los subsidios diferenciales que benefician a los habitantes de la Capital Federal y del Gran Buenos Aires se puso en el acuerdo”, celebró Schiaretti. El documento firmado ayer -que ahora analizarán el Congreso y las legislaturas provinciales a través de varios proyectos de ley- prevé terminar con los subsidios a la energía en 2019 y al transporte en 2021.

El socialista santafecino Miguel Lifschitz hizo foco en un tema que afecta directamente a su provincia, cuya resolución fue indispensable para que aceptara firmar. A último momento, consiguió incluir una cláusula en la que se alude específicamente a la deuda que la Nación mantiene con Santa Fe por la devolución de los 15 puntos de coparticipación que se destinaban a la Anses. Por este tema, Santa Fe consiguió un fallo firme a su favor de la Corte Suprema. En el pacto quedó escrito que a más tardar el 31 de marzo próximo deberán acordarse los términos del pago de la deuda, que asciende a 51.000 millones de pesos.

“Con el primer documento [el proyecto original del Gobierno] estábamos perdiendo 4 a 0 y terminamos ganando con un gol en tiempo de descuento”, graficó, futbolero. También festejó que la compensación a Buenos Aires por el Fondo del Conurbano corra por cuenta de la Nación. “Nos quita la espada de Damocles que todos teníamos sobre la cabeza”, dijo a Radio Splendid.

El gobernador de Tucumán, Juan Manzur, es uno de los que celebraron el acuerdo, pero tiene temas pendientes con la Casa Rosada: todavía espera una resolución por la suba del impuesto a las bebidas sin alcohol azucaradas y al etanol. “El acuerdo deja bien a la provincia”, evaluó el tucumano. Las gestiones por los cambios en los impuestos internos seguirán la semana próxima.

Más alineados con la Casa Rosada se mostraron Juan Manuel Urtubey (Salta) y Alberto Weretilneck (Río Negro). “Hoy [por ayer] vivimos una jornada de institucionalidad y consensos”, celebró el patagónico. Calculó que si Vidal no hubiera renunciado al reclamo por el Fondo del Conurbano y la Corte hubiera fallado a su favor, Río Negro habría perdido 1900 millones de pesos.

Urtubey, por su parte, planteó que el “equilibrio fiscal” que persigue el nuevo pacto fiscal “se necesita en la Argentina”.

Jubilaciones

Sergio Uñac (San Juan) fue uno de los promotores de los cambios que destrabaron la discusión por la reforma previsional. En particular, la aplicación del 82 por ciento móvil a las jubilaciones mínimas con 30 años de aportes.

La clave de la resolución de ese debate, uno de los más ásperos de la negociación, fue la cláusula que prevé que las jubilaciones aumenten por encima de la inflación y no exclusivamente por la evolución de los precios, como pretendía el Gobierno.

“¿Con qué cara volvíamos a la provincia con la «novedad» de que las jubilaciones iban a aumentar menos que hasta ahora? Nos iban a matar. Necesitábamos llevarnos algo”, graficaron a LA NACION desde una provincia del norte.

En líneas generales, los gobernadores creen que las legislaturas aprobarán el pacto sin mayores resistencias. “Ningún legislador va a querer pagar el precio de ser el que traba el bono por el Fondo del Conurbano o el cambio en las jubilaciones”, razonaban ayer la mayoría de los caciques provinciales. (La Nación)

No hay comentarios

Dejar una respuesta